Cáncer Ovárico

Información general sobre el cáncer ovárico

Información general

El cáncer ovárico es una enfermedad común en la mujeres en los Estados Unidos con cerca de 25.000 nuevos casos diagnosticados por año. Los ovarios son los órganos reproductivos de la mujer que se alojan en la pelvis. Los ovarios producen hormonas femeninas y almacenan todos los óvulos que se liberan uno cada mes durante la ovulación. Existen dos ovarios, uno a cada lado del útero o la matriz. Los óvulos son enviados de los ovarios al útero a través de unos órganos huecos llamados trompas de Falopio.

Algunos tumores ováricos son benignos (no cancerosos). Los tumores ováricos malignos (cancerosos) se pueden originar en la superficie del epitelio (células que recubren los ovarios), células germinales (células destinadas a formar los óvulos) o en el cordón de las células estromas sexuales (células que secretan hormonas y conectan las distintas estructuras de los ovarios). La mayoría de los cánceres ováricos surge de las células que recubren los ovarios. Éstos se conocen, en general, como cánceres ováricos epiteliales. En esta información general del tratamiento, el término cáncer ovárico se refiere al cáncer ovárico epitelial. Los tumores ováricos benignos y los tumores ováricos de células germinales no se analizarán en esta sección.

Tumores epiteliales comunes: Los cánceres epiteliales comunes que se inician en la superficie del epitelio son responsables de la mayoría de los cánceres ováricos que incluye los siguientes tipos:

  • Serosos: Este es el tipo más común de cáncer ovárico y es responsable de cerca del 40% de los cánceres epiteliales comunes. Se presenta, con mayor frecuencia, en las mujeres con edades entre los 40 y 60 años.
  • Endometrioide: Este tipo de cáncer ovárico es responsable de cerca del 20% de los cánceres epiteliales comunes y se asocia en un 5% de los casos con la endometriosis y en un 20% con el carcinoma endometrial (cáncer del útero). Se presenta, con mayor frecuencia, en las mujeres con edades entre los 50 y los 70 años.
  • Mucinoso: Los cánceres mucinosos son responsables del 1% de los cánceres epiteliales comunes y, con frecuencia, afecta a las mujeres entre los 30 y los 50 años de edad.
  • Carcinoma de célula clara: Los carcinomas de célula clara son responsables del 6% de los tumores epiteliales comunes y afecta a las mujeres entre los 40 y los 80 años de edad.
  • Cánceres no diferenciados: El 15% restante de los cánceres epiteliales comunes se conoce como tumores no diferenciados debido a que no se puede determinar la célula exacta de origen bajo el microscopio.
  • Tumores ováricos marginales: Estos tumores ováricos de bajo potencial maligno son un subgrupo de los tumores epiteliales comunes que se presentan del 10 al 15% de los casos. Estos tumores son de naturaleza entre cancerosos y no cancerosos. Se originan en la superficie del ovario, pero no invaden a los tejidos más profundos de éste. Éstos presentan un mejor pronóstico (predicción acerca de los posibles resultados de la enfermedad) y tasas de curación, que los tumores ováricos invasivos.

Debido a que los cánceres ováricos epiteliales suelen iniciar en áreas profundas de la pelvis, no causan ningún síntoma hasta que se encuentran en una etapa avanzada. Al momento del diagnóstico inicial, la mayoría de las mujeres ya presenta un cáncer avanzado en las etapas III ó IV. Con frecuencia, el cáncer ovárico se sospecha cuando el médico le encuentra a la mujer un crecimiento pélvico anormal durante un examen pélvico interno. El cáncer ovárico se puede diseminar al recubrimiento de la cavidad abdominal y permitir la acumulación de fluidos dentro del abdomen, lo que se llama ascitis. El cáncer ovárico puede causar síntomas como hinchazón del abdomen, dolor, movimientos intestinales irregulares o dificultad para respirar cuando los fluidos hacen presión sobre los pulmones.

El tratamiento óptimo del cáncer ovárico requiere de una combinación de cirugía, quimioterapia y, en algunos casos raros, de la terapia con radiación. Cuando se sospecha de un cáncer ovárico debido a un crecimiento pélvico, se necesita una evaluación adicional. Los cánceres ováricos se pueden diseminar a otros órganos en la pelvis, a los ganglios linfáticos locales o regionales, a la superficie del contenido abdominal o a través de la sangre a otros sitios del organismo, como pulmones, hígado y, con menor frecuencia, a otros órganos. Con el fin de planificar el tratamiento de manera efectiva, es importante determinar primero la extensión de la diseminación o la etapa del cáncer. Antes de una cirugía, se realizan varias pruebas con el fin de obtener la mayor cantidad de información posible. Éstas pueden incluir ultrasonido del abdomen y la pelvis y muchas pruebas sanguíneas, incluido el nivel de CA-125.

Los niveles elevados de la proteína CA-125 en la sangre se asocian con el cáncer ovárico. Sin embargo, la presencia de los niveles elevados de la CA-125 en la sangre no siempre indican la presencia del cáncer ovárico, ya que éstos se pueden elevar en otras condiciones benignas y durante el primer trimestre del embarazo. El nivel normal de CA-125 es menor de 35 unidades por mililitro de sangre. En general, un alto nivel de CA-125 es un riesgo alto de presentar cáncer ovárico, sobre todo para las mujeres que pasan la menopausia. Cuando se establece el diagnóstico de cáncer ovárico, el nivel de CA-125 en la sangre se usa como indicador del crecimiento del cáncer durante o después del tratamiento.

Se necesita una evaluación quirúrgica exacta del cáncer ovárico para casi todas las pacientes y sólo se puede realizar durante una laparotomía para determinar la etapa del cáncer y extirpar todo el cáncer que sea posible. Las pacientes que ya se han sometido a una cirugía para el cáncer ovárico y conocen la etapa del cáncer pueden seleccionar una de las siguientes opciones. Las pacientes que no se han sometido a una cirugía pueden seleccionar Manejo quirúrgico del cáncer ovárico.

Después de la extirpación quirúrgica y la clasificación del cáncer ovárico, se realiza una clasificación final. Con un número romano del I al IV se describe la etapa y con una letra de la “A” a la “C” se describe la sub-etapa. Toda la información nueva acerca del cáncer ovárico se clasifica y analiza por etapas. Con el fin de conocer más sobre el cáncer ovárico, haga clic en la etapa de su interés.

Etapa I: El cáncer se encuentra en uno o ambos ovarios. También se pueden encontrar células cancerosas en el fluido abdominal, o ascitis.

Etapa II: El cáncer se encuentra en los ovarios y se ha diseminado hacia el útero (matriz), trompas de Falopio y otras partes dentro de la pelvis. También se pueden encontrar células cancerosas en el fluido abdominal, o ascitis.

Etapa III: El cáncer se encuentra en los ovarios y se ha diseminado a otras partes del organismo dentro del abdomen, como la superficie del hígado, los intestinos o los ganglios linfáticos.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS