Cáncer esofágico reincidente

Cáncer esofágico reincidente

Información general

Los pacientes con cáncer esofágico reincidente presentan un cáncer que ha retornado después del tratamiento primario.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento del cáncer esofágico reincidente. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en los pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

En la actualidad no hay terapias curativas estándar para el tratamiento del cáncer esofágico reincidente. El síntoma predominante del cáncer esofágico es la disfagia, la cual es simplemente una dificultad para la deglución de líquidos y alimentos. Existen tratamientos específicos que se pueden administrar para lograr resultados benéficos a corto plazo y para mejorar la nutrición. Hoy en día los enfoques de tratamiento se dirigen sobre todo a controlar los síntomas y a prolongar la supervivencia de los pacientes. Para lograr resultados óptimos, se están utilizando varias opciones de tratamientos, solas o con combinaciones.

Cirugía paliativa

Los pacientes que presentan cáncer reincidente después de la quimioterapia y/ o la terapia con radiación, pueden tratarse con una esofagectomía. Sin embargo, por lo general existen más complicaciones quirúrgicas en los pacientes que recibieron con anterioridad terapia con radiación, que en aquellos que se sometieron a la cirugía como tratamiento primario. Para obtener mayor información, diríjase a Cirugía para el cáncer del esófago.

Terapia con radiación

Los pacientes que no tuvieron éxito con la cirugía sola casi siempre pueden tratarse con éxito con la terapia con radiación, con o sin quimioterapia. La terapia con radiación puede ser en extremo efectiva en el control temporal de los síntomas locales del cáncer esofágico. Para obtener mayor información, diríjase a Terapia con radiación y cáncer esofágico.

Quimioterapia

Los medicamentos individuales de quimioterapia como Platinol®, fluorouracil, Mutamycin®, doxorubicina y Ellence®, pueden dar como resultado remisiones clínicas en los pacientes con cáncer esofágico. A través del tiempo, los regímenes de tratamiento con quimioterapia estándar utilizaron, con frecuencia, Platinol®, flourouracil y Ellence®, o Mutamycin®. La tasa de respuesta general para estos regímenes combinados es de casi 40%, y el promedio de supervivencia es de 8 a 10 meses. Recientes estudios indican que los taxanos (placlitaxel y Taxotere®) pueden ser los medicamentos individuales de quimioterapia más efectivos para el tratamiento del cáncer esofágico, con presencia de remisiones completas hasta en un 15% de los pacientes. Se han evaluado, o se hallan en evaluación, otros agentes, incluidos el Camptosar® y el Gemzar®. Todos los experimentos clínicos actuales involucran varias combinaciones de medicamentos.

Por ejemplo, en la reciente publicación de un experimento clínico, 61 pacientes con cáncer esofágico avanzado metastásico o inoperable, se trataron con Platinol®, fluorouracil y paclitaxel. Treinta pacientes presentaron adenocarcinoma y 31 presentaron cáncer de células escamosas. La tasa de respuesta general fue de 48% para todos los pacientes, sin embargo, la tasa de respuesta completa fue del 20% para los pacientes con cáncer escamoso y sólo del 3% para los pacientes con adenocarcinoma. El promedio de duración de la respuesta fue de 5,7 meses y, el promedio de supervivencia, de 10,8 meses. No se presentaron muertes relacionadas con el tratamiento. Este régimen dio como resultado una tasa de respuesta completa del 20% en los pacientes con cáncer de células escamosas, la cual es más alta que la de otros regímenes reportados.

Camptosar® es otro nuevo medicamento para la quimioterapia con actividad contra el cáncer del tracto gastrointestinal. En un estudio, 35 pacientes con adenocarcinoma inoperable o metastásico o cáncer esofágico de células escamosas se trataron con una combinación de Camptosar® y Platinol®. Se observaron respuestas clínicas mayores en 20 pacientes (57%) y dos pacientes experimentaron una desaparición completa del cáncer. Las respuestas se observaron tanto en los pacientes con adenocarcinoma, como en aquellos con carcinoma de células escamosas. El promedio de duración de la respuesta fue de 4 meses . En 20 pacientes con dificultad para deglutir, el 90% mejoró o resolvió sus síntomas. Los pacientes que respondieron al tratamiento también experimentaron una mejoría en su calidad de vida, sobre todo por las reducciones en el dolor y las mejorías en su estado emocional. La terapia se toleró bien y los efectos secundarios fueron relativamente leves.

El tratamiento de quimioterapia combinado disponible en la actualidad para el cáncer en etapa IV, tiene como resultado una remisión completa de hasta un 20% de los pacientes, con un promedio de supervivencia de 8 a 12 meses. A medida que los nuevos medicamentos, tales como los taxanos, Camptosar® y Gemzar®, se incorporan a los regímenes, éstos pueden continuar mejorando.

Quimioterapia y terapia con radiación

Para los pacientes que no han recibido radiación o quimioterapia, estos tratamientos se pueden combinar. En un estudio se evaluó a 19 pacientes con reincidencia del cáncer esofágico de células escamosas después del tratamiento quirúrgico. Trece pacientes presentaron reincidencia en el área local, y 6 presentaron cáncer metastásico. El tratamiento de la reincidencia fue una combinación de quimioterapia y terapia con radiación para 12 pacientes. Otros tratamientos incluyeron sólo quimioterapia, prótesis esofágicas o cirugía. Se presentaron 7 respuestas objetivas entre el grupo tratado con quimioterapia y la terapia con radiación y ninguna en los pacientes que se trataron con sólo quimioterapia. La supervivencia de los 12 pacientes tratados mediante la combinación de radiación y quimioterapia fue de 66% a un año y de 22% a dos años, con un promedio de tiempo de supervivencia de 16 meses. Estos médicos concluyeron que el tratamiento médico activo del cáncer esofágico reincidente mediante la combinación de quimioterapia y de terapia con radiación proporciona una significativa prolongación de la supervivencia con moderada toxicidad.

Otras modalidades de tratamiento

Muchas otras modalidades de tratamiento se utilizan para prolongar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con cáncer esofágico.

Láser térmico: La coagulación realizada con láser térmico mediante la endoscopia puede proveer un alivio temporal de la disfagia. La ablación con láser parece ser la mejor ayuda para el tratamiento del cáncer polipoide que crece en el esófago causando oclusión. El tratamiento con láser es menos efectivo en el cáncer esofágico, o en los cánceres de la unión gastroesofágica. En un experimento clínico de varios centros, se comparó la terapia láser fotodinámica con la ablación con láser térmico como paliativo para los pacientes con cáncer esofágico que experimentaron dificultad en la deglución de alimentos. En general, la terapia láser fotodinámica fue más efectiva que el tratamiento con láser térmico.

Tratamiento fotodinámico: La ablación fotodinámica se ha utilizado como paliativo en los pacientes con cáncer esofágico. El tratamiento fotodinámico involucra la inyección de un sensibilizador de luz en una vena, el cual luego es captado por las células. La reacción entre el láser y el sensibilizador de luz destruye a las células. La tasa de respuesta objetiva a un mes con este enfoque tiene reportes de 32% para los pacientes que recibieron tratamiento con láser fotodinámico, lo cual la compara de manera favorable frente al 20% reportado para los pacientes que recibieron tratamiento con láser térmico.

Dilatación esofágica: Con frecuencia, después de la administración de la quimioterapia, la terapia con radiación, el tratamiento con láser o el tratamiento fotodinámico, el área del esófago con cáncer puede estar encogida o disminuida. Este encogimiento del esófago puede ocurrir debido al cáncer reincidente, a la estrechez inducida por el tratamiento o ambos. Aliviar esta constricción mediante dilatación puede mejorar de forma temporal la deglución. Durante la dilatación esofágica, el médico utiliza un endoscopio o una orientación fluoroscópica, para pasar el dilatador flexible (tubo elástico lleno de mercurio), a través de la boca. Dilatadores de diámetro progresivamente mayor, llamados candelillas, se introducen de forma gradual hasta resolver la dificultad para la deglución. En un estudio clínico se reportó una tasa de éxito de 92% para la dilatación. En un estudio extenso sobre 154 pacientes, en quienes con anterioridad se pasaron 3.140 dilatadores, durante y después de la terapia con radiación, se presentaron dos perforaciones. La duración del alivio del síntoma, después de la dilatación exitosa, varía de días a semanas.

Stent esofágico o prótesis: El stent es un tubo rígido que permanece en el esófago para mantenerlo abierto. En tiempo reciente, un estudio clínico evaluó el uso del stent esofágico en un período de 4 años para el manejo de pacientes con cáncer esofágico inoperable. En un grupo de 160 pacientes con cáncer esofágico, se realizó la implantación exitosa del stent en 159 de ellos. En este estudio, un tubo rígido tradicional se implantó en 84 pacientes y un stent metálico autoexpandible se implantó en 75 pacientes. Después de implantar el stent, se administró quimioterapia y/ o terapia con radiación a 82 pacientes. Los resultados indicaron que el 11% de los pacientes presentó complicaciones, entre ellas el desplazamiento del stent, la expansión incompleta del mismo, la perforación del esófago o sangrado. La deglución mejoró en el 97% de los pacientes. Estos doctores concluyeron que la implantación del stent para mejorar la deglución fue un procedimiento paliativo relativamente seguro. Se prefirieron los stent metálicos autoexpandibles a los stent rígidos, para mantener el esófago abierto.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer esofágico es el resultado de mejorar la participación de los médicos y los pacientes en estudios clínicos. En el futuro, el progreso en el tratamiento del cáncer esofágico se conseguirá de la continua participación en los estudios apropiados. Hoy en día existen muchas áreas de exploración activa encaminadas a mejorar el tratamiento del cáncer esofágico.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y para controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Los efectos colaterales no sólo causan molestias a los pacientes, sino que pueden obstaculizar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Nuevos regímenes de quimioterapia: El surgimiento de los nuevos regímenes de tratamiento de la quimioterapia con múltiples medicamentos, que incorporan terapias nuevas o adicionales para usarse como tratamiento contra el cáncer, constituyen un área activa de la investigación clínica que se lleva a cabo en la fase II de los experimentos clínicos. Estos estudios se realizan en los pacientes con cáncer esofágico en la etapa IV o reincidente.

Fase I de los experimentos: Se continúa con la evolución y la evaluación de nuevos medicamentos de quimioterapia u otras terapias anticancerígenas en la fase I de los experimentos clínicos. El propósito de la fase I de los experimentos es evaluar las nuevas terapias con el fin de determinar la mejor forma de administrar el medicamento y determinar si éstos presentan alguna actividad anticancerígena en los pacientes con cáncer esofágico. Los pacientes con cáncer esofágico reincidente deben considerar participar en la fase I de los experimentos.

Inhibidores de resistencia a los múltiples medicamentos: Al principio del tratamiento, el cáncer esofágico puede ser resistente al medicamento o manifestar resistencia después del tratamiento. Se han probado muchos medicamentos para determinar si sobrepasan o previenen la manifestación de resistencia a los medicamentos en el cáncer esofágico, y otros.

Terapia genética: En la actualidad,no existe una terapia genética aprobada para el tratamiento del cáncer esofágico. La terapia genética se define como la transferencia de un nuevo material genético dentro de la célula para el beneficio terapéutico. Esto se puede conseguir mediante el reemplazo o la desactivación de un gen disfuncional o mediante el reemplazo o la adición de un gen funcional dentro de la célula para que funcione con normalidad. La terapia genética se dirige a controlar el crecimiento rápido de las células cancerosas, a controlar el número de muertes por cáncer o a hacer posible que el sistema inmunológico elimine las células cancerosas. Se encuentran en curso unos cuantos estudios de terapia genética en los pacientes con cáncer esofágico.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS