Cáncer pulmonar limitado de células pequeñas

Cáncer pulmonar limitado de células pequeñas

Información general

Los pacientes con una enfermedad limitada del cáncer pulmonar de células pequeñas presentan un cáncer confinado a un solo sitio en el tórax y no se lo puede detectar fuera del pulmón. Los pacientes con este cáncer tienen el potencial de curarse.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento para el cáncer pulmonar limitado de células pequeñas. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en los pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de los tipos de cáncer. Los pacientes interesados en participar en un experimento clínico deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

Antes del uso rutinario de la quimioterapia, el promedio de los pacientes con clasificación del cáncer pulmonar limitado de células pequeñas se trataba con radiación y vivía casi 3 meses. Debido a que el cáncer a menudo reincide tanto dentro como fuera de los pulmones, menos del 5% de los pacientes sobrevive más de 5 años. La terapia con radiación no era una forma efectiva de tratamiento, sin embargo, ésta probó ser mejor que la extirpación quirúrgica. La radiación y la cirugía son tratamientos locales debido a que el objetivo son las células del cáncer en el lugar donde se presentan. La quimioterapia difiere de la terapia con radiación y de la cirugía por ser ésta un tratamiento sistémico, lo que significa que ésta ataca a las células cancerosas en cualquier parte del organismo. Las células del cáncer pulmonar de células pequeñas presentan una respuesta alta a la quimioterapia. Desde mediados a finales de los años 80, el tratamiento de quimioterapia combinada con etopósido y Platinol®, con frecuencia en combinación con terapia con radiación, parecía erradicar el cáncer por completo en un 40 a un 60% de los pacientes. No obstante, por lo general, el cáncer reincidía en la mayoría de los pacientes, pero el promedio de supervivencia de éstos mejoró a 14 meses, y el 20% de los pacientes sobrevivió más de 5 años.

Durante los años 80, los resultados de muchos experimentos clínicos pequeños indicaron que la combinación de radiación y quimioterapia podía aumentar aún más las posibilidades de supervivencia de los pacientes. Como resultado, se adoptaron múltiples modalidades de tratamiento usando radiación en combinación con quimioterapia. En un extenso experimento clínico patrocinado por el gobierno de Canadá, se comparó la terapia con radiación administrada en conjunto con el segundo o sexto ciclo de quimioterapia. Los pacientes tratados con quimioradioterapia, durante el segundo ciclo, tuvieron dos veces más posibilidades de sobrevivir 5 años, en comparación con los pacientes tratados durante el sexto ciclo. Aunque la práctica de administrar temprano la terapia con radiación en la secuencia de quimioterapia se ha vuelto relativamente estándar, los investigadores continúan la exploración de diferentes medicamentos para la quimioterapia y de métodos para administrar la terapia con radiación. Los resultados de un experimento clínico grande, patrocinado por el Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU. ( National Cancer Institute, NCI), en 1996, señaló que el 31% de los pacientes con una enfermedad limitada del cáncer pulmonar de células pequeñas que se trataron con la quimioterapia conjunta de Platinol® y etopósido así como con radiación, ahora sobrevive más de 3 años.

La cirugía tiene una función menor en el tratamiento del cáncer pulmonar de células pequeñas debido a que el cáncer, por lo general, se presenta diseminado a través del organismo al momento del diagnóstico inicial. Sin embargo, algunos pacientes presentan una pequeña área del cáncer individual al diagnóstico. Esta pequeña lesión individual del cáncer se conoce como un “nódulo pulmonar solitario”. La extirpación quirúrgica de este cáncer, seguida de un tratamiento adyuvante con quimioterapia con o sin radiación, produce una tasa de supervivencia a 5 años superiores al 50%.

Casi el 10% de los pacientes con cáncer pulmonar de células pequeñas comprometerá al cerebro al momento del diagnóstico inicial. Además, hasta un 50% de los pacientes que reciben tratamiento presentará una reincidencia del cáncer en el cerebro dentro de los dos años siguientes al diagnóstico inicial. Esto se debe a que ellos presentan micrometástasis que no se detectaron al inicio mediante la exploración del cerebro. Por esta razón, la práctica de administrar terapia con radiación al cerebro, con el fin de prevenir la recaída, se ha utilizado mucho. Este uso “profiláctico” de la radiación disminuye el riesgo de recaída, pero no presenta una mejoría notoria en la supervivencia de los pacientes. Por lo tanto, se ha adoptado la práctica de administrar radiación profiláctica al cerebro para los pacientes que logran una respuesta inicial sustancial de sus cánceres a la quimioradioterapia.

Estrategias para mejorar el tratamiento

Aunque se han logrado algunos progresos en el tratamiento del cáncer pulmonar limitado de células pequeñas, se necesita una mejor estrategia de tratamiento, dado que la mayoría de los pacientes aún experimenta reincidencia de la enfermedad. El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer pulmonar de células pequeñas es el resultado del surgimiento de múltiples modalidades de tratamiento y la participación en experimentos clínicos. En el futuro, el progreso en el tratamiento del cáncer pulmonar de células pequeñas se conseguirá de la continua participación en experimentos clínicos apropiados. Existen muchas áreas de exploración activas encaminadas a mejorar el tratamiento del cáncer pulmonar de células pequeñas.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y para controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Los efectos secundarios no sólo causan molestias a los pacientes, sino que pueden obstaculizar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Nuevas combinaciones de regímenes de quimioterapia: Hace poco, una combinación de quimioterapia con Camptosar® y Platinol®, demostró mejorar la supervivencia en los pacientes con cáncer pulmonar extensivo de células pequeñas cuando se comparó con el anterior “régimen estándar” de Platinol® y etopósido. Experimentos clínicos están en curso para evaluar el Camptosar® combinado con Platinol® y otras terapias anticancerígenas para mejorar el tratamiento de la enfermedad en la etapa limitada. Además del Camptosar®, otros agentes de quimioterapia, entre ellos, el paclitaxel y el Ifex®, también se han combinado con etopósido y con compuesto de platino, produciendo regímenes de tres medicamentos. Estos pueden administrarse de forma segura, producen tasas altas de respuesta, y pueden mejorar las tasas de supervivencia comparado con los regímenes anteriores de dos medicamentos.

Dosis altas de quimioterapia: Las dosis altas de quimioterapia son más efectivas en la eliminación de las células cancerosas que las dosis bajas. Sin embargo, las dosis altas de quimioterapia (HDC, por sus siglas en inglés), eliminan muchas otras células en el organismo, incluidas las células madre. Éstas son células sanguíneas inmaduras producidas en la médula ósea las cuales maduran transformándose en glóbulos rojos, que proveen oxígeno a los tejidos; en glóbulos blancos, que luchan contra la infección; y en plaquetas, que ayudan en la coagulación de la sangre. El trasplante de células madre (SCT) es un procedimiento que reemplaza las células madre que son destruidas por las dosis altas de quimioterapia y/ o por la terapia con radiación por células madre sanas. Existen dos tipos principales de trasplante de células madre. El trasplante autólogo usa las células madre del paciente, las cuales se recolectan antes del tratamiento con dosis altas y se reinyectan después del tratamiento. El trasplante alogénico emplea células recolectadas de la sangre o de la médula ósea de donantes que sean o no sean parientes.

Intentos previos con dosis altas de quimioterapia y trasplantes de médula ósea produjeron tasas altas de respuesta al cáncer, pero el tratamiento se asoció con efectos secundarios significativos. En los años 90, muchos avances tecnológicos permitieron administrar dosis altas de quimioterapia de forma segura y fácil. Dos estudios indicaron que las dosis altas de quimioterapia y el trasplante autólogo de células madre mejoran la supervivencia general y sin progresión en los pacientes con una enfermedad limitada CPCP. En uno de estos estudios, médicos de la Universidad de Harvard usaron HDC y trasplante autólogo SCT para tratar a los pacientes que habían logrado una desaparición parcial de su cáncer después del tratamiento estándar con quimioterapia. Cinco años después del tratamiento, el 41% de los pacientes sobrevivió. De los otros pacientes que lograron una completa o casi completa remisión antes de recibir el HDC, el 53% sobrevivió cinco años a partir del tratamiento sin evidencia de reincidencia del cáncer. Otro estudio más reciente se realizó en Suiza y se llevó a cabo sobre 18 pacientes con una enfermedad limitada CPCP que recibieron HDC y trasplante autólogo SCT. Catorce pacientes en el estudio lograron completar la terapia intensiva. La tasa de respuesta total anticancerígena fue de 95%. Dos años después del tratamiento, el 55% de los pacientes no presentó progresión del cáncer y la supervivencia general fue del 65%. El promedio de supervivencia sin progresión fue de 29 meses y el promedio general de supervivencia aún no se ha cumplido.

Estudios recientes también señalan que las dosis altas iniciales de la quimioterapia parecen mejorar las tasas de supervivencia a largo plazo en los pacientes con CPCP limitada. El New England Journal of Medicine publicó en tiempo reciente datos de seguimiento a largo plazo de un estudio que comparó dosis altas y dosis bajas iniciales de quimioterapia. Este experimento clínico involucró a 105 pacientes que se trataron con dosis altas y bajas de quimioterapia con agentes como Platinol® o ciclofosfamida. El resultado del experimento señaló que los pacientes que recibieron las dosis altas de quimioterapia, presentaron una mejoría en la supervivencia en comparación con los pacientes tratados con dosis bajas. Los investigadores que realizaron este experimento clínico volvieron a evaluar hace poco a estos pacientes después de un seguimiento promedio de 11 años para determinar si los beneficios en la supervivencia de las dosis altas persistían. Dos años después del tratamiento, el 42% de los pacientes que recibieron las dosis altas de quimioterapia aún sobrevivía, en comparación con sólo el 20% de aquellos que recibieron dosis bajas. De forma similar, cinco años después del tratamiento, el 26% de los pacientes que recibieron dosis altas sobrevivió, en comparación con sólo el 8% de los pacientes que recibieron dosis bajas. Sin embargo, aunque los beneficios en la supervivencia con dosis altas de quimioterapia disminuían a través del tiempo, la supervivencia a 10 años después del tratamiento aún era alta en los pacientes que recibieron las dosis altas de quimioterapia.

Los resultados de estos estudios sugieren que las dosis altas de quimioterapia inicial parecen mejorar las tasas de supervivencia a largo plazo en los pacientes con CPCP limitada. Estos resultados enfatizan la importancia del mantenimiento de la intensidad de la dosis, indicando que la reducción de dosis debido a los efectos secundarios pueden impedir el logro de un resultado óptimo. Para obtener mayor información sobre las dosis altas de quimioterapia y el trasplante de células madre, diríjase a Trasplante de células madre.

Terapia biológica: Después del tratamiento del cáncer con quimioterapia, los pacientes, con frecuencia, logran una remisión completa (desaparición del cáncer que puede detectarse). No obstante, muchos pacientes en remisión experimentarán una recaída de su cáncer, debido a que no todas las células cancerosas fueron eliminadas. Los médicos se refieren a ello como un estado de “enfermedad residual mínima”. Muchos médicos consideran que aplicar un tratamiento adicional para el cáncer, cuando sólo unas pocas células cancerosas permanecen, representa la mejor oportunidad para prevenir que el cáncer retorne. Se están evaluando los agentes biológicos que trabajan de distintas formas para estimular el sistema inmunológico con el fin de prevenir o retardar la recaída. Entre los ejemplos de los agentes biológicos que pueden usarse para tratar el cáncer mínimo residual están las citocinas, vacunas y anticuerpos monoclonales. Con el fin de evaluar estos nuevos enfoques, se encuentra en curso un extenso experimento con la participación de varias instituciones, así como muchos experimentos clínicos pequeños.

Terapia genética: En la actualidad no existen terapias genéticas aprobadas para el tratamiento del cáncer pulmonar. La terapia genética se define como la transferencia de un nuevo material genético dentro de la célula para el beneficio terapéutico. Esto se puede conseguir mediante el reemplazo o la desactivación de un gen disfuncional, o mediante el reemplazo o la adición de un gen funcional dentro de la célula para que funcione con normalidad. La terapia genética se dirige a controlar el crecimiento rápido de las células cancerosas, a controlar el número de muertes por cáncer, o a hacer posible que el sistema inmunológico elimine las células cancerosas. Hoy en día se están realizando algunos estudios de terapia genética en los pacientes con cáncer pulmonar refractario. En caso de tener éxito, estas terapias podrían aplicarse a los pacientes con enfermedades en las etapas más tempranas.

Terapia fotodinámica: La terapia fotodinámica se encuentra en experimentación clínica en los pacientes
con CPCP limitado cuyo cáncer causa obstrucción endobranquial. La terapia fotodinámica trabaja mediante el uso de un agente fotosintetizador y luz. El agente fotosintetizador, por lo general, se compone de una porfirina, la cual es una sustancia que se presenta de forma natural en el organismo y que participa en una variedad de procesos biológicos. El agente fotosintetizador se inyecta en las venas del paciente dos horas antes de la cirugía. Durante este tiempo, el agente recolecta, en forma selectiva, las células con crecimiento rápido, como las células del cáncer. Durante la cirugía, el médico aplica cierta luz de onda larga mediante un vástago manual directo al lugar del cáncer y al tejido circundante. La energía de la luz activa el agente fotosintetizador, causando la producción de una toxina que se acumula en las células del cáncer y las destruye.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS