Cáncer de mama en la etapa I

Cáncer de mama en la etapa I

Información general

Las pacientes diagnosticadas con cáncer de seno invasivo en la etapa I presentan una localización sencilla del cáncer con un tamaño menor de 2 cm (3/4 de pulgada) que no se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares o a lugares distantes del seno. La mayoría de las mujeres con cáncer de seno en la etapa I se cura con cirugía y radiación. Después del tratamiento local definitivo con cirugía, las pacientes pueden elegir tratarse también con terapia adyuvante para disminuir el riesgo de la reincidencia del cáncer. Los tratamientos adyuvantes estándar involucran quimioterapia y/ o terapia hormonal.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de las pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación de la paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento del cáncer de seno en la etapa I. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que la atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en las pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Las pacientes interesadas en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

Tratamiento local del cáncer de seno en la etapa I

El tratamiento primario del cáncer de seno puede consistir de cirugía con o sin terapia con radiación. La cirugía y la radiación se consideran terapias locales debido a que ellas pueden prevenir la reincidencia del cáncer en el seno afectado y el área circundante, pero no puede tratar al cáncer que ya está diseminado a otras partes del organismo. El cáncer de seno en la etapa I se puede tratar con mastectomía o con la cirugía de preservación del seno (tumorectomía más terapia con radiación) y lograr tasas de supervivencia idénticas a largo plazo. Estudios clínicos que compararon la tumorectomía más la radiación con la tumorectomía sola y la radiación sola encontraron que la combinación de la tumorectomía y la radiación juntas se asocian con tasas menores de reincidencia local del cáncer. Para obtener más información, seleccione tratamiento con cirugía o radiación para el cáncer de seno.

¿Cuáles pacientes pueden beneficiarse del tratamiento con quimioterapia adyuvante?

Debido al incremento en el conocimiento y a los programas de exploración en el cáncer de seno usando la mamografía, el diagnóstico temprano del cáncer de seno con ganglio negativo en la etapa I es cada vez más común. El tratamiento local con mastectomía o cirugía de preservación del seno y radiación cura a la mayoría de las pacientes con el cáncer de seno en la etapa I. Sin embargo, es importante entender que algunas pacientes ya presentan pequeñas cantidades del cáncer diseminado fuera del seno que no se pueden detectar con ninguna de las pruebas disponibles en la actualidad. Estas áreas indetectables del cáncer fuera del seno se conocen como micrometástasis y su presencia causa la reincidencia del cáncer después del tratamiento local con cirugía y/ o la terapia con radiación. Se necesita un tratamiento efectivo para limpiar al organismo de las micrometástasis con el fin de mejorar la supervivencia de las pacientes y el potencial de curación. La administración del tratamiento para el cáncer después de la cirugía se conoce como terapia “adyuvante” y puede incluir quimioterapia, terapia hormonal y/ o terapia biológica. El uso de la quimioterapia/ terapia hormonal puede disminuir la tasa de reincidencia del cáncer y mejorar la supervivencia al compararlo con el tratamiento local solo.

Los resultados iniciales de los estudios que evalúan al tratamiento con quimioterapia adyuvante en las mujeres con cáncer de seno de ganglio negativo sugirieron una reducción en la tasa de reincidencia del cáncer y una mejoría en la posibilidad de supervivencia de las pacientes. En el 1991 el Instituto Nacional de Salud ( National Institute of Health) emitió un mensaje de consenso de que todas las mujeres con cáncer de seno con ganglio negativo tienen un riesgo de reincidencia del cáncer y el tratamiento con quimioterapia adyuvante y terapia hormonal se debía considerar de forma individual después de un análisis con su oncólogo de los riesgos y los beneficios potenciales. La quimioterapia adyuvante puede reducir el riesgo de las pacientes de reincidencia del cáncer casi en una tercera parte o un 33%. Antes de decidir recibir un tratamiento adyuvante, las pacientes deben estar seguras de que ellas entienden las respuestas a estas 3 preguntas:

¿Cuál es mi pronóstico (riesgo de reincidencia del cáncer) sin el tratamiento adyuvante?

¿Cómo puede mejorar mi pronóstico con el tratamiento adyuvante?

¿Cuáles son los riesgos del tratamiento adyuvante?

El tamaño del cáncer primario en el seno es, por lo general, el indicador más útil para predecir las posibilidades de reincidencia del cáncer en las mujeres. Las mujeres con infiltraciones de conductos o carcinomas lobulares o lesiones menores de 1 cm o cánceres medulares, mucinosos, papilares, tubulares o adenoquísticos menores de 3 centímetros presentan un 91% de posibilidades de alivio sin evidencia de reincidencia del cáncer 10 años a partir del tratamiento con sólo terapia local y se pueden considerar con un riesgo bajo de reincidencia del cáncer. Estas mujeres deben analizar con cuidado los riesgos y los beneficios de recibir la quimioterapia adyuvante adicional. Ellas presentan un riesgo de reincidencia del cáncer a 10 años a partir del tratamiento de casi un 10%. Este riesgo se puede disminuir en casi una tercera parte después del tratamiento con la quimioterapia adyuvante convencional. Esto representa una disminución en el riesgo absoluto de reincidencia de 2 a 3% o de cerca de 7 a 10%. Por lo tanto, no más de 2 mujeres de cada 100 podrán beneficiarse del tratamiento con quimioterapia adyuvante.

En contraste, las pacientes con infiltraciones de conductos o carcinomas lobulares mayores de 1 cm o carcinomas medulares, mucinosos, papilares, tubulares o adenoquísticos mayores de 3 centímetros en tamaño tienen el 73% de posibilidades de sobrevivir 10 años sin evidencia de reincidencia del cáncer. Estas mujeres tienen casi el 30% de riesgo de reincidencia del cáncer, el cual se puede reducir en una tercera parte o un 20% después del tratamiento con la quimioterapia adyuvante.

El Instituto Nacional del Cáncer ( National Cancer Institute) patrocinó un experimento clínico que se inició en el 1981 para ilustrar el beneficio del tratamiento con la quimioterapia adyuvante en las mujeres con el cáncer de seno con ganglio negativo. En este estudio clínico, 536 mujeres con cáncer de seno con ganglio negativo se trataron con sólo mastectomía quirúrgica contra la mastectomía quirúrgica más tratamiento con quimioterapia adyuvante con ciclofosfamida, metotrexato, 5FU y prednisona (CMFP). El setenta y tres por ciento de las mujeres tratadas con mastectomía y quimioterapia adyuvante CMFP sobrevivió sin evidencia de reincidencia del cáncer 10 años a partir del tratamiento, en comparación con sólo el 58% de las mujeres tratadas sólo con mastectomía. La quimioterapia redujo el riesgo de la reincidencia en las mujeres en el 37% y la posibilidad de muerte por cáncer de seno en el 34%. Muchos otros estudios clínicos han confirmado el beneficio del tratamiento con la quimioterapia adyuvante en el cáncer de seno con ganglio negativo.

Las mujeres de 20 y 30 años con cánceres pequeños y menos avanzados tienen, con frecuencia, cánceres más agresivos que las mujeres de más edad. Médicos en Dinamarca evaluaron los resultados en 10.356 mujeres menores de 50 años al momento del diagnóstico del cáncer de seno. Las mujeres jóvenes con “riesgo bajo” del cáncer que no recibieron quimioterapia adyuvante tuvieron un incremento significativo en el riesgo de muerte por cáncer de seno, en comparación con las pacientes de la misma edad que recibieron quimioterapia. El riesgo de reincidencia del cáncer en las pacientes que no recibieron quimioterapia se incrementó en las más jóvenes. La edad no afectó la supervivencia de las pacientes que recibieron quimioterapia adyuvante. El incremento de riesgo de muerte para las mujeres jóvenes que no recibieron quimioterapia permanecieron cuando los resultados se compararon con las mujeres de mayor edad con características similares. Estos médicos concluyeron que el efecto negativo en la supervivencia de las mujeres más jóvenes puede superarse con la administración de quimioterapia adyuvante a todas las mujeres más jóvenes sin importar el tamaño del cáncer.

La controversia sobre la estrategia óptima de tratamiento establecida para las mujeres con cáncer de seno con ganglio negativo cuyo cáncer es de 1 cm o menor existe desde los años 60. En tiempo reciente, investigadores afiliados al Proyecto Nacional de Cirugía Adyuvante del Seno y del Intestino ( National Surgical Adjuvant Breast and Bowel Project, NSABP) reportaron los datos estadísticos de muchos experimentos clínicos que indican que las mujeres con cáncer de seno con ganglio negativo cuyo cáncer es de 1 cm o menor también parecen recibir un beneficio significativo de la quimioterapia adyuvante en la supervivencia a largo plazo. Las mujeres inscritas en estos experimentos clínicos se dividieron en dos grupos: aquéllas con cáncer de seno con receptor de estrógeno (ER)-negativo y aquéllas con cáncer de seno ER-positivo. Las pacientes de cada grupo recibieron tratamiento local con sólo cirugía (mastectomía o tumorectomía y radiación) o cirugía más quimioterapia adyuvante. El Nolvadex®, un compuesto que bloquea los efectos del estrógeno en el crecimiento de las células cancerosas, también se administró a las mujeres con el cáncer de seno ER-positivo.

Los datos extensos revelaron que las mujeres con el cáncer de seno ER-negativo tienen una tasa de supervivencia libre de la enfermedad del 81% cuando se trataron con sólo cirugía, en comparación con el 90% cuando se trataron con cirugía más quimioterapia adyuvante. Para las mujeres con el cáncer de seno ER-positivo, la supervivencia libre de la enfermedad mejoró en casi el 10% cuando se trataron con quimioterapia adyuvante y Nolvadex® (95%), en comparación con el (86%) con sólo cirugía. Mas aún, la supervivencia en general para las pacientes con el cáncer de seno ER-positivo fue del 90% con sólo cirugía, en comparación con el 97% cuando se utilizó la quimioterapia adyuvante y el Nolvadex®. Las pacientes ER-positivo lograron supervivencias mayores cuando la quimioterapia se combinó con Nolvadex® frente al Nolvadex® solo. Estos resultados indican de forma clara una mejoría en la supervivencia libre de la enfermedad y la supervivencia en general para las pacientes con cánceres pequeños con ganglio negativo cuando la quimioterapia adyuvante se añadió al régimen de tratamiento. Entre los regímenes adyuvantes óptimos para el ER-positivo están el Nolvadex® más quimioterapia.

¿Qué régimen de tratamiento con quimioterapia deben recibir las pacientes?

Cuando las pacientes con el cáncer de seno con ganglio negativo eligen tratarse con combinación de quimioterapia, se debe elegir un régimen de tratamiento con quimioterapia. La combinación del régimen de tratamiento con quimioterapia de ciclofosfamida, metotrexato y 5FU (CMF) fue el primer régimen de tratamiento de quimioterapia estándar para las pacientes con el cáncer de seno con ganglio negativo y se ha utilizado por muchos años. La quimioterapia CMF se administra, por lo general, en 6 ciclos en un período de 4 a 6 meses. Algunos estudios clínicos en las mujeres con el cáncer de seno más avanzado han sugerido que la incorporación del agente de quimioterapia doxorubicina dentro de los regímenes de quimioterapia puede mejorar los resultados de las pacientes con el cáncer de seno.

En mayo de 1998, se reportaron los resultados del primer estudio clínico en las mujeres con el cáncer de seno con ganglio negativo que comparaba de forma directa la quimioterapia CMF con el régimen de quimioterapia de ciclofosfamida, doxorubicina y 5FU (CAF). En este estudio clínico las pacientes con el cáncer de seno con ganglio negativo se trataron con CAF o CMF y se compararon de forma directa. El ochenta y cinco por ciento de las mujeres tratadas con CAF sobrevivió sin evidencia de reincidencia del cáncer por 5 años a partir del tratamiento, en comparación con el 82% de las mujeres tratadas con CMF. El resultado de este estudio clínico demostró que la inclusión del medicamento de quimioterapia doxoribicina en el CAF incrementó el número de las mujeres que pueden esperar sobrevivir sin evidencia del cáncer en comparación con el régimen de quimioterapia más tradicional CMF. Es importante que las pacientes entiendan que el régimen de quimioterapia CAF también se asocia con más efectos secundarios. Las mujeres tratadas con CAF más de 4 meses fueron más propensas a experimentar neutropenia más severa, náusea, lesiones bucales y pérdida de cabello, que las pacientes tratadas con CMF. Para ambos grupos de pacientes estos efectos secundarios fueron reversibles. Los regímenes de quimioterapia CMF, CAF y AC (CAF sin F) son considerados, en la actualidad, regímenes de quimioterapia estándar para utilizarse en el cáncer de seno con ganglio negativo. Las pacientes deben analizar con sus médicos los riesgos y los beneficios potenciales de estos regímenes.

¿Cuáles pacientes se pueden beneficiar de la terapia hormonal adyuvante?

El estrógeno es una hormona femenina producida por los ovarios. El crecimiento de algunas células cancerosas se puede incrementar por la exposición al estrógeno. La base de la terapia hormonal como tratamiento para el cáncer de seno es bloquear o prevenir la exposición de las células cancerosas al estrógeno. La disminución de la exposición al estrógeno se puede realizar mediante la extirpación de los ovarios, que es la fuente de producción de estrógenos o mediante la utilización de un medicamento que pueda realizar un efecto similar. El medicamento que se utiliza más comúnmente en la actualidad para el tratamiento hormonal del cáncer de seno es el Nolvadex®. Éste trabaja mediante el bloqueo de los receptores de estrógeno y previene la estimulación del estrógeno para el crecimiento de las células del cáncer de seno. El Nolvadex® se conoce, con frecuencia, como un antiestrógeno.

La terapia hormonal adyuvante con sólo Nolvadex® puede reducir la tasa de reincidencia del cáncer y mejorar la supervivencia de todas las mujeres con cáncer de seno que presenten receptores de estrógeno en la superficie de la célula. El tratamiento hormonal adyuvante con Nolvadex® no disminuye el riesgo de reincidencia del cáncer o mejora la supervivencia en las pacientes con cáncer de seno con receptor de estrógeno negativo. Sin embargo, estas pacientes se encuentran en un riesgo alto de manifestar un cáncer en el otro seno y podrán querer aprender más acerca de la prevención del cáncer de seno con el uso del Nolvadex®. No todas las pacientes tienen determinado el estado del receptor de estrógeno de su cáncer. Análisis de múltiples estudios clínicos sugieren que las pacientes con un estado de receptor de estrógeno desconocido se benefician del tratamiento hormonal adyuvante. Sin embargo, las mujeres menores de 50 años con estado de receptor de estrógeno desconocido tratadas con Nolvadex® tienen una reducción anual en el riesgo de la reincidencia del cáncer del 3% y las mujeres mayores de 50 presentan una reducción anual del 16%. La reducción anual en el riesgo de la reincidencia del cáncer es de 19% y de 36% con receptor de estrógeno positivo en las pacientes menores o mayores de 50 años de edad, respectivamente.

En 1997, los resultados de un experimento clínico que comparó la quimioterapia con o sin Nolvadex® confirmaron que las pacientes con ganglio linfático negativo y receptor de estrógeno positivo, tratados con Nolvadex® además de la quimioterapia, experimentaron un beneficio similar que el reportado con anterioridad en las pacientes con ganglio positivo. En este estudio clínico, el 90% de las pacientes con un ganglio negativo tratadas con quimioterapia CMF (ciclofosfamida, metotrexato y 5-fluorouracil) y Nolvadex® sobrevivió sin reincidencia del cáncer, en comparación con el 84% de las pacientes tratadas con sólo Nolvadex®.

La terapia adyuvante hormonal con Nolvadex® también puede prevenir la manifestación de nuevos cánceres en el seno contralateral (opuesto). En un análisis extenso con 37.000 mujeres tratadas con terapia adyuvante, el uso del Nolvadex® se asoció con una reducción proporcional del cáncer de seno contralateral del 47% para las mujeres con cánceres con receptor de estrógeno positivo y negativo. Las mujeres con cáncer de seno con receptor de estrógeno negativo también deben analizar con sus médicos los riesgos y los beneficios del tratamiento con Nolvadex® para la prevención de un segundo cáncer de seno. En la actualidad, se recomienda que Nolvadex® se administre por 5 años. Para conocer más sobre los beneficios y los efectos secundarios de Nolvadex® y de las nuevas terapias hormonales en evolución, diríjase a la terapia hormonal para el cáncer de seno.

¿Cuál es la secuencia óptima de la terapia?

La programación o la secuencia de la terapia puede ser importante. En un estudio clínico grande se enfocó en la pregunta de que si la terapia con radiación se debe administrar antes o después de la quimioterapia después del tratamiento con cirugía de preservación del seno. Después de la cirugía de preservación del seno, la mitad de las pacientes en este estudio se trató con quimioterapia seguida por radiación y la otra mitad se trató con radiación seguida por quimioterapia. Las pacientes tratadas con quimioterapia seguida por radiación tuvieron más posibilidad de sobrevivir 5 años a partir del tratamiento que las pacientes tratadas con radiación seguida por quimioterapia. Las pacientes tratadas primero con quimioterapia sobrevivieron más debido a que fueron menos propensas a experimentar reincidencia sistémica del cáncer. Sin embargo, las pacientes tratadas primero con radiación fueron menos propensas a experimentar reincidencia local del cáncer.

Es mucho más fácil tratar la reincidencia local del cáncer que la reincidencia sistémica y esto puede explicar el porqué las pacientes tratadas con la quimioterapia seguida por radiación tuvieron una mejoría en la supervivencia en comparación con las pacientes tratadas con radiación seguida por quimioterapia. Otra explicación adicional es que la administración de la terapia con radiación antes del tratamiento con quimioterapia de enfermedad sistémica puede afectar de forma adversa la habilidad del médico para administrar el tratamiento con quimioterapia. Aunque la secuencia de los tratamientos continúa en evaluación, los datos actuales sugieren que el tratamiento estándar del cáncer de seno en la etapa temprana, fuera del contexto de un estudio clínico, debe incluir primero la cirugía definitiva seguida por la quimioterapia sistémica y, por último, la radiación. La terapia hormonal se puede iniciar durante o después de la terapia con radiación.

Estrategias para mejorar el tratamiento:

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer de seno es el resultado de mejorar la creación de tratamientos con quimioterapia adyuvante y la participación de médicos y pacientes en estudios clínicos. En el futuro, el progreso del tratamiento del cáncer de seno se conseguirá de la continua participación en estudios apropiados. Hoy en día existen muchas áreas de exploración activa encaminadas a mejorar el tratamiento del cáncer de seno en la etapa I.

Nuevos regímenes de quimioterapia adyuvante: Muchos medicamentos nuevos para la quimioterapia muestran una actividad promisoria para el tratamiento del cáncer de seno. El surgimiento de los nuevos regímenes de tratamiento de la quimioterapia con múltiples medicamentos, que incorpora terapias nuevas o adicionales para usarse como tratamiento adyuvante, constituye un área activa de la investigación clínica. Se encuentran en curso la investigación que evalúa la incorporación de los medicamentos de la quimioterapia Taxotere® y paclitaxel dentro del tratamiento adyuvante del cáncer de seno de riesgo alto.

Tratamientos hormonales adyuvantes: Se encuentra en curso la creación y la prueba de nuevos tratamientos hormonales. En tiempo reciente se creó y se aprobó por la FDA un nuevo grupo de medicamentos llamados agentes antiaromatasas para el tratamiento del cáncer de seno metastásico estrógeno positivo en las mujeres posmenopáusicas. Los agentes antiaromatasas trabajan mediante la inhibición de la proteína aromatasa, que termina por bloquear todo el proceso de conversión responsable de crear el estrógeno activo. Esto reduce los niveles de estrógenos activos en el organismo, de forma que el estímulo de crecimiento necesario de las células cancerosas se agota, en contraste con Nolvadex®, que bloquea la entrada de estrógeno a la célula mediante la unión directa a los receptores de estrógeno. Se encuentran en curso experimentos clínicos para determinar la función exacta que los agentes antiaromatasa desempeñan en el tratamiento del cáncer de seno.

Terapia con radiación de “refuerzo”: La terapia con radiación estándar seguida de una tumorectomía consiste de una dosis limitada de radiación (50 Gy) a todo el seno afectado. Aunque este tratamiento permite resultados a largo plazo similares a aquellos de la mastectomía, las mujeres menores de 50 años experimentan tasas altas de reincidencia local después de este régimen de tratamiento, comparado con su contraparte de más edad. Los investigadores han teorizado que un refuerzo adicional de radiación dirigido sólo al área en la cual el cáncer se extirpó debe reducir las tasas de reincidencia local, sobre todo en las pacientes más jóvenes.

La Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer ( European Organization for Research and Treatment of Cancer) realizó un experimento clínico para evaluar a 5.318 mujeres diagnosticadas con el cáncer de seno en las etapas I ó II que se sometieron a una tumorectomía seguida por la dosis estándar de radiación. Casi a la mitad de las pacientes se les administró una pequeña dosis adicional de radiación (16 Gy) al área donde se localizó el cáncer, mientras que la otra mitad no recibió tratamiento adicional. Los investigadores realizaron un seguimiento a las mujeres durante un promedio de 5,2 años. Los datos indican que la dosis adicional de radiación en el sitio donde se extirpó el cáncer redujo la tasa general de reincidencia local en casi el 50%. Las mujeres de 40 años de edad y más jóvenes mostraron grandes beneficios presentándose reincidencia local sólo en el 10,2% de las pacientes que recibieron radiación adicional, en comparación con el 19,5% en aquellas que recibieron el tratamiento estándar. Las tasas de supervivencia en general y la evolución de metástasis distantes fueron similares tanto si las mujeres recibieron el refuerzo adicional de radiación o la terapia estándar. Los efectos secundarios, incluidos los resultados cosméticos y la fibrosis (formación de cicatriz en el tejido), no se afectaron con la radiación adicional.

Ablación por radiofrecuencia: La ablación por radiofrecuencia (ARF) involucra el uso de ondas de radios de gran potencia que se pueden administrar a través de la piel mediante el uso de una sonda cercana al tamaño de una aguja. Durante la ARF, el médico emplea una técnica de imagen para visualizar el cáncer, como un ultrasonido o una exploración de tomografía computarizada (TC). Entonces, el médico guía la sonda al punto(s) en el seno para administrar ondas de radio de gran potencia que calientan y eliminan a las células cancerosas. Las ondas de radio también se pueden administrar al cáncer durante un procedimiento quirúrgico. Se realizan investigaciones de la ARF en el cáncer del hígado y ahora han extendido la investigación de esta técnica a pequeños cánceres del seno.

Investigadores de Italia y el M.D. Anderson Cancer Center realizaron hace poco un experimento piloto para evaluar la ARF en las pacientes con el cáncer de seno en la etapa temprana. En este experimento, 26 mujeres presentaron cáncer de seno en las etapas I ó II y el mayor promedio de diámetro de los cánceres tratados fue de 1,8 centímetros. La ARF se realizó para destruir el cáncer de seno y 5 milímetros de tejido del seno circundante. Luego, las pacientes se sometieron de inmediato a una cirugía para extirpar el tejido tratado y detectar si se habían destruido las células del cáncer. En 25 de las 26 pacientes, el cáncer fue coagulado y destruido por completo y una paciente tenía unas cantidades microscópicas de las células del cáncer adyacente al sitio de la aguja. Sólo una paciente presentó complicaciones por la ARF; una quemadura en la piel directo sobre el sitio del cáncer. El promedio de tiempo del tratamiento de la ARF fue de casi 15 minutos.

Los investigadores iniciaron un experimento clínico en Europa para evaluar la ARF en las pacientes con el cáncer de seno en la etapa temprana. Sin embargo, se necesitarán los resultados a largo plazo para determinar, en realidad, la eficacia de la ARF en comparación con el tratamiento estándar.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS