Cáncer gástrico en la etapa I

Información general

Los pacientes con cáncer gástrico en la etapa I padecen de un cáncer que invade el área ubicada bajo la capa superficial de células del recubrimiento estomacal, pero no el interior de la pared muscular del estómago. Se conoce como cáncer en la etapa IA cuando no existen ganglios linfáticos involucrados o diseminación distante del cáncer. Cuando el cáncer invade el área bajo la capa superficial de las células y se disemina de 1 a 6 ganglios linfáticos o invade el interior de la pared muscular del estómago sin diseminación a los ganglios linfáticos locales o diseminación distante, se conoce como cáncer en la etapa IB.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general del tratamiento para el cáncer gástrico en la etapa I. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted, acerca de las opciones de tratamiento, y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en un experimento clínico deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

La cirugía o las múltiples modalidades del tratamiento con cirugía, la quimioterapia y/ o la radiación, constituye el tratamiento primario para el cáncer gástrico en la etapa I. La quimioterapia y/ o la radioterapia sin cirugía se reserva, por lo general, para los pacientes a quienes no les es posible o no desean someterse a una cirugía mayor.

La cirugía como tratamiento primario: Es importante que los pacientes con cáncer gástrico consideren recibir su tratamiento en un centro médico grande debido a las mejores tasas de supervivencia que éstos han reportado. Los grandes centros médicos reportan una tasa de supervivencia a cinco años del 95% para la etapa IA y casi del 80% para la etapa IB del cáncer gástrico después de una resección quirúrgica y de una amplia extirpación de los ganglios linfáticos. Sin embargo, un extenso estudio realizado a más de 50.000 pacientes con cáncer gástrico en todas las etapas, tratados en diferentes centros médicos entre 1985 y 1996, reveló que los pacientes con cáncer en las etapas 1A y 1B tenían una tasa de supervivencia de 5 y 10 años del 78 y 50%, respectivamente. Varias razones podrían explicar estas notables diferencias de supervivencia entre los “grandes centros” y este reporte individual que evaluó las tasas de supervivencia de la mayoría de los centros para el cáncer en Estados Unidos. Muchos factores, como la experiencia del equipo quirúrgico, la extensión de los ganglios linfáticos extirpados y los tipos de pacientes tratados en el centro, pueden jugar un papel importante en estas diferencias. Los pacientes a quienes se les extirparon 15 o más ganglios linfáticos durante la cirugía experimentaron una supervivencia mayor que los pacientes con extirpación de menos ganglios linfáticos, lo cual puede ser inferior al número óptimo. Este estudio también sugirió variaciones entre los resultados de los centros médicos. Los pacientes con cáncer gástrico en la etapa I deben considerar recibir tratamiento en un centro médico que tenga un equipo quirúrgico experimentado y un gran número anual de pacientes tratados con cáncer gástrico. Para mayor información sobre los tratamientos quirúrgicos, diríjase a Cirugía y Cáncer Gástrico.

Terapia adyuvante (tratamiento postoperatorio)

Es importante entender que algunos pacientes con cáncer gástrico presentan pequeñas áreas del cáncer diseminado en los ganglios linfáticos que no pueden detectarse con ninguno de los exámenes disponibles en el momento. Esas áreas de cáncer que no pueden detectarse se conocen como micrometástasis y su presencia es la causante de la reincidencia del cáncer luego del tratamiento sólo con cirugía. Se necesita un tratamiento efectivo para eliminar las micrometástasis del organismo y mejorar la perspectiva de supervivencia del paciente y el potencial de curación. La administración de un tratamiento contra el cáncer luego del tratamiento local con cirugía se conoce como terapia adyuvante y puede incluir la quimioterapia, la terapia con radiación y/ o la terapia biológica.

Varios experimentos clínicos sugieren que la administración de la quimioterapia después de la cirugía puede evitar, en algunos casos, la reincidencia del cáncer; sin embargo, los resultados de otros experimentos clínicos no muestran este efecto. Con el fin de determinar la efectividad de la quimioterapia después de la cirugía en la prevención de la reincidencia del cáncer, algunos médicos en Canadá analizaron los resultados de 13 experimentos clínicos importantes que comparaban casos de cáncer gástrico en los que se administró un tratamiento con la quimioterapia adyuvante con aquéllos en los que no se realizó ningún tratamiento adicional luego de la cirugía. Los médicos encontraron un pequeño beneficio en los pacientes tratados con la quimioterapia adyuvante. Los resultados mostraron que el 65% de los pacientes tratados sólo con cirugía sufrió una reincidencia de la enfermedad y la muerte, en comparación con alrededor de un 61% de los pacientes que habían recibido la quimioterapia adyuvante. El mayor beneficio se halló en los pacientes que se trataron con medicamentos para la quimioterapia más modernos. Durante los últimos años se han desarrollado varios medicamentos nuevos para la quimioterapia que parecen tener una mayor actividad contra el cáncer y que se encuentran en evaluación en experimentos clínicos.

Los resultados de un gran estudio clínico, que involucró varias instituciones, también indican que la terapia adyuvante aumenta de manera significativa la supervivencia en los pacientes con cáncer gástrico y que debe convertirse en el tratamiento estándar para esta enfermedad. El experimento involucró a más de 500 pacientes con cáncer gástrico que se trataron sólo con cirugía o con cirugía y una combinación de la quimioterapia y la radiación. Todos los pacientes del estudio se sometieron a cirugía para extirpar el cáncer. En ninguno de ellos había evidencia de cáncer después del procedimiento quirúrgico. Se administró también la quimioterapia adyuvante combinada, que consistía en 5-FU y leucovorina, más la radiación, a la mitad de los pacientes. Tres años d
espués de la terapia, el 50% de los pacientes tratados con cirugía y quimioterapia y radiación adyuvantes sobrevivió, en comparación con sólo el 41% de los pacientes a los que sólo se les practicó cirugía. Tres años después del tratamiento, 48% de los pacientes tratados con terapia adyuvante sobrevivió sin presentar reincidencia del cáncer, en comparación al 31% de los pacientes tratados sólo con cirugía. El promedio de supervivencia después de la cirugía fue de 27 meses en comparación con 36 meses en los pacientes que se sometieron a la cirugía y a la terapia adyuvante.

En otro experimento clínico se evaluó la quimioterapia adyuvante sin la radiación en los pacientes con cáncer gástrico. En todos los pacientes de este estudio, el cáncer se había diseminado a los ganglios linfáticos cercanos y todos podían ser sometidos a una cirugía curativa. A la mitad de los pacientes se les administró la quimioterapia combinada, que consistía en epidoxorubicina, leucovorina y 5-fluorouacil, durante los 7 meses después de la cirugía, mientras que la otra mitad de los pacientes no recibió terapia adyuvante (grupo de control). Cinco años después de la terapia, el 30% de los pacientes a los que se les administró la quimioterapia adyuvante sobrevivió, en comparación con sólo el 13% del grupo de control. El tiempo promedio de supervivencia después del tratamiento fue de 31 meses en los pacientes a los que se les administró la quimioterapia adyuvante y de sólo 18 meses en el grupo de control.

Los resultados de estos dos experimentos clínicos concuerdan con estudios previos, que indican que la terapia adyuvante mejora los resultados en los pacientes con cáncer gástrico. Los investigadores de estos estudios han concluido que la cirugía seguida de la terapia adyuvante para el cáncer gástrico en las etapas I a la IV, reduce la reincidencia del cáncer y mejora la supervivencia general, en comparación con la cirugía sola. La terapia adyuvante se considera como el tratamiento estándar para los pacientes con cáncer gástrico que se puede detectar y extirpar por medios quirúrgicos.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en los tratamientos del cáncer gástrico es el resultado de usar múltiples modalidades de tratamientos y de lograr una mejor participación de médicos y pacientes en los experimentos clínicos. En el futuro, el progreso en los tratamientos del cáncer gástrico surgirá de la continua participación en los estudios apropiados. Hoy en día hay muchas áreas de exploración activa dirigidas a mejorar el tratamiento del cáncer gástrico.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Los efectos colaterales no sólo causan molestias a los pacientes, sino que pueden obstaculizar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos colaterales del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Nuevos regímenes adyuvantes: El surgimiento de los nuevos regímenes de tratamiento de la quimioterapia con múltiples medicamentos, que incorpora terapias nuevas o adicionales para usarse como tratamiento contra el cáncer, constituye un área activa de la investigación clínica que se lleva a cabo en la fase II de los experimentos clínicos. La terapia adyuvante consiste en la administración de sólo la quimioterapia, o en combinación con la terapia con la radiación o con los agentes biológicos.

Quimioterapia combinada con agentes biológicos: La combinación de la quimioterapia con los agentes biológicos, constituye el foco principal de la intensa investigación que se está llevando a cabo, además de los experimentos clínicos en proceso con pacientes con otras clases de cáncer.

En un experimento clínico reciente, se evaluó el régimen con hidroxiúrea, fluorouracil e interferón alfa-2a en 30 pacientes con cáncer gástrico avanzado, del cual se obtuvo 2 respuestas completas (7%) y 11 parciales (37%). Esta tasa de respuesta es tan favorable o mejor que cualquier otra que se reportara antes para otro régimen, lo que sugiere alguna actividad del interferón para el tratamiento del cáncer gástrico.

Terapia neoadyuvante: La práctica de administrar la quimioterapia antes de la cirugía se conoce como neoadyuvante. En teoría, la quimioterapia neoadyuvante puede reducir el tamaño del cáncer, lo que facilita su extirpación quirúrgica. Con el surgimiento de nuevos regímenes de la quimioterapia, se encuentran en progreso nuevos experimentos clínicos de terapia neoadyuvante en pacientes con cáncer gástrico.

Múltiples inhibidores de la resistencia a los medicamentos: El cáncer gástrico puede ser resistente al medicamento al inicio del tratamiento o puede manifestar resistencia después del mismo. Muchos medicamentos se encuentran bajo evaluación para determinar si superan o previenen la manifestación de resistencia a los múltiples medicamentos en el cáncer gástrico y en otros tipos de cáncer.

Terapia genética: En la actualidad no existe una terapia genética aprobada para el tratamiento del cáncer gástrico. La terapia genética se define como la transferencia de un nuevo material genético dentro de la célula para el beneficio terapéutico. Esto se puede conseguir mediante el reemplazo o la desactivación de un gen disfuncional, o mediante el reemplazo o la adición de un gen funcional dentro de la célula para que funcione de manera normal. La terapia genética se encamina a controlar el rápido crecimiento de las células cancerosas, a controlar el número de muertes por cáncer o a hacer posible que el sistema inmunológico elimine las células cancerosas. Hoy en día se están realizando algunos estudios de terapia genética en los pacientes con cáncer gástrico refractario. En caso de tener éxito, estas terapias podrían aplicarse a pacientes con la enfermedad en las etapas más tempranas.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS