Daño al hígado (hepatotoxicidad)

Perspectiva

Los fármacos de la quimioterapia son toxinas y pueden producir daños al hígado. El hígado tiene muchas funciones vitales en el cuerpo; la más importante es filtrar las sustancias tóxicas de la sangre. Si llegan más toxinas de las que puede tratar el hígado, se producirán daños en el hígado. El daño al hígado puede ser un problema muy grave. El tratamiento consiste en retirar la sustancia o sustancias que han producido el daño y trabajar para controlar los síntomas.

¿Qué es el daño al hígado?

El daño al hígado, también conocido como hepatotoxicidad, hace que este órgano fundamental funcione inadecuadamente o de forma irregular. El hígado es el mayor órgano del cuerpo y tiene muchas funciones vitales. La tarea más importante del hígado es filtrar sustancias tóxicas de su cuerpo, como el alcohol y muchos medicamentos diferentes, como los fármacos de quimioterapia, los antibióticos y el Tylenol®. Otras funciones importantes que realiza el hígado son:

  • Colabora con el bazo para retirar de la sangre glóbulos rojos viejos o dañados.
  • Produce la bilis, una sustancia que se libera al intestino para ayudar en la absorción y digestión de las grasas y proporciona un modo por el que el hígado puede excretar productos de desecho
  • Produce factores de coagulación que son fundamentales para formar un coágulo que detenga el sangrado
  • Procesa y conserva las vitaminas, los minerales, las proteínas, las grasas y la glucosa (azúcar) de su dieta.

Cuando el hígado está dañado, puede no ser capaz de realizar de forma óptima estas funciones. Es muy importante que puede no ser capaz de excretar bilis, la forma principal que tiene el hígado de eliminar los productos de desecho.

¿Por qué produce daño al hígado la quimioterapia?

Los fármacos de quimioterapia puede producir daño al hígado porque son toxinas y añaden un esfuerzo a la función de filtrado del hígado. El hígado elimina las toxinas y las sustancias químicas del torrente sanguíneo y las transforma en productos que pueden eliminarse fácilmente a través de la bilis o la orina. Si se acumulan las toxinas en el cuerpo más rápido de lo que el hígado puede procesarlas, se producirán daños en el hígado.

¿Cómo se diagnostica el daño al hígado?

Pueden usarse muchas pruebas para diagnosticar el daño al hígado. Quizás la más frecuente es un análisis de sangre. Existen muchas causas posibles de disfunción del hígado aparte del daño al hígado. Por tanto, si el análisis de sangre indica que su hígado no está funcionando adecuadamente, pueden realizarse más pruebas para determinar la causa del problema.

Análisis de sangre

Pueden realizarse varios análisis de sangre para medir sustancias en la sangre que indican que el hígado está dañado. Entre estas sustancias están:

Bilirrubina: La bilirrubina es una sustancia química que se forma durante la descomposición normal de los glóbulos rojos y se excreta desde el hígado por la bilis. Cuando las células del hígado están dañadas, pueden no ser capaces de excretar la bilirrubina de forma normal, produciendo una acumulación de bilirrubina en la sangre y el líquido extracelular (fuera de las células). Puede detectarse un nivel elevado de bilirrubina mediante un análisis de sangre.

Enzimas hepáticas: Las enzimas son proteínas que desencadenan reacciones químicas importantes en el cuerpo. Hay varias enzimas que se producen en el hígado y pueden estar elevadas si el hígado resulta dañado, como por ejemplo:

  • La alanina aminotransferasa reordena los “ladrillos” de las proteínas. Se libera de las células hepáticas dañadas.
  • La aspartato aminotransferasa reordena los “ladrillos” de las proteínas. Se libera de las células hepáticas dañadas.
  • La lactato deshidrogenasa participa en la producción de energía. Se libera de células dañadas de muchas partes del cuerpo, como el hígado.
  • La fosfatasa alcalina participa en el crecimiento del hueso y se excreta por la bilis. Puede elevarse si la excreción biliar está inhibida por un daño hepático.

Biopsia hepática

Una biopsia es un procedimiento en el que se toma una pequeña muestra de tejido del hígado y se examina al microscopio. Es posible que se someta a este procedimiento si su médico sospecha que tiene daño en el hígado como consecuencia de la quimioterapia. Mirar el tejido es la mejor manera de determinar si las células están sanas o dañadas.

Tomografía computadorizada (TC)

Una TC crea una imagen tridimensional muy sensible de su cuerpo. Recibirá una inyección que contiene una pequeña cantidad de contraste radiológico. La cámara especial puede detectar cómo resulta captado el contraste por los diferentes órganos del cuerpo, produciendo una imagen que ayuda a su médico a conocer cómo están funcionando su hígado y su bazo.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)

La CPRE es un procedimiento que ayuda a su médico a determinar si su disfunción hepática se debe a bloqueo del conducto biliar común, el tubo que transporta la bilis del hígado a la vesícula biliar. En la CPRE se usa un endoscopio, un tubo largo, flexible e iluminado, que permite a su médico ver dentro del estómago e inyectar contrastes, que hacen que los conductos biliares sean visibles en una radiografía. Combinando estas técnicas – endoscopia y radiografía – su médico puede determinar si existe bloqueo de los conductos. Esto puede ser la causa de su disfunción hepática.

¿Cuáles son los síntomas del daño al hígado?

El daño en el hígado puede ser un problema grave y debe informar a su médico inmediatamente si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Ictericia: coloración amarilla de la piel, la parte blanca de los ojos, las membranas mucosas (áreas húmedas alrededor de los ojos y la boca) debida a niveles elevados de bilirrubina en el líquido extracelular
  • Cansancio intenso
  • Fiebre
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos intensos
  • Sangrado que no se detiene después de unos minutos
  • Cualquier hinchazón inusual de los pies y las piernas o aumento de peso de más de 1,5 a 2,5 kg en una semana.

¿Cuál es el tratamiento para el daño al hígado?

No existe tratamiento para el daño al hígado una vez que se produce. El planteamiento principal es suspender cualquier medicamento que sea procese a través del hígado. Su médico puede prescribir también medicamentos que ayuden a reducir los síntomas de daño hepático. Por ejemplo, es posible que se le recete un diurético para reducir la acumulación de líquidos o la hinchazón al hacer que orine el líquido extra. Un diurético usado con frecuencia es la furosemida (Lasix®).

¿Qué más puedo hacer acerca del daño al hígado?

Existen varias sustancias que debe evitar si su hígado no está funcionando adecuadamente. Las siguientes sustanc
ias se procesan en el hígado y pueden producir más esfuerzo o daño.

  • Alcohol
  • Paracetamol (Tylenol ® y componente de Nyquil ®, Percocet ®, Excedrin ®, Darvocet ® y Vicodin ®)
  • Medicamentos que han producido disfunción hepática en el pasado
  • Medicamentos para tratar los niveles elevados de colesterol en la sangre, como atorvastatina (Lipitor®) o simvastatina (Zocor®).

Hable con su médico antes de cambiar ningún medicamento.

 


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS