Cáncer del colon en la etapa III

Información general

Después de la extirpación quirúrgica del cáncer del colon, éste se clasifica como la etapa III (C) si el reporte final de patología muestra que el cáncer ha penetrado en la pared del colon dentro de la cavidad abdominal, e invade los ganglios linfáticos locales pero no se detecta en otras partes del cuerpo. El adenocarcinoma del colon etapa III (C) es un cáncer común y curable. Dependiendo de las características del cáncer, el 40-50% de los pacientes se curan, después de una cirugía, sin evidencia de recurrencia.

A pesar de ser eliminado completamente a través de cirugía, la mitad de los pacientes con carcinoma del colon en la etapa III experimentan recurrencia. Esto se debe a la presencia de pequeñas cantidades de cáncer que se han diseminado más allá del colon, llamados micrometástasis. Es importante tener en cuenta que muchos pacientes con etapa III tienen micrometástasis que no fueron eliminados mediante cirugía. Estas células cancerosas no pueden ser detectadas con ninguno de los exámenes disponibles en la actualidad. Se necesita un tratamiento efectivo para limpiar el cuerpo de micrometástasis para poder mejorar las probabilidades de cura logradas con la cirugía. Actualmente se están haciendo esfuerzos para encontrar tal terapia.

A continuación se presenta una visión general del tratamiento para cáncer del colon. El tratamiento puede consistir en cirugía, radiación, quimioterapia, terapia biológica o una combinación de estas técnicas. Los tratamientos combinados utilizan dos o más técnicas y son reconocidos cada vez más por su importancia al incrementar las probabilidades de curación o prolongar la supervivencia de los pacientes. En algunos casos, la participación en un ensayo clínico que utilice nuevas terapias innovadoras, puede proporcionar el tratamiento más promisorio. Las circunstancias únicas de cada paciente pueden influenciar en la aplicación de tratamientos y en si el paciente decide o no recibir el tratamiento. Los beneficios potenciales de la atención combinada, la participación en un ensayo clínico o los tratamientos estándar deben ser sopesados cuidadosamente frente a los riesgos potenciales. La información que se encuentra en este sitio web está destinada a ayudar en la educación de los pacientes sobre las opciones de tratamiento y facilitar el proceso de decisión.

Quimioterapia adyuvante

La administración de un tratamiento para el cáncer después del tratamiento local con cirugía se conoce como terapia “adyuvante” y puede incluir quimioterapia, terapia con radiación y/ o terapia biológica. En experimentos clínicos, se comparó a pacientes con cáncer del colon en la etapa III o C, tratados con una quimioterapia adyuvante con base en fluorouracil, con pacientes que no recibieron la terapia adyuvante, y se demostró una mejoría consistente en la supervivencia general y sin reincidencia para los pacientes tratados con quimioterapia adyuvante.

Se ha demostrado que el fluorouracil más leucovorin en dosis baja previene la recaída tumoral y mejora la supervivencia en un 10 a 15 por ciento en pacientes con cáncer de colon en etapa III. Cuando se comparó a fluorouracil más leucovorin (FU/LV) con fluorouracil más levamisol (FU/LEV), y FU/LV más LEV, los resultados indicaron que los pacientes que recibieron FU/LV se vieron libres de la enfermedad por un periodo de tiempo ligeramente más largo que los que recibieron FU/LEV. Además, la adición de LEV a FU/LV no parecía proveer ningún beneficio adicional sobre el tratamiento con FU/LV. En conjunto, estos resultados indican que el tratamiento de quimioterapia adyuvante con fluorouracil/leucovorin  durante 6 meses luego de la resección quirúrgica del cáncer de colon en etapa III (C) claramente mejora la oportunidad del paciente de curarse y su supervivencia general con efectos secundarios mínimos por el tratamiento.

Otros regímenes de quimioterapia adyuvante han demostrado actividad anticancerígena equivalente a la del fluorouracil y leucovorin; sin embargo, ninguna ha producido resultados superiores.  Además, estos otros regímenes usualmente usan dosis más altas de medicamentos de quimioterapia con un aumento en los efectos secundarios asociados, o una duración de tratamiento más larga (12 meses).  Los resultados reportados en la reunión del 2004 de la American Society of Clinical Oncology indican que 5-FU/LV más Camptosar® (irinotecan), un régimen que ha demostrado mejores resultados comparados con 5-FU/LV en cáncer de colon avanzado, no proveyó más beneficios que 5-FU/LV en pacientes con cáncer de colon en etapa III.

Eloxatin® (oxaliplatin): Eloxatin® es un medicamento de quimioterapia basado en platino que fue aprobado para el tratamiento del cáncer de colon avanzado a principios de 2004. Un estudio publicado a mediados de 2004 demostró que un régimen que consiste en Eloxatin®/5-FU/LV (FOLFOX) mejoró la supervivencia libre de enfermedad por encima del 5FU/LV en el tratamiento adyuvante de pacientes que se habían sometido a resección curativa de cáncer de colon de etapa II o III. Este ensayo involucró a 2,246 pacientes, la mitad de los cuales fueron tratados con Eloxatin® más 5-FU/LV y la otra mitad con 5-FU/LV Los pacientes que recibieron Eloxatin® experimentaron menos eventos relacionados al cáncer y aproximadamente un 78 por ciento se mantuvo libre de enfermedad por 3 años o más, comparado a con el 73 por ciento que no recibió Eloxatin®.

Tratamiento de personas en edad avanzada

El gran porcentaje de los pacientes con cáncer del colon tiene 65 años o más. Algunas veces, estos pacientes no reciben un tratamiento óptimo pues sus médicos son reacios a tratar a los pacientes de edad avanzada de la misma forma que su contraparte más joven, debido a la percepción de intolerancia a la terapia.

Hace poco, investigadores analizaron los datos de 7 experimentos clínicos separados que se realizaron para evaluar la quimioterapia adyuvante en los pacientes con cáncer del colon en las etapas II ó III. Los pacientes se dividieron en cuatro grupos de acuerdo a la edad: 50 años y menores, 51 a 60 años, 61 a 70 años y 70 años y mayores. En estos experimentos, los pacientes se trataron con sólo cirugía o cirugía seguida por una quimioterapia adyuvante consistente de 5-fluorouracil (5-FU) más Leucovorin o 5-FU más Levamisole. Cinco años después del tratamiento, la tasa de supervivencia general fue de 71% para los pacientes tratados con quimioterapia adyuvante frente a sólo 64% para los tratados con sólo cirugía. No se presentaron diferencias en las tasas de supervivencia entre los grupos por edades. La incidencia de efectos secundarios por la quimioterapia no se incrementó en los de edad avanzada, excepto por un experimento clínico que reportó una alta tasa de leucopenia (bajos niveles de glóbulos blancos en la sangre) en el grupo de edad avanzada. El análisis de esta gran suma de datos confirma que los pacientes con cáncer del colon en edad avanzada, que por otra parte gozan de buena salud, mejoran su supervivencia con la quimioterapia adyuvante y toleran este régimen de tratamiento tan bien como los más jóvenes.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El desarrollo de tratamientos más efectivos contra el cáncer requiere que se evalúen nuevas e innovadoras terapias con pacientes que sufren de cáncer. Los ensayos clínicos son estudios que evalúan la efectividad de nuevos medicamentos o estrategias de tratamiento. El progreso del tratamiento de cáncer de colon en etapa III será el resultado de la evaluación continua de nuevos tratamientos. La participación en un ensayo clínico puede ofrecer a pacientes acceso a mejores tratamientos para este cáncer. Los pacientes que tienen interés en participar en un ensayo clínico deben de discutir los riesgos y beneficios con su médico. Las áreas de exploración activa para mejorar el tratamiento de cáncer de colon en etapa III incluyen lo siguiente:

Nuevas Terapias Adyuvantes

Varias terapias biológicas demuestran actividad promisoria para el tratamiento del cáncer de colon.  La investigación clínica para evaluar nuevas terapias anticancerígenas para su uso como tratamiento adyuvante es continua.   Avastin™ (bevacizumab) y Erbitux™ (IMC-225) son terapias biológicas que han demostrado tasas de respuesta mejoradas y supervivencia prolongada en el tratamiento de pacientes con cáncer de colon avanzado. Estos medicamentos fueron aprobados por la FDA para el tratamiento del cáncer de colon avanzado a principios de 2003, y podrían estar disponibles para los pacientes con enfermedad en etapa III a través de la participación en un ensayo clínico.

Avastin™ (bevacizumab): Avastin™ es un nuevo tipo de medicamento conocido como inhibidor de la angiogénesis. La angiogénesis es el proceso de desarrollar nuevos vasos sanguíneos.  Las células de cáncer requieren de alimento, oxígeno y proteínas para poder crecer y esparcirse.  Los nuevos vasos sanguíneos son necesarios para suministrar estos esenciales componentes del crecimiento celular.

La inhibición de la angiogénesis es una creciente área de la investigación del cáncer.  Dos proteínas claves que se necesitan para el proceso de angiogénesis se conocen como factores de crecimiento endotelial vascular (VEGF) y metaloproteinasas de matriz (MMPs).  Los VEGF causan que las células del endotelio (las células que forman la parte más interna de los vasos sanguíneos) se repliquen y migren de vasos sanguíneos existentes al cáncer.  Las células del endotelio secretan MMPs, que crean una apertura en los tejidos existentes alrededor del cáncer, permitiendo que las células del endotelio se muevan cerca del cáncer y formen nuevos vasos sanguíneos para “alimentar” el cáncer.  Los investigadores han estado evaluando métodos de tratamiento dirigido que impiden o reducen los efectos de los VEGF, y por lo tanto, ralentizan la progresión del cáncer.

Avastin™ produce su efecto anti-angiogénico al unirse a los VEGF, inhibiendo o reduciendo el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que son necesarios para el crecimiento celular del cáncer. Dos estudios han demostrado que la adición de Avastin™ al tratamiento de quimioterapia estándar mejora la supervivencia y el tiempo para la progresión del cáncer en pacientes con cáncer colorrectal metastático.

Erbitux™ (IMC-225): Erbitux™ es un anticuerpo monoclonal, que consiste en una proteína que ha sido fabricada en un laboratorio para unirse a sitios específicos en las células del cáncer. Erbitux™ se une al receptor del factor de crecimiento epidermal (EGFR) para que los factores de crecimiento no puedan ligarse al EGFR. Ultimadamente, esto ralentiza o detiene el proceso de crecimiento de las células de cáncer que expresan EGFR en su superficie.  Además, Erbitux™ parece aumentar la actividad anticancerígena de los agentes quimioterapéuticos a través de procesos biológicos aún no comprendidos.

Los resultados de un ensayo clínico reciente indican que Erbitux™ en adición al medicamento de quimioterapia Camptosar® mejora la supervivencia de los pacientes con cáncer colorrectal que ya no responden al tratamiento estándar (Camptosar®5-FU/LV). La adición de Erbitux™ a este régimen de tratamiento no causó ningún efecto secundario notable.

Manejo de los efectos secundarios (atención de apoyo): Los tratamientos diseñados para prevenir o controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento se conocen como atención de apoyo.  Los efectos secundarios no sólo causan incomodidad a los pacientes, sino que también pueden prevenir el suministro de la terapia en su dosis y momento planeados.  Para poder lograr resultados óptimos del tratamiento y mejorar la calidad de vida, es imperativo que el tratamiento se suministre según se planificó y que los efectos secundarios resultantes del cáncer y su tratamiento se manejen apropiadamente.  Para más información, vaya a Manejo de los efectos secundarios.

Mejoras en la necesidad de predecir la terapia adyuvante: A pesar de que la clasificación por etapas es importante para determinar el tratamiento apropiado, las pruebas actuales no son tan confiables para predecir si los pacientes recaerán si no reciben una quimioterapia adyuvante o una quimioradioterapia. El ultrasonido Doppler se usa para medir el flujo de sangre en la arteria del hígado (arteria hepática) y el flujo total del hígado en los pacientes con el cáncer rectal. Esta medición es útil ya que las anormalidades que se presentan en el flujo sanguíneo de la arteria hepática puede usarse para detectar de forma temprana una metástasis de cáncer en el hígado. Esta técnica en particular es importante para los pacientes con el cáncer colorrectal, ya que la estrategia actual no permite a los médicos predecir cuál de los pacientes experimentará una reincidencia. En un estudio clínico reciente, 120 pacientes con cáncer colorrectal se sometieron a una cirugía curativa. En 49 pacientes con una perfusión Doppler normal antes de la cirugía, la tasa de supervivencia sin reincidencia del cáncer fue de 89%. En 73 pacientes que presentaron valores anormales, sólo el 22% sobrevivió sin reincidencia del cáncer. Este estudio sugiere que la perfusión Doppler puede ayudar a identificar a los pacientes que necesiten un tratamiento adicional para mejorar los resultados a largo plazo.

Terapia de modificadores biológicos: Los modificadores de la respuesta biológica son sustancias sintetizadas, o que se presentan de forma natural que dirigen, facilitan o mejoran las defensas inmunológicas normales del organismo. Estos modificadores incluyen interferones, interleucinas y anticuerpos monoclonales. Se encuentran en curso estudios clínicos para determinar si éstos y otros agentes pueden mejorar las tasas de supervivencia cuando se usan en forma individual o en combinación con la quimioterapia. Por ejemplo, el interferón se ha combinado con fluorouracil y leucovorin para el tratamiento del cáncer del colon. La adición de interferón al fluorouracil/ leucovorin no ha mejorado la supervivencia o disminuido el riesgo de recaída comparado con sólo fluorouracil y leucovorin.

Vacunas: El objetivo de las vacunas es ayudar al sistema inmunológico del paciente a eliminar el cáncer mediante la activación de las células inmunológicas del paciente contra el cáncer y/ o mediante la administración de toxinas. Las vacunas se producen a partir de una variedad de substancias que a menudo incluyen las células cancerosas extirpadas del paciente. Entre las dificultades en la preparación de las vacunas está el que las células cancerosas de los pacientes deben procesarse rápido después de la cirugía. Por consiguiente, los pacientes y sus cirujanos deben prepararse con anticipación para asegurarse de que las células cancerosas extirpadas puedan manejarse con propiedad para la preparación de la vacuna. Se continúa la evaluación de las vacunas en experimentos clínicos y han demostrado mejorar la supervivencia en ciertos pacientes con el cáncer del colon.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS