Cáncer del cuello uterino en la etapa II

Información general

El cáncer cervical que se diagnostica como la etapa II se detecta, por lo general, a partir de un frotis de Papanicolaou o un examen pélvico anormal. De acuerdo a la evaluación que se basa en las etapas, se dice que el cáncer en la etapa II existe cuando el cáncer se ha diseminado mas allá del cuello uterino hacia la porción superior de la vagina (la etapa IIA) o los tejidos cercanos al cuello uterino que se denominan en conjunto el parametrio (la etapa IIB). Por lo general, las pacientes con cáncer cervical en la etapa II se tratan con una combinación de la radioterapia y de la quimioterapia. Algunas pacientes con la enfermedad en la etapa IIA pueden someterse a una histerectomía total, en ocasiones seguida de un procedimiento de la radioterapia.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito de recibir un tratamiento puede ser para mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, para incrementar las posibilidades de curación del paciente o para prolongar su vida. Los beneficios potenciales de recibir un tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general del tratamiento para el cáncer cervical en la etapa II. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la forma en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que la atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en un experimento clínico deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer para tener conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

En la actualidad, el mejor manejo para el cáncer cervical en la etapa II consiste en una terapia combinada de la radioterapia y la quimioterapia. La radioterapia es un tratamiento con rayos X de gran potencia con la capacidad de eliminar las células cancerosas. La radioterapia puede administrarse mediante una máquina que dirige rayos X al cuerpo (radiación de haz externo) y/ o la localización de pequeñas cápsulas de material radioactivo directamente dentro del cuello uterino (radiación interna o de implante). La mayoría de las pacientes reciben ambas clases de radioterapia durante el curso de su tratamiento. La terapia con radiación de haz externo (EBRT, por sus siglas en inglés) para el cáncer cervical se administra a los pacientes de consulta externa durante alrededor de 4 a 6 semanas.

Al mismo tiempo o inmediatamente después del tratamiento de terapia con radiación de haz externo, las pacientes deben someterse también a un procedimiento de radiación de implante. Mediante la ubicación de la radiación dentro del cuello uterino, una alta dosis de radiación se dirige directo al cáncer y se reduce así la radiación a los tejidos y a los órganos normales circundantes. Durante el procedimiento quirúrgico, se coloca un pequeño dispositivo dentro del cuello uterino y la vagina que luego se “carga” con material radioactivo. Este material se deja en el sitio durante la estadía de la paciente en el hospital, que puede ser de 1 a 3 días. Este proceso puede realizarse una o dos veces en el transcurso del tratamiento.

Antes de la década de los 90, se utilizaba radiación interna y de haz externo en el tratamiento común para el cáncer cervical en la etapa II y por muchos años no se presentó un progreso significativo en el tratamiento de este cáncer. Alrededor de un 60% de las pacientes con cáncer cervical en la etapa II sobrevivió 5 años después del tratamiento sólo con la radioterapia. Sin embargo, con la adición desde hace poco tiempo de la quimioterapia (medicamentos anticancerosos), se mejoraron los resultados a largo plazo en las pacientes que padecían de esta enfermedad.

La quimioterapia, como la de Platinol®, 5-fluorouracil y otros medicamentos, tienen la capacidad de eliminar las células cancerosas y mejorar la efectividad de la radioterapia en cuanto a la eliminación de estas células. La estrategia de administrar la quimioterapia en conjunto con el tratamiento con radiación es llamativa, puesto que al actuar en conjunto, se incrementa la eliminación de células cancerosas. La quimioterapia también puede destruir las células cancerosas de manera independiente de la terapia con radiación. Muchos estudios clínicos realizados en pacientes con cáncer cervical avanzado localmente, que utilizaron la quimioterapia y la radioterapia al mismo tiempo, sugieren que esta estrategia puede mejorar las tasas de remisión y prolongar la supervivencia. A fin de determinar si la radioterapia administrada al mismo tiempo que la quimioterapia produce mejores resultados que la terapia con radiación que se administra sin otro tratamiento, se diseñaron muchos estudios clínicos para comparar de manera directa los dos tratamientos en las pacientes con cáncer cervical localmente avanzado.

En un experimento clínico fundamental dirigido recientemente por varios grupos de oncólogos en Estados Unidos, se mostró que el tratamiento de la radioterapia combinada con la quimioterapia en casos de cáncer cervical localmente avanzado produce mejores resultados que aquél en el que sólo se administra la radioterapia. En este estudio, 403 pacientes recibieron, o bien un tratamiento sólo con la radioterapia, o uno combinado con la quimioterapia con 5-fluorouracil y Platinol®. La tasa de supervivencia de 5 años de las pacientes con cáncer cervical en las etapas IB, IIA, o IIB fue de 77% para las pacientes que se trataron con la radioterapia en conjunto con la quimioterapia, en comparación con una tasa del 50% para las pacientes que se trataron sólo con la radioterapia. La tolerancia a la unión de la quimioterapia y la radioterapia, en general, fue buena, a excepción de algunos efectos gastrointestinales y hematológicos colaterales menores, de carácter reversible.

En resumen, la combinación de la quimioterapia con Platinol® administrada junto con radiación, produce un aumento en la supervivencia general y una disminución del riesgo de reincidencia del cáncer en comparación con el tratamiento en que se administra sólo la radioterapia. Las investigaciones continúan encaminadas a determinar si un aumento de los medicamentos para la quimioterapia o una dosis de la radiación pueden mejorar el resultado del tratamiento en pacientes con cáncer cervical localmente avanzado. Al menos otros cuatro estudios confirman que el tratamiento del cáncer cervical localmente avanzado mediante la combinación de la quimioterapia, basada en Platinol® y la radioterapia, produce mejores resultados que la administración de la radioterapia sola.

A pesar de recibir el tratamiento combinado de la quimioterapia y la radioterapia, cerca de un 20 a un 40% de las pacientes con cáncer cervical en la etapa II presen
tó una reincidencia del cáncer. Es posible que en algunas pacientes las células cancerosas sobrevivieran cerca del cáncer a pesar de la radioterapia. Otras pacientes con cáncer en la etapa II ya presentaban pequeñas áreas con cáncer, el cual se diseminó fuera del cuello uterino y no se trató con la quimioterapia. Estas células cancerosas no pueden detectarse mediante ninguna de las pruebas disponibles hoy día. Las áreas de cáncer fuera del cuello uterino que no se pueden detectar se conocen como micrometástasis. La presencia de estas áreas microscópicas o células cancerosas sobrevivientes pueden causar la recaída después del tratamiento.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso de los tratamientos del cáncer cervical es el resultado del surgimiento de mejores tratamientos en los pacientes con cáncer en las etapas más avanzadas y la participación en experimentos clínicos. En el futuro, el progreso en los tratamientos del cáncer cervical se conseguirá de la continua participación en experimentos clínicos apropiados. Hoy en día hay muchas áreas de exploración activa dirigidas a mejorar los tratamientos del cáncer cervical en la etapa II.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Los efectos colaterales no sólo causan molestias a las pacientes, sino que pueden evitar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos colaterales del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Nuevos regímenes de la quimioterapia adyuvante: La quimioterapia con Platinol®, que se administra en conjunto con la radiación, mejora la supervivencia de la mujer con cáncer cervical voluminoso en la etapa IB. Como terapias adyuvantes, se encuentran en evaluación los nuevos medicamentos para la quimioterapia, en conjunto, o en lugar, del Platinol® con capacidad para eliminar células cancerosas de manera más efectiva.

En un estudio se encontró que Ellence® es un medicamento efectivo para el tratamiento del cáncer cervical cuando se combina con la radioterapia. En el estudio se evaluó Ellence® en 220 pacientes con cáncer cervical voluminoso en las la etapas del I al III que recibieron la radioterapia. El resultado indicó que el porcentaje de recaída fue del 15% en las pacientes que se trataron con una combinación de radiación y Ellence®, en comparación con el 30% en las pacientes que se trataron sólo con la radioterapia. En general, la supervivencia fue del 80% para las pacientes tratadas con Ellence® y la radioterapia, en comparación al 70% para las pacientes tratadas sólo con radiación. La prevención de recaídas remotas constituyó el beneficio primario de Ellence®. Es posible que se obtenga un mayor beneficio con la combinación de Ellence® con Platinol® u otros agentes para la quimioterapia.

Terapia biológica: Las terapias biológicas son sustancias sintetizadas o que se presentan de manera natural y que dirigen, facilitan, o mejoran las defensas inmunológicas del organismo. El objetivo de esta terapia es que las defensas inmunológicas propias del paciente ataquen y destruyan las células cancerosas. Las terapias biológicas incluyen interferones, interleucinas, anticuerpos monoclonales y vacunas. Con el propósito de mejorar la posibilidad de curación, se examinan en experimentos clínicos la terapia biológica sola o en combinación con la quimioterapia.

Últimas técnicas de radiación: La terapia con radiación de haz externo puede administrarse con mucha precisión al cuello uterino mediante el empleo de una exploración TC (tomografía computarizada) y un focalizador computarizado. Este sistema se conoce como terapia de radiación tridimensional o 3D-CRT. El empleo del 3D-CRT parece reducir la posibilidad de lesiones a las estructuras próximas del organismo, como la vejiga y el recto.

Nuevas técnicas de imágenes diagnósticas: La capacidad de la actual tecnología de imágenes diagnósticas para detectar las pequeñas áreas del cáncer dentro y alrededor del cuello uterino, y en cualquier parte del organismo, es limitada. La imagen de resonancia magnética, o MRI, provee mejores imágenes del cuello uterino y localiza brotes de cáncer en la pelvis. La imagen de resonancia magnética puede utilizarse para guiar la radioterapia.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS