Investigación y Prevención

Información general

Cada día crece más el interés sobre la información de la prevención del cáncer y la exploración de las personas con un alto riesgo de manifestar cáncer. Tanto los médicos como los pacientes reconocen que el mejor “tratamiento” es, en primer lugar, prevenir de que ocurra o detectarlo temprano, cuando son mayores las posibilidades para tratarlo.

El cáncer pulmonar es el cáncer más común en el mundo y constituye una de las principales causas de muerte por cáncer, con 160.000 muertes por año en los Estados Unidos. Existen tres tipos principales de cáncer pulmonar. Los más comunes son el cáncer pulmonar de células no pequeñas y el cáncer pulmonar de células pequeñas, que juntos son responsables de más del 90% de todos los cánceres pulmonares. El mesotelioma maligno es un cáncer poco común que se manifiesta en los tejidos que comprenden el recubrimiento del pulmón.

La posibilidad de que una persona manifieste cáncer depende de factores genéticos y no genéticos. El factor genético es un rasgo hereditario incambiable, mientras que uno no genético es una variable en el medio ambiente de la persona que, con frecuencia, puede cambiarse. Entre los factores no genéticos pueden incluirse la dieta, el ejercicio o la exposición a otras sustancias presentes en su entorno. Estos factores no genéticos se denominan con frecuencia factores ambientales. Algunos factores no genéticos juegan el papel de facilitar el proceso de cambio que sufren las células de saludables a cancerosas (por ejemplo: la relación entre el hábito de fumar y el cáncer pulmonar), mientras que para otras clases de cáncer no se conocen correlaciones ambientales, pero se sabe que cuentan con una predisposición genética, es decir, que el riesgo de que una persona contraiga cierta clase de cáncer es mayor si un miembro de la familia tiene ese tipo de cáncer.

Factores hereditarios o genéticos

Aunque el cáncer pulmonar se asocia, sobre todo, con los factores ambientales, hay una evidencia que parece indicar que algunas personas presentan una predisposición genética para la enfermedad. Por ejemplo, las personas con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica parecen presentar un riesgo mayor de manifestar un cáncer pulmonar sin importar si fuman o no. Se encuentran en curso la investigación para definir los factores genéticos asociados con el cáncer del pulmón.

Factores ambientales o no genéticos

El cáncer del pulmón se asocia, sobre todo, con los factores ambientales, en especial, con el hábito de fumar. Muchos agentes ambientales se han asociado con la manifestación del cáncer del pulmón. Algunos son más fáciles de evitar que otros.

Cigarrillos: Existe mucha investigación que señala que las personas que fuman presentan un riesgo mucho mayor de manifestar cáncer pulmonar. Cerca del 85% de los casos de cáncer pulmonar diagnosticados cada año, se pueden asociar con el hábito de fumar. Con el tiempo, los cancerígenos de los cigarrillos lesionan las células en los pulmones y, a la larga, estas células lesionadas pueden llegar a ser cancerosas. Muchos factores contribuyen con el riesgo de los fumadores a manifestar cáncer pulmonar, como la edad de inicio del hábito de fumar, el número de años fumando, la profundidad de la inhalación y el número de cigarrillos fumados por día.

Cigarros y pipas: Las personas que fuman cigarros o pipas parecen tener un riesgo mayor de manifestar cáncer pulmonar, a pesar de que este riesgo parece ser menor que el de los fumadores de cigarrillo. De nuevo, el número de años fumando, la cantidad fumada, y la profundidad de la inhalación, juegan una función importante en cuanto a si el cáncer pulmonar se manifestará o no. Los investigadores han especulado que la razón para disminuir el riesgo entre los fumadores de cigarro y pipa, cuando se compara con los fumadores de cigarrillo, puede ser que los fumadores de pipa y cigarro no inhalan tan profundo como los fumadores de cigarrillo, debido a que el humo del cigarro tiende a ser más irritante. Los fumadores de cigarro tienden a fumar menos por día debido a que les toma de 1 a 2 horas fumarse un cigarro completo, mientras que toma menos de 10 minutos fumarse un cigarrillo.

Humo de tabaco en el ambiente (ETS, por sus siglas en inglés): La exposición al humo del tabaco en el ambiente (también conocidos como fumadores de segunda mano), se refieren, con frecuencia, como fumadores involuntarios o pasivos. La exposición prolongada a ETS se ha asociado con un mayor riesgo de manifestar cáncer pulmonar. Como los fumadores, los no fumadores que se exponen al ETS absorben nicotina y otros cancerígenos, sin embargo, estos cancerígenos son menos concentrados que si fueran inhalados de forma directa. Aún así, los cancerígenos del ETS presentan riesgos para la salud de los no fumadores. Los investigadores estiman que el ETS es responsable de cerca de 3.000 muertes por cáncer pulmonar cada año entre los no fumadores en los Estados Unidos. Además, los hijos de fumadores parecen presentar reducción de la función pulmonar y más infecciones del tracto respiratorio que los hijos de los no fumadores.

Enfermedades pulmonares: Algunas enfermedades pulmonares, incluida la tuberculosis (TB), se asocian con un mayor riesgo de manifestar cáncer pulmonar. Las enfermedades pulmonares dejan cicatrices en los tejidos de los pulmones que parecen incrementar la susceptibilidad al cáncer pulmonar.

Contaminación en el aire: A pesar de que la relación entre el cáncer pulmonar y la contaminación en el aire no se ha definido de manera clara, algunos investigadores indican que la exposición a ciertos contaminantes del aire se puede asociar con el cáncer pulmonar. Estos contaminantes del aire incluyen a los productos de la combustión de aceites fósiles, el escape del motor de los automotores y los motores diesel, las emisiones de los centros industriales y las plantas de poder.

Asbestos: Asbestos es el nombre general que se aplica a un grupo de minerales que se presentan de forma natural y forman fibras de asbesto, las cuales se utilizan en una variedad de aplicaciones como textiles, cemento, papel, pabilos, cuerdas, pisos, placas de cubierta, tanques para agua, ropa a prueba de fuego, empaques y recubrimiento para frenos.

Las fibras de asbestos se parten fácil en partículas. Cuando se inhalan, estas partículas de polvo se pueden depositar en los pulmones, ocasionando un riesgo mayor de cáncer pulmonar. Se estima que desde que empezó la Segunda Guerra Mundial, cerca de 8 millones de personas se han expuesto a los asbestos en sus lugares de trabajo. Casi un 5% de los casos del cáncer del pulmón diagnosticados cada año son causados por los asbestos.

Estudios clínicos han demostrado que las personas que se exponen a grandes cantidades de asbesto presentan 5 veces más riesgos de manifestar cáncer pulmonar que los que no se exponen. Además, las personas que fuman y se exponen a los asbestos presentan un riesgo aún mayor. Los estudios muestran que los fumadores que se exponen a los asbestos son 90 veces más propensos a manifestar cáncer pulmonar que las personas que no fuman ni se exponen a los asbestos.

El asbesto también incrementa el riesgo de manifestar mesotelioma, que es un tipo poco común de cáncer que se manifiesta en el recubrimiento de los pulmones. El mesotelioma puede resultar de la vecindad o la exposición a un ambiente de asbestos, exposición en el trabajo o contacto con polvo de asbesto en el hogar. Las tasas de mesotelioma llegaron a su pico para las personas nacidas alrededor de 1910 y han declinado de forma regular con el tiempo. En la actualidad, hay alrededor de 2.000 casos de mesotelioma cada año, que es, sobre todo, un cáncer relacionado con el asbesto; sólo una fracción de los casos de mesoteliomas no está relacionada con la exposición a
l asbesto. Las personas involucradas en la construcción de barcos en la Segunda Guerra Mundial, presentaron un riesgo mayor de mesotelioma. De hecho, en muchas áreas de construcción de barcos como Virginia, Inglaterra, Gales y Japón, presentaron tasas altas de mesotelioma. Además, los trabajadores con una exposición alta al asbesto, traen el polvo a sus hogares en la ropa, el cabello y la piel, exponiendo a los miembros de su familia y colocándolos en un riesgo alto de manifestar mesotelioma. El fumar no parece incrementar el riesgo de manifestar mesotelioma.

Radón: El radón es un cancerígeno que puede causar lesión a los pulmones y, a la larga, conducir hacia el cáncer pulmonar. Se estima que el radón es responsable de cerca del 10% de los casos de cáncer del pulmón diagnosticados cada año. Las personas que fuman y están expuestas al radón, presentan un mayor riesgo de manifestar cáncer pulmonar. La mayoría de las muertes por cáncer asociadas al radón se presentan entre fumadores.

El radón es un gas radioactivo invisible presente de forma natural en los terrenos y las rocas y se puede infiltrar en los hogares y en otras construcciones. En situaciones donde la ventilación es limitada, el radón se puede acumular en la atmósfera y conducir a niveles altos de exposición. Las personas que trabajan en las minas se exponen, con frecuencia, a los niveles más altos de concentración de radón, que la población en general. Sin embargo, el radón se puede presentar en muchos hogares. Alguna áreas geográficas presentan concentraciones altas de radón, pero el radón también se puede infiltrar dentro de los hogares en las áreas geográficas que no se consideran de riesgo alto. Cuando la ventilación es limitada en los sótanos para conservar energía, el radón se puede infiltrar desde el terreno dentro del sótano y acumularse en el área poco ventilada.

Prevención

El cáncer es una enfermedad cuya posibilidad de prevención es muy grande. Dos terceras partes de la muertes por cáncer en los Estados Unidos están relacionadas con el uso del tabaco, por las dietas pobres, la obesidad y la falta de ejercicio. Todos estos factores pueden modificarse. Sin embargo, todavía se menosprecia la posibilidad de prevenir el cáncer mediante cambios en el estilo de vida. Se encuentran en curso investigaciones para determinar las causas del cáncer pulmonar y hallar las formas para prevenirlo. Evitar los factores ambientales puede ayudar a prevenir el cáncer pulmonar. En particular, la abstención del hábito de fumar es un factor importante en la prevención del cáncer pulmonar.

Radón: La única manera de determinar si una casa presenta niveles elevados de radón, es realizando una prueba. Los propietarios de los hogares pueden comprar un equipo diseñado para probar los niveles de radón en sus casas. La ubicación geográfica no constituye un buen indicador de los niveles de radón. Los hogares que se localizan en la misma área presentan, con frecuencia, diferentes niveles interiores de radón. Hay muchos factores que contribuyen a incrementar los niveles de radón, incluidos la composición del terreno bajo y alrededor de la casa y las condiciones de ventilación. Además, la presión barométrica y la precipitación, pueden causar que los niveles de radón varíen con el tiempo. Debido a las variaciones en los niveles de radón, los propietarios pueden utilizar pruebas de medición a largo y corto plazo de los niveles de radón en sus hogares. Las pruebas son sencillas y no son costosas. Por lo general, un oficial de radón, local o estatal, puede ayudar a los propietarios en la selección de la prueba. Si se detectan niveles elevados de radón en la casa, el propietario necesitará seguir unos pasos para reducir los niveles de radón. Cuando se enfoca y se corrige el problema de radón, el riesgo es eliminado de forma permanente.

Asbestos: En algún momento, casi todos hemos estado expuestos a los asbestos. Los asbestos se utilizan de forma amplia y se pueden encontrar en pequeñas cantidades en una variedad de productos. Además, la degradación de los productos de asbesto, como los depósitos naturales de la fibra, puede causar la liberación de las partículas de asbesto en el medio ambiente.

Tres agencias son las responsables de la regulación del uso de los productos de asbesto y de la exposición que es causada al público en general. La Agencia de Protección Ambiental ( Environmental Protection Agency, EPA), regula los asbestos en las construcciones, en el agua potable y en el medio ambiente. La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo ( Consumer Product Safety Commission CPSC) regula los asbestos en los productos de consumo. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por siglas en inglés), monitoriza la contaminación de los asbestos en los alimentos, los medicamentos y los cosméticos.

Aún así, las personas pueden estar expuestas a los asbestos en el trabajo o en otros medios. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA) tiene regulaciones para los empleadores con respecto al tratamiento de la exposición a los asbestos en los sitios de trabajo. Además, la Mine Safety and Health Administration, MSHA regula la seguridad en las minas. Por lo general, los trabajadores se dotan con equipos de protección e instrucciones con respecto a las prácticas de trabajo y procedimientos de seguridad. Para casos individuales respecto a la exposición a los asbestos en el trabajo, se puede analizar las precauciones de seguridad con los empleadores o requerir información de OSHA. Las personas que se encuentran o han estado expuestas a los asbestos, deben abstenerse de fumar.

Alimentación: La alimentación es un área muy propicia en que tanto las personas como la sociedad en general pueden intervenir de forma inmediata para reducir el riesgo de padecer algún tipo de cáncer. Numerosos estudios proporcionan un caudal de información, con frecuencia contradictoria, acerca de los factores perjudiciales y protectores con que cuentan los diferentes alimentos.

Existe una evidencia convincente de que el exceso de grasa en el organismo incrementa mucho el riesgo de padecer varios tipos de cáncer. Aunque mucha de la información nutricional en relación al cáncer está en contra de una dieta rica en grasa, el verdadero culpable puede ser el exceso de calorías. Los estudios demuestran que existe una pequeña relación, si acaso la hay, entre la grasa del organismo y la composición de la grasa de la dieta. Estos estudios muestran que el consumo de un exceso de calorías provenientes tanto de las grasas como de los carbohidratos produce el mismo resultado de exceso de grasa en el organismo. La forma ideal para evitar el exceso de grasa en el organismo es limitar el consumo de calorías y/ o equilibrar el consumo calórico con bastante ejercicio.

No obstante, es importante limitar el consumo de grasas, ya que las evidencias aún apoyan la relación que existe entre el cáncer y las grasas poliinsaturadas, saturadas y animales. Los estudios muestran de manera específica, que un alto consumo de carnes rojas y de productos lácteos, puede incrementar el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Una estrategia para cambiar de forma positiva los hábitos alimenticios es reemplazar las carnes rojas por el pollo, el pescado, las nueces y las legumbres.

El alto consumo de frutas y de vegetales también se asocia con la reducción del riesgo de padecer, al menos, diez diferentes clases de cáncer, lo cual puede ser el resultado de factores potencialmente protectores, como los carotenoides, el ácido fólico, la vitamina C, los flavonoides, los fitoestrogenos y los isotiocianatos, a los que en conjunto se les conoce como antioxidantes.

Existe una fuerte evidencia de que el consumo de alcohol de moderado a alto también incrementa el riesgo de padecer ciertos tipos de cánc
er. Entre las razones para explicar esta relación puede ser que el alcohol interfiere con la disponibilidad del ácido fólico. El alcohol combinado con el tabaco crea un riesgo aún mayor.

Ejercicio: Los altos niveles de actividad física pueden reducir la incidencia de algunos tipos de cáncer. De acuerdo a investigadores de la Universidad de Harvard, si la totalidad de la población incrementara sus niveles de actividad física y trotaran 30 minutos por día (o gastaran la energía equivalente en otra actividad), se podría observar un 15% de reducción en la incidencia del cáncer del colon.

Exploración y detección temprana

Para muchos tipos de cáncer, el progreso logrado en las áreas de exploración y tratamiento es prometedor para la detección temprana y lograr tasas altas de curación. El término exploración se refiere al uso regular de ciertos exámenes o pruebas en las personas que no presentan síntomas de cáncer, pero que están bajo alto riesgo de padecerlo. Tener un alto riesgo de padecer un tipo de cáncer significa que se poseen ciertas características o exposiciones, denominadas factores de riesgo, que hacen a una persona más propensa a manifestar esa clase de cáncer que otras personas que no poseen estos factores. Los factores de riesgo son distintos para cada tipo de cáncer. Es importante conocer estos factores de riesgo porque: 1) algunos factores de riesgo pueden cambiarse (como el hábito de fumar o los hábitos alimenticios), con lo que se disminuye el riesgo de manifestar el cáncer asociado; y 2) las personas que tienen un riesgo alto de manifestar cáncer pueden someterse a medidas de exploración recomendadas para ese tipo de cáncer. Los investigadores continúan estudiando cuáles características o exposiciones se asocian con el incremento de riesgo para varios cánceres, lo que permite el uso de estrategias de prevención, detección temprana y tratamiento más efectivas.

Ningún procedimiento exploratorio para el cáncer pulmonar ha demostrado disminuir las muertes por cáncer pulmonar. Por esta razón, una exploración de rutina para el cáncer pulmonar no es efectiva en relación al costo. Sin embargo, a pesar del hecho de no reducir el número de muertes por cáncer pulmonar, algunos procedimientos exploratorios son efectivos en detectar el cáncer pulmonar en las etapas tempranas. La detección temprana del cáncer pulmonar conduce a mejores posibilidades de curación. Por lo tanto, aunque una exploración para el cáncer pulmonar, por lo general, no se considera efectiva con relación al costo, las personas que fuman y/ o se encuentran en un riesgo alto de manifestar cáncer pulmonar podrían querer someterse a una exploración.

En la actualidad, no existe consenso sobre la mejor forma de explorar el cáncer pulmonar. A través del tiempo, los médicos han utilizado pruebas de imagen y citología de esputo para detectar el cáncer pulmonar. Aunque los procedimientos nuevos de exploración se evalúan y refinan, estos métodos aún se utilizan mucho.

Rayos X de tórax: Por mucho tiempo, los rayos X se han utilizado como un método preliminar para detectar el cáncer pulmonar. Investigadores japoneses han tenido algunos éxitos en mejorar las tasas de supervivencia del cáncer pulmonar con el uso masivo cada año de los rayos X del tórax en las poblaciones con un riesgo alto. Algunos investigadores indican que los rayos X del tórax, combinado con la citología de esputo, son efectivos en la detección temprana del cáncer. Aunque las pruebas parecen efectivas en la detección del cáncer pulmonar, no hay un gran número de investigaciones que apoyen el uso de rutina de estos procedimientos, ya que no parecen reducir las tasas de mortalidad por cáncer pulmonar.

Topografía computarizada o exploración TC: La exploración TC es una técnica para la imagen de los órganos y los tejidos del cuerpo, durante la cual los rayos X transmitidos se convierten en imágenes detalladas utilizando una computadora que sintetiza los datos de rayos X. La exploración TC se realiza con una gran máquina localizada fuera del organismo que puede rotar y capturar las imágenes detalladas de los colorantes y de los tejidos dentro del organismo. Este método es más sensible y preciso que los rayos X del tórax.

Citología de esputo: La citología de esputo es un procedimiento que se utiliza para examinar el moco expulsado de los pulmones o conductos respiratorios mediante la tos. El moco se examina bajo el microscopio para detectar células cancerosas.

Estrategias para mejorar la exploración y la prevención

La investigación de los procedimientos efectivos de exploración para el cáncer del pulmón continúa. El potencial para la detección temprana y para las tasas altas de curación se incrementa con el advenimiento de técnicas exploratorias más refinadas. En un esfuerzo por proporcionar más opciones de exploración y, quizás, estrategias de prevención más efectivas, los investigadores continúan con la creación de nuevas técnicas para la exploración y para la detección temprana del cáncer.

Exploración TC en espiral: Esta clase de exploración es una versión nueva y mejor de la antigua exploración TC, en la que el paciente yace en una mesa que pasa a través de una máquina TC, la cual rota alrededor del paciente. La computadora combina luego las imágenes para crear un modelo tridimensional de los pulmones, lo que permite a los médicos visualizar cualquier área potencial en cuestión, desde un número infinito de ángulos y detectar cambios sutiles en forma y contorno.

En estudios recientes, la exploración TC en espiral ha probado su efectividad en la detección de tumores tan pequeños como de 1 a 2 milímetros. La investigación ha demostrado que hay un descenso en la tasa de curación por cada milímetro que se incremente el tamaño del tumor. Por lo tanto, el uso de la exploración TC en espiral, con el objetivo de hallar cánceres menores de 1 cm, son una promesa para el diagnóstico del cáncer pulmonar en la etapa temprana.

Además, la exploración TC en espiral puede detectar el enfisema de forma temprana. En un estudio clínico reciente, el Early Lung Cancer Action Program (ELCAP) evaluó el beneficio de utilizar dosis bajas de exploración TC en espiral. Los resultados indicaron que esta exploración puede detectar el cáncer y la enfisema en las etapas tempranas. El resultado inesperado de este diagnóstico temprano de enfisema fue que muchos fumadores en este estudio dejaron de fumar después de saber que padecían de enfisema.

Por lo tanto, las dosis bajas de exploración TC en espiral muestra un potencial en la detección temprana del cáncer pulmonar en las personas con un riesgo alto y promete mejores tasas de curación. Estudios adicionales determinarán la validez de estos resultados. Entre tanto, las personas con un riesgo alto de manifestar cáncer pulmonar, podrán querer someterse a una exploración TC en espiral a pesar del hecho de que esta prueba aún no la cubre el seguro.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS