Pruebas de imagen diagnóstica

Pruebas de imagen diagnóstica

Las pruebas de imagen suponen una forma no invasiva e indolora de visualizar los tejidos y órganos del cuerpo de manera que puedan identificarse las anormalidades. Existen muchas técnicas diferentes para generar imágenes. Algunas técnicas empleadas para detectar o diagnosticar el cáncer son:

  • Radiografía (rayos X)
  • Mamografía
  • Ecografía
  • Tomografía por emisión de positrones (PET)
  • Resonancia magnética (RM)
  • Tomografía computadorizada (TC)
  • Combinación de TC/PET

Radiografía (rayos X): La radiografía conlleva el uso de radiación (rayos X) para crear una imagen del cuerpo. Las radiografías se crean haciendo pasar cantidades pequeñas y muy controladas de radiación a través del cuerpo humano, capturando la imagen resultante en un tipo especial de película fotográfica. La radiación pasa a través de las diversas estructuras del cuerpo de forma diferente. Por ejemplo, pasa muy poca radiación a través de los huesos, dejando “sombras” blancas en la placa de rayos X. Por eso son muy útiles las radiografías para evaluar los huesos, por ejemplo, para detectar fracturas.

Las radiografías son útiles para determinar si el cáncer se ha extendido o metastatizado a los huesos. Como las células cancerosas son tan densas y metabólicamente activas, los tumores o masas de células cancerosas pueden aparecer también blancos en una radiografía, como ocurre en el cáncer de pulmón.

Mamografía: En la mamografía se usan dosis seguras y bajas de rayos X para estudiar mediante imagen la parte interior de la mama. Para producir una imagen muy detallada, el tejido mamario se comprimirá con una placa de plástico liso. Los rayos X atraviesan la mama y forman una imagen en la película de rayos X. Típicamente, se realizan dos o tres imágenes de cada mama.

Ecografía (ultrasonografía): En la ecografía se usan ondas de sonido de alta frecuencia y sus ecos para crear una imagen. La ventaja principal de la ecografía es que se pueden observarse órganos internos y otras estructuras sin usar radiación. La máquina de ultrasonidos transmite pulsos de sonido a su cuerpo usando una sonda. Las ondas de sonido viajan a través del cuerpo hasta que golpean un límite entre tejidos (p. ej., entre líquido y partes blandas, partes blandas y hueso). En el límite, algunas de las ondas de sonido se reflejan de nuevo hacia la sonda, mientras que algunas viajan más hasta que alcanzan otro límite y se reflejan. Las ondas reflejadas son detectadas por la sonda y remitidas a la máquina, que calcula la distancia desde la sonda al tejido u órgano. La máquina muestra las distancias e intensidades de los ecos en la pantalla, formando una imagen bidimensional.

Las máquinas de ecografía más nuevas son capaces de crear imágenes tridimensionales. En estas máquinas, se adquieren imágenes bidimensionales moviendo las sondas a través de la superficie corporal o rotando las sondas insertadas. Los estudios bidimensionales se combinan después con software de ordenador especializado para formar imágenes en 3D. Las pruebas de imagen en 3D permiten al médico ver mejor el órgano examinado y se usan a menudo para la detección precoz del cáncer en la próstata, el colon, el recto y la mama.

Los ultrasonidos que se potencian con el uso de tecnologías adicionales parecen ser incluso más eficaces para detectar el cáncer. Un nuevo avance en la ecografía conlleva el uso de imagen Doppler en color. Las pruebas de imagen con Doppler son una técnica que puede detectar diferencias en la velocidad (p. ej., flujo sanguíneo frente a tejidos sólidos) y transmitir estas diferencias en forma de diferentes colores en un pantalla. Esta técnica permite a los médicos determinar mejor la presencia y la localización exacta de una masa dentro de la próstata.

Investigadores franceses han informado que la ecografía usando Doppler en color potenciado con microburbujas mejora la detección de cáncer de próstata y reduce la cantidad de biopsias innecesarias, en comparación con el Doppler que no se ha potenciado. Las microburbujas son burbujas diminutas que pueden penetrar a través de vasos sanguíneos pequeños sin producir daño. Como los vasos sanguíneos y el flujo sanguíneo son más prevalentes en los tejidos cancerosos que en los tejidos normales, las microburbujas tienden a concentrarse en el cáncer, que es revelado en la imagen de ultrasonidos. Esto permite a los médicos localizar más exactamente dónde realizar la biopsia.

Tomografía por emisión de positrones (PET): A diferencia de las técnicas que aportan imágenes anatómicas, como las radiografías, la TC y la RM, la PET muestra cambios químicos y fisiológicos relacionados con el metabolismo. Esto es importante porque estos cambios funcionales a menudo se producen antes que los cambios estructurales en los tejidos. Por tanto, las imágenes de PET pueden mostrar anormalidades mucho antes de lo que se revelaría con una radiografía, TC o RM.

El primer paso al someterse a una PET es la inyección de un radiofármaco, que es un fármaco marcado con un elemento básico de las sustancias biológicas, denominado isótopo. Estos isótopos se distribuyen en los órganos y tejidos del cuerpo e imitan a sustancias naturales como los azúcares, el agua, las proteínas y el oxígeno. Después, una pequeña cantidad de radiación pasa a través del cuerpo, que detecta los isótopos y revela detalles del metabolismo a nivel celular. Aunque la radiación es diferente a la empleada en la radiografía, es aproximadamente equivalente a la que se administra en dos radiografías de tórax. Una vez terminado el estudio, la radiación no permanece en el cuerpo durante mucho tiempo.

La PET es útil para diagnosticar el cáncer de pulmón y de mama y para monitorizar la respuesta al tratamiento. El tratamiento eficaz conduce a reducciones rápidas en la cantidad de glucosa que captan los tumores. Las imágenes de PET pueden revelar fácilmente esta caída en la actividad metabólica y mostrar – a veces, en minutos u horas – si un paciente está respondiendo positivamente a un tratamiento concreto. Se ha demostrado que la PET es eficaz para predecir los resultados detectando la extensión del cáncer y/o monitorizando la respuesta terapéutica en una amplia variedad de cánceres, incluidos los de mama, colon, pulmón, ovario, cabeza, cuello y tiroides, así como en melanoma y el linfoma.

Resonancia magnética (RM): La RM usa un fuerte imán y ondas de radiofrecuencia para producir una imagen de sus órganos y estructuras internos. Bajo la influencia del fuerte imán, los átomos de hidrógeno del cuerpo se alinean como las agujas de una brújula. A continuación, se expone al paciente a ondas de radio que hacen que los átomos de hidrógeno cambien momentáneamente de posición. En el proceso de volver a su orientación bajo la influencia del imán, emiten una breve señal de radio. La intensidad de estas ondas de radio refleja el tipo de tejido que existe en esa área del cuerpo. El sistema de RM pasa por el área del cuerpo que se está estudiando, punto por punto, recogiendo información acerca de las ondas de radio emitidas. Un ordenador genera una imagen de los órganos y estructuras basada en estos registros de las ondas de radio.

La RM ha resultado útil para detectar algunos tipos de cáncer y, en algunos casos, puede ser más eficaz que la biopsia, la mamografía o la ecografía.

Tomografía computadorizada (TC): Un estudio con TC es una radiografía o un estudio de rayos X detallados. El sistema de imagen de TC se compone de una mesa móvil que traslada al paciente a través de una abertura circular y una máquina de rayos X que rota alrededor del paciente a medida que se mueve a través de la abertura. Los detectores del lado del paciente opuesto al lado por donde entraron los rayos X reg
istran la radiación que sale de ese corte del cuerpo del paciente, creando una “foto” de rayos X en una posición (ángulo). Se recogen muchas “fotos” diferentes durante una rotación completa de la máquina de rayos X. Luego, un ordenador monta la serie de imágenes de rayos X en un corte transversal, que es una imagen de una pequeña rodaja del cuerpo. Un estudio de TC es una serie de estas imágenes transversales.

Estudio de combinación PET/TC: Investigaciones recientes indican que un estudio de combinación PET/TC puede ser más eficaz que la RM del cuerpo completo para diagnosticar la extensión de diversos cánceres. Investigadores alemanes realizaron estudios de combinación PET/TC y de RM en 98 pacientes con diversos cánceres. En conjunto, el estudio PET/TC fue exacto en un 77% para detectar el cáncer original, la extensión del cáncer a los ganglios linfáticos próximos y la extensión del cáncer a localizaciones distantes del cuerpo, en comparación con una exactitud del 53% con la RM (véase la tabla 1).

Bibliografía

Antoch G, Vogt FM, Freudenberg LS et al. Whole-Body Dual-Modality PET/CT and Whole-Body MRI for Tumor Staging in Oncology. Journal of the American Medical Association. 2003;290:3199-3206.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS