Cáncer Reincidente de Tiroides

Cáncer recidivante de tiroides

Perspectiva

El cáncer de tiroides que ha regresado después del tratamiento se denomina enfermedad recidivante. La mayoría de los casos de cáncer recidivante de tiroides se producen en la región del cuello, pero algunos también tienen metástasis a distancia o cáncer que se ha extendido a localizaciones lejanas del cuerpo. La localización más frecuente de metástasis a distancia es el pulmón.

Acerca de esta información sobre tratamiento

Lo siguiente es una perspectiva general del tratamiento del cáncer recidivante de tiroides. El tratamiento del cáncer puede constar de tratamiento con yodo radiactivo, cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación de estas técnicas de tratamiento. La combinación de dos o más de estas técnicas de tratamiento se ha convertido en un planteamiento importante para aumentar la probabilidad de curación y prolongar la supervivencia de los pacientes.

En algunos casos, la participación en un ensayo clínico con terapias nuevas, innovadoras, puede aportar el tratamiento más prometedor. Algunos tratamientos que pueden estar disponibles a través de ensayos clínicos se comentan en la sección titulada Estrategias para mejorar el tratamiento.

Las circunstancias exclusivas de la situación de cada paciente pueden influir en el tratamiento o tratamientos que se utilizan. Los posibles beneficios de la asistencia multimodalidad, de la participación en un ensayo clínico o del tratamiento estándar deben sopesarse cuidadosamente con los posibles riesgos. La información de este sitio web está pensada para ayudar a educar a los pacientes sobre sus opciones de tratamiento y facilitar un proceso de toma de decisiones mutuo o compartido con su médico responsable de tratarle el cáncer.

Tratamiento del cáncer recidivante de tiroides

El tratamiento del cáncer recidivante de tiroides depende de muchos factores, incluido el tratamiento previo, el tipo de célula que ahora es cancerosa, si las células responderán al tratamiento con yodo radiactivo, el lugar de la recidiva y otras consideraciones individuales.

La cirugía a menudo es un componente clave del tratamiento para el cáncer de tiroides recidivante, seguida por los tratamientos repetidos con yodo radactivo.

Sin embargo, algunos pacientes con enfermedad recidivante son resistentes al tratamiento con yodo radiactivo, lo que significa que sus células tiroideas no captan el yodo. Los tratamientos son más limitados para estos pacientes y pueden beneficiarse de participar en un ensayo clínico que evalúa planteamientos nuevos e innovadores para el tratamiento del cáncer de tiroides.

Cirugía

Si a los pacientes con cáncer recidivante de tiroides no se les había extirpado ya el tiroides, probablemente se someterán a una tiroidectomía total para extirpar el resto de su tiroides y cualquier otro cáncer en la región del cuello. Los pacientes a los que se les ha extirpado el tiroides a menudo tienen con frecuencia recidiva del cáncer en la región del cuello y se someterán a cirugía para extirparles la mayor parte posible del cáncer.

Tratamiento con yodo radiactivo

El yodo es una sustancia natural que utiliza la glándula tiroides para producir hormona tiroidea. La forma radiactiva del yodo la recoge la glándula tiroidea de la misma forma que el yodo no radiactivo. Como la glándula tiroidea es la única área del cuerpo que utiliza el yodo, la radiación no se concentra en ninguna otra área del cuerpo. El yodo radiactivo que no es captado por las células tiroideas se elimina del cuerpo, fundamentalmente por la orina. Por tanto, es una forma segura y eficaz de estudiar y tratar los problemas tiroideos.

Las investigaciones indican que el tratamiento con yodo radiactivo mejora la supervivencia en pacientes con cáncer tiroideo que se ha extendido a los ganglios linfáticos próximos o a localizaciones distantes del cuerpo.

Estrategias para mejorar el tratamiento del cáncer de tiroides

El desarrollo de tratamientos más eficaces para el cáncer exige que se evalúen terapias nuevas e innovadoras con pacientes con cáncer. Los ensayos clínicos son estudios que evalúan la eficacia de nuevos fármacos o estrategias de tratamiento. El progreso futuro en el tratamiento del cáncer recidivante de tiroides se producirá por la evaluación continuada de nuevos tratamientos en ensayos clínicos.

Los pacientes pueden conseguir acceso a mejores tratamientos participando en un ensayo clínico. La participación en un ensayo clínico también contribuye al conocimiento por parte de la comunidad del cáncer del tratamiento óptimo y puede conducir a tener mejores tratamientos estándar. Los pacientes que estén interesados en participar en un ensayo clínico deben comentar los riesgos y beneficios de los ensayos clínicos con sus médicos. Entre las áreas de investigación activa dirigidas a mejorar el tratamiento del cáncer recidivante de tiroides están las siguientes:

Cirugía para extirpar las metástasis: Se ha demostrado que la cirugía para extirpar las metástasis del cáncer de tiroides beneficia a algunos pacientes. En un ensayo clínico, se extirparon las metástasis del cáncer de tiroides del mediastino (área detrás del esternón), el pulmón, el hueso, los riñones y el cerebro de 29 pacientes con cáncer de tiroides avanzado. Todos los pacientes se trataron también con múltiples tratamientos con yodo radiactivo. Se usaron radioterapia externa, quimioterapia y otras medidas para aliviar los síntomas del cáncer.

Quimioterapia: La quimioterapia utiliza fármacos que matan células en división rápida, un rasgo distintivo del cáncer. La quimioterapia del cáncer puede consistir en fármacos únicos o combinaciones de fármacos. Puede administrarse a través de una vena, inyectarse en una cavidad corporal o administrarse por vía oral en forma de pastilla. La quimioterapia es diferente de la cirugía o la radioterapia porque los fármacos que luchan contra el cáncer circulan por la sangre a partes del cuerpo a las que el cáncer puede haberse extendido y pueden matar o eliminar células cancerosas en lugares a grandes distancias del cáncer original. Como consecuencia de ello, la quimioterapia se considera un tratamiento sistémico.

Los médicos han observado que la quimioterapia puede ayudar a aliviar los síntomas de cáncer de tiroides avanzado y puede aumentar la supervivencia de algunos pacientes.

Radioterapia de intensidad modulada (IMRT): La IMRT permite administrar la radiación de forma más precisa con el uso de las siguientes técnicas avanzadas:

  • Estudios tridimensionales del cáncer ayudan a determinar dónde debe dirigirse la radiación.
  • Un dispositivo rotatorio administra la radiación desde todos los puntos alrededor del cáncer, en lugar de desde sólo unos pocos puntos, como ocurre con la radioterapia convencional.
  • Unos dispositivos de bloqueo especiales – llamados hojas – dirigen la radiación lejos de los órganos sensibles y hacia el cáncer.

La IMRT parece reducir la probabilidad de lesión a las estructuras sanas del cuerpo que están próximas al cáncer, mientras que se administran dosis más altas de radiación al cáncer. En el tratamiento del cáncer de tiroides, esto significa que las células sensibles del área del cuello – como las células que tapizan la garganta – pueden evitar los daños por irradiación, reduciendo los efectos secundarios y mejorando la calidad de vida.

Los hallazgos preliminares comunicados por investigadores de Nueva York sugieren que la IMRT es un tratamiento eficaz para casos seleccionados de cáncer de tiroides. Sin embargo, se necesita investigación a largo plazo para confirmar estos hallazgos.  La IMRT podría estar disponible a través de un ensayo clínico.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS