Cáncer ovárico reincidente

Cáncer ovárico reincidente

Información general

Las pacientes diagnosticadas con cáncer ovárico pueden presentar cáncer persistente, refractario o reincidente después del tratamiento con cirugía y quimioterapia de primera línea. El cáncer persistente se refiere al crecimiento del cáncer residual o de células que persisten durante y después del tratamiento inicial. A as pacientes que han logrado una remisión completa después de la terapia inicial y que subsecuentemente experimentan un retorno de las células del cáncer se les dice que tienen una recaída o un cáncer reincidente. A las pacientes con el cáncer ovárico que presenta progresión o que el cáncer continúa creciendo durante el tratamiento se les dice que tienen un cáncer refractario. Las pacientes con el cáncer ovárico persistente, reincidente o refractario se pueden beneficiar de tratamientos adicionales con terapias de segunda línea, las cuales, con frecuencia, se conocen como terapias de rescate. Las opciones de tratamiento para las pacientes difieren si el cáncer es persistente, reincidente o refractario.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de las pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento de segunda línea o de rescate del cáncer ovárico. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted, acerca de las opciones de tratamiento, y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que la atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en las pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Las pacientes interesados en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

El cáncer ovárico reincidente o persistente se puede detectar mediante muchos métodos. Algunas pacientes experimentan inflamación abdominal, dolor o síntomas relacionados con la diseminación de las células cancerosas (metástasis) a los huesos, hígado o cerebro. Otras pacientes pueden presentar simplemente un incremento o elevación persistente en los niveles de CA-125, una prueba sanguínea usada, por lo general, para monitorear la actividad del cáncer ovárico. Cuando se presenta un incremento de CA-125 la mayoría de las pacientes se someten a un ultrasonido o exploración TC del abdomen y pelvis u otro procedimiento de diagnóstico para determinar la localización del cáncer reincidente. La disponibilidad y la efectividad de los tratamientos adicionales dependen de la clase de quimioterapia administrada con anterioridad, la duración desde el último tratamiento y la extensión del cáncer reincidente.

A pesar de las recientes mejorías en la quimioterapia inicial o de primera línea se producen fallas en la remisión en más de un 70% de las pacientes con cáncer ovárico. Aún más, cerca del 40 al 50% de las mujeres que lograron una remisión después de la quimioterapia de primera línea experimentará una reincidencia del cáncer dentro de los 3 años siguientes. Las pacientes que no tuvieron éxito en la cirugía inicial y la quimioterapia de primera línea para el cáncer ovárico se dividen en tres grupos grandes: aquellas que tienen un cáncer ovárico persistente, un cáncer reincidente o un cáncer refractario. En la actualidad, la quimioterapia de rescate disponible puede, con frecuencia, prolongar la supervivencia, pero rara vez curar. La opción de tratamiento que puede ofrecer mayores beneficios a las pacientes que deseen tratamientos más agresivos o potencialmente curativos puede ser la participación en estudios clínicos que evalúen nuevas e innovadoras estrategias de tratamiento.

Cáncer ovárico persistente

Las pacientes con cáncer ovárico persistente presentan células cancerosas que se detectan después de la cirugía inicial y la quimioterapia de primera línea. El cáncer ovárico persistente se detecta mediante un nivel elevado de CA-125 sanguíneo, con rayos X anormales y exploración TC o con una biopsia realizada durante la segunda laparotomía de observación.

Las pacientes con cáncer ovárico persistente después de la quimioterapia de primera línea tienen un número de opciones de tratamiento. Además, se puede considerar la cirugía reductora para extirpar tanto cáncer persistente como sea posible antes de asumir tratamientos adicionales. Los tratamientos adicionales todavía se necesitan por los depósitos microscópicos indetectables del cáncer que todavía pueden existir y causar reincidencias, aún después de una cirugía reductora exitosa. Las pacientes pueden elegir recibir un tratamiento adicional con quimioterapia estándar, sin embargo, algunos médicos piensan que las pacientes con el cáncer persistente deben recibir un tratamiento diferente o considerar la participación en un experimento clínico.

Quimioterapia estándar continuada: El tratamiento de quimioterapia estándar inicial es de casi 6 ciclos o cerca de 4 meses de tratamiento. Si después de los 6 ciclos existen cantidades pequeñas del cáncer persistente, algunos médicos piensan que el tratamiento con la quimioterapia adicional por 10 ó 12 ciclos puede continuar con la disminución del cáncer. Algunas pacientes pueden lograr una remisión completa con la quimioterapia estándar continuada.

Quimioterapia de segunda línea: No a todas las pacientes les es posible someterse a una segunda cirugía reductora o se espera que tengan mejorías con el tratamiento de continuación con un régimen de quimioterapia de primera línea. El rescate o la quimioterapia de segunda línea con otros medicamentos anticancerígenos que destruye las células cancerosas mediante mecanismos diferentes puede proveer un beneficio adicional sobre la quimioterapia de continuación de primera línea. Para obtener mayor información de los regímenes de quimioterapia de rescate disponibles, diríjase a la sección sobre ” Quimioterapia de rescate ” más adelante.

Cáncer ovárico reincidente

Las pacientes con el cáncer ovárico reincidente han experimentado un período de “remisión” después de la cirugía inicial y la quimioterapia de primera línea, pero presentan de forma subsiguiente una manifestación en la reincidencia del cáncer. Tanto la efectividad como el tipo de terapia disponible dependen de la quimioterapia de primera línea recibida, el tiempo desde que finalizó el tratamiento y la extensión de la reincidencia del cáncer.

En general, el tratamiento de quimioterapia de rescate se usa para mejorar la calidad de vida de las pacientes mediante la reducción de los síntomas del cáncer reincidente. Ciertas pacientes pueden obtener un beneficio significativo de un tratamiento adicional. La quimioterapia de rescate se asocia, por lo general, con tasas de respuesta bajas y con una duración de la remisión más corta que la quimioterapia de primera línea. El promedio de supervivencia después de la reincidencia del cáncer ovárico es de cerca de 12 a 18 meses. Menos de una paciente de diez sobrevive mas allá de los cinco años después del tratamiento con quimioterapia de rescate estándar.

El tiempo entre completar la quimioterapia de primera línea y la manifestación de la reincidencia del cáncer afecta las opciones de tratamiento. Las pacientes que manifiestan cáncer reincidente más de 6 meses después de la quimioterapia de primera línea, pueden experimentar otra remisión después de tratarse con la quimioterapia de primera línea idéntica a la usada antes. Las pacientes que manifiestan la reincidencia dentro de los 6 meses de la quimioterapia de primera línea presentan menos posibilidades de mejorar con los mismos medicamentos anticancerígenos y deben considerar tratarse con un régimen de quimioterapia diferente. Todas las pacientes con cáncer reincidente también deben considerar participar en un experimento clínico

Reincidencia después de 6 meses de la terapia

Las pacientes que manifiestan una reincidencia del cáncer más de 6 meses después de la quimioterapia de primera línea o no se han tratado con quimioterapia con platino y taxane presentan buenas posibilidades de mejorar con estos medicamentos. La cirugía reductora para extirpar todo el cáncer posible se puede considerar antes de reasumir el tratamiento con quimioterapia. El tiempo entre completar la quimioterapia de primera línea y la manifestación de la reincidencia de la enfermedad puede ayudar a determinar si el tratamiento adicional con taxane y platino será efectivo en la reducción del cáncer reincidente. Más de la mitad de las pacientes que manifiesta una reincidencia en un tiempo mayor de 12 meses a partir del tratamiento inicial tienen más posibilidades de mejorar con la quimioterapia adicional, si se compara con menos de la mitad de las pacientes que manifesta la reincidencia entre los 6 y 12 meses desde el tratamiento inicial.

No todas las pacientes mejorarán después del primer tratamiento luego del tratamiento original con quimioterapia con taxane y platino. Algunas pacientes también son incapaces de recibir estos medicamentos anticancerígenos debido a las limitaciones de los efectos secundarios. A las pacientes con pocas posibilidades de beneficiarse se les ofrece, por lo general, quimioterapia de rescate o de segunda línea con uno o más medicamentos de los muchos disponibles. Ellas también pueden considerar participar en un experimento clínico.

Para las pacientes con cáncer ovárico reincidente la quimioterapia con Doxil®, Hycamtin® y Gemzar® ha demostrado ser efectiva en producir respuestas y en prolongar el tiempo de supervivencia. Hallazgos recientes de un estudio que comparó el Hycamtin® y el Doxil® sugirieron que el Doxil® mejoró la supervivencia en las pacientes seleccionadas, es más conveniente para recibirla y se asocia con menos efectos secundarios que el Hycamtin®.

Investigadores de 71 centros médicos diferentes trataron a 474 mujeres con cáncer ovárico que presentaron reincidencia después de la quimioterapia con base en platino. Las pacientes recibieron tratamiento con Hycamtin® o Doxil®. En las pacientes con la enfermedad resistente al platino, las tasas de respuesta fueron de 7% en aquellas que recibieron Hycamtin® y de 12% en las que recibieron Doxil®. El promedio de supervivencia fue de 51 semanas para Hycamtin® y de 53 semanas para Doxil®. Sin embargo, las pacientes con cáncer que aún respondían al platino sobrevivieron un promedio de 83 semanas si se trataban con Doxil®, en comparación con 63 semanas si se trataban con Hycamtin®.

Los efectos secundarios de los tratamientos fueron muy distintos. El Hycamtin® produjo una lesión más severa a la medula ósea causando menor conteo de los glóbulos sanguíneos que el Doxil®: por lo tanto, las pacientes que recibieron el Hycamtin® fueron más propensas a necesitar un tratamiento adicional con factores de crecimiento y recibir transfusiones de sangre y plaquetas. El veinticinco por ciento de las pacientes tratadas con Doxil® presentó fuertes comezones, quemaduras, enrojecimiento, inflamación y ampollas en las manos y también fueron más propensas a manifestar úlceras bucales, pero fueron mucho menos propensas a experimentar pérdida del cabello. Tres pacientes tratadas con Hycamtin® murieron a causa de complicaciones con el tratamiento, en comparación con el grupo de Doxil®, donde ninguna paciente murió. Los investigadores notaron que el Doxil® era más fácil de administrar, con sólo 6 infusiones en 6 meses, en comparación con 40 infusiones de Hycamtin®, además, las pacientes que tomaron este agente tuvieron mayores posibilidades de mantener una vida “normal” durante el tratamiento.

El Gemzar® es otro agente de quimioterapia que ha reportado producir respuestas anticancerígenas del 11 al 28% de las pacientes con cáncer ovárico reincidente. Aunque el agente individual Gemzar® parece muy activo, las combinaciones de otros medicamentos de quimioterapia y de Gemzar® presentan mayor actividad anticancerígena.

Reincidencia dentro de los 6 meses a partir de la terapia

Las pacientes que manifiestan cáncer reincidente dentro de los 6 meses a partir de la terapia de primera línea tienen menos posibilidades de mejorar con el tratamiento adicional que utiliza los mismos medicamentos de la quimioterapia de primera línea. En general, las pacientes con cáncer ovárico reincidente que se presenta al poco tiempo después de la terapia inicial tienen menos opciones de tratamiento estándar. Muchas de las pacientes ya habrán recibido quimioterapia con taxane y platino y se consideran resistentes a estos medicamentos. Ciertas pacientes pueden obtener un beneficio significativo al recibir un tratamiento adicional con una quimioterapia de rescate o de segunda línea o al participar en un experimento clínico diseñado para evaluar nuevas estrategias prometedoras de tratamiento.

Función de la cirugía

Por lo general, las mujeres que tienen cáncer ovárico son tratadas al principio con cirugía, seguida por quimioterapia o terapia con radiación. Si el cáncer reincide (retorna) después del tratamiento, se utiliza, con frecuencia, una combinación de medicamentos de quimioterapia para incrementar la supervivencia y aliviar los síntomas del cáncer. Investigadores de California reportaron en tiempo reciente que el empleo de una segunda cirugía más quimioterapia (y algunas veces terapia con radiación) para tratar el cáncer ovárico reincidente puede prolongar la supervivencia.

En este estudio clínico, 106 mujeres que experimentaron reincidencia del cáncer ovárico 6 o más meses después del tratamiento inicial recibieron terapia adicional. El tratamiento del cáncer reincidente consiste de una segunda cirugía para extirpar todo el cáncer visible. Además, el 40% de las pacientes recibió quimioterapia antes de la cirugía y el otro 60% recibió quimioterapia después de la cirugía. Algunas pacientes también recibieron terapia con radiación después de la cirugía. Los resultados de este estudio mostraron que a los cirujanos les fue posible extirpar todo el cáncer visible en el 82% de las pacientes. Después de la cirugía, el 3% de las pacientes tenía pequeñas cantidades del cáncer residual remanente y el 15% grandes cantidades de este cáncer. El promedio de supervivencia con este régimen de tratamiento fue de 36 meses con una tasa de supervivencia a 5 años del 28%. Las mujeres que tuvieron un intervalo largo entre el tratamiento inicial y la reincidencia del cáncer presentaron mejores resultados, al igual que aquellas que tenían cantidades pequeñas del cáncer visible al momento del segundo tratamiento. Los efectos secundarios del tratamiento incluyeron dos muertes por complicaciones relacionadas con el tratamiento.

Los investigadores concluyeron que las mujeres que se sometían a una segunda cirugía para tratar el cáncer ovárico reincidente parecían tener una supervivencia mayor que aquellas que sólo recibían quimioterapia y/ o terapia con radiación sin cirugía adicional.

Quimioterapia de rescate

Cantidades de medicamentos nuevos de la quimioterapia han demostrado capacidad para eliminar a las células del cáncer cuando la quimioterapia de primera línea no es efectiva. La quimioterapia de rescate puede consistir de medicamentos individuales de quimioterapia o de combinaciones de terapias anticancerígenas. Cuando un medicamento de quimioterapia detiene la eliminación de las células cancerosas algunas veces es efectivo cambiar a un medicamento anticancerígeno diferente. En general, las posibilidades de una remisión disminuyen cada vez más en la medida en que se cambian los medicamentos, mientras que los efectos secundarios potenciales se incrementan con cada medicamento nuevo.

Doxil®: Mediante el acondicionamiento del medicamento anticancerígeno doxorubicina en los liposomas pequeñas, el medicamento tiene menos posibilidades de que el organismo lo descomponga y mayores posibilidades de alcanzar las células cancerosas. Numerosos estudios clínicos evaluaron el uso del Doxil® en las pacientes que son resistentes a la quimioterapia con paclitaxel y Platinol®. Se comparó de forma directa el Doxil® con el Hycamtin® y se encontró que tenía equivalencia o mejor supervivencia con menos efectos secundarios que el Hycamtin®.

Gemzar®: El Gemzar® ha demostrado una actividad anticancerígena importante en las pacientes resistentes a la quimioterapia con taxanos y platino. El Gemzar® parece tener una actividad anticancerígena similar al Doxil® y al Hycamtin®, pero se asocia con menos efectos secundarios. Además, la combinación de Gemzar® y Platinol® elimina más células cancerosas que cada medicamento administrado solo. Los médicos reportaron que la combinación produjo una desaparición total o parcial del cáncer en el 69% de las pacientes.

Etopósido: El etopósido es un medicamento anticancerígeno que se puede tomar de forma oral. En un experimento clínico realizado por el Grupo de Ginecología Oncológica de Estados Unidos ( Gynecologic Oncology Group), más del 25% de las pacientes con cáncer resistente al Platinol® experimentó una remisión después del tratamiento con etopósido.

Hycamtin®: Numerosos estudios clínicos han evaluado el uso del Hycamtin® en las pacientes resistentes al Platinol®. Cerca del 14% de las pacientes resistentes al Platinol® logró una remisión después del tratamiento con Hycamtin®, lo que indica que puede ser una opción de tratamiento efectivo para estas pacientes.

En un estudio clínico realizado en Europa, se comparó de forma directa el Hycamtin® con el paclitaxel en las pacientes que eran resistentes al Platinol®. El Hycamtin® fue al menos tan efectivo como el paclitaxel en la eliminación de las células cancerosas y la reducción del cáncer. Más de la mitad de las pacientes que recibió el Hycamtin® sobrevivió al menos un año desde el inicio del experimento clínico.

Estrategias para mejorar el tratamiento

A continuación se presentan todas las estrategias nuevas de tratamiento para tratar al cáncer ovárico. En la actualidad, se encuentran en curso experimentos clínicos para evaluar estas estrategias solas o en combinación. Debido a los escasos resultados del tratamiento del cáncer ovárico, el mayor beneficio para las pacientes que desean un tratamiento más agresivo o potencialmente curativo puede ser el participar en estudios clínicos que combinen más de una de las siguientes estrategias de tratamiento.

Fase I de los experimentos: En la fase I de los experimentos clínicos se continúa con la evolución y la evaluación de nuevos medicamentos de quimioterapia en las pacientes con cánceres reincidentes. El propósito de la fase I de los experimentos es evaluar nuevos medicamentos con el fin de determinar la mejor forma de administrarlos y determinar si estos presentan alguna actividad anticancerígena en las pacientes.

Anticuerpos monoclonales: Los anticuerpos monoclonales se pueden producir en el laboratorio y pueden identificar a las proteínas en la superficie de ciertas células y unirse a ellas. Esta unión estimula al sistema inmunológico a atacar y a eliminar a las células del cáncer a las cuales el anticuerpo monoclonal se ha unido.

El OvaRex® es un anticuerpo monoclonal que se diseñó para identificar y unirse al CA-125, una proteína que se encuentra en la superficie de la mayoría de las células del cáncer ovárico. Los investigadores del Vancouver Cancer Center evaluaron en un experimento clínico el OvaRex® en 13 pacientes con cáncer ovárico avanzado que habían fallado en múltiples tratamientos. Más de la mitad de las pacientes en este estudio presentaron una respuesta inmune significativa al tratamiento. Después del tratamiento con OvaRex® una paciente sobrevivió más de 18 meses y dos pacientes aún sobreviven después de casi dos años.

Dosis altas de quimioterapia: Debido a que las dosis de la quimioterapia convencional parecen curar a algunas mujeres con cáncer ovárico y debido a que a mayor quimioterapia más células del cáncer eliminadas, la administración de dosis muy altas de quimioterapia puede hacer posible la destrucción de la suficiente del cáncer para mejorar las posibilidades de curación de las pacientes.

Se han realizado muchos estudios clínicos que evalúan modestos incrementos en las dosis de quimioterapia con Platinol® y/ o ciclofosfamida. Los resultados de estos experimentos han sido inconsistentes con sólo 3 de 9 experimentos que demostraron una mejoría en los resultados de las pacientes con dosis altas de terapia. Debido a que la dosis de la quimioterapia sólo se ha incrementado de 2 a 3 veces sobre la dosis estándar, algunos médicos creen que se puede necesitar un incremento alto en la dosis con el fin de lograr una mejoría más consistente en la supervivencia. Ellos abogan por el empleo de “dosis densas” de terapia y/ o dosis altas de quimioterapia y trasplante de células madre.

Tratamiento con dosis densas: Administrar rápido varios compuestos diferentes individuales de quimioterapia a la máxima dosis tolerada permite que se administren dosis altas de quimioterapia y puede prevenir la manifestación de la resistencia a la quimioterapia por parte de las células cancerosas. Se evalúan en experimentos clínicos los enfoques de tratamiento con dosis densas.

Dosis altas de quimioterapia y autotrasplante de células madre: La quimioterapia fija un objetivo y elimina a las células de división rápida, como las cancerosas. Las dosis altas de quimioterapia (HDC, por sus siglas en inglés) eliminan más células cancerosas que las dosis bajas de la quimioterapia convencional. No obstante, la HDC también elimina más células normales, sobre todo a las células madre que producen células sanguíneas en la médula ósea. Éstas son células inmaduras producidas en la médula ósea, que es un material esponjoso dentro del hueso. Las células madre se convierten a la larga en glóbulos rojos que proveen oxígeno a los tejidos, en glóbulos blancos que luchan contra la infección y en plaquetas que ayudan en la coagulación de la sangre.

La HDC destruye tanto a las células cancerosas como a las células madre de la médula ósea. Cuando ésta se destruye, las células madre almacenadas se agotan, lo que conlleva a los niveles bajos de células sanguíneas circulantes. Cuando estas células alcanzan niveles críticos bajos surgen complicaciones como anemia, infecciones y sangrado. Como estas complicaciones pueden ocasionar la muerte, es imperativo restablecer los niveles de las células madre tan rápido como sea posible. El trasplante de células madre es un intento por restablecer la producción de las células madre sanguíneas después de que la HDC las ha reducido a niveles peligrosamente bajos. En el autotrasplante de células madre éstas se recolectan de la misma paciente antes del tratamiento con la quimioterapia, se congelan y se vuelven a inyectar en la paciente después del tratamiento para “rescatar” la médula ósea.

Desde el 1983, médicos en Francia han evaluado las dosis altas de la quimioterapia como tratamiento para el cáncer ovárico y, en tiempo reciente, presentaron la experiencia acumulada en la utilización de este tratamiento. En este estudio clínico, 181 mujeres con cáncer ovárico avanzado en las etapas III ó IV se trataron con dosis altas de quimioterapia después de una cirugía reductora primaria y 6 ciclos de quimioterapia con platino. Se utilizaron muchos regímenes de quimioterapia con dosis altas. El tratamiento fue razonablemente bien tolerado con una tasa de mortalidad del 2,5%. A cinco años de iniciado el tratamiento, el 36% de las pacientes sobrevivió y el 23% sobrevivió sin evidencia de progresión del cáncer. Las pacientes que lograron una cirugía reductora óptima y subsecuentemente se trataron con dosis altas de quimioterapia presentaron una tasa de supervivencia a 5 años del 51%. Los investigadores concluyeron que el tratamiento con dosis altas de quimioterapia para el cáncer ovárico es factible, seguro y puede ser superior al enfoque de tratamiento con la quimioterapia convencional.

Los médicos del M.D. Anderson Cancer Center en Texas reportaron en tiempo reciente los resultados de un experimento clínico diseñado para incorporar el Hycamtin® dentro del régimen de tratamiento con quimioterapia con dosis altas que también utilizó ciclofosfamida y Alkeran®. En este programa de tratamiento las pacientes con cáncer reincidente o progresivo después del tratamiento inicial para el cáncer ovárico fueron inscritas para determinar la dosis óptima del Hycamtin® que se podía administrar en combinación con la ciclofosfamida y el Alkeran®. Todas las pacientes recibieron tratamiento con dosis altas de quimioterapia apoyado con células madre de sangre periférica con efectos secundarios aceptables. Casi el 92% de estas pacientes que falló antes en la terapia experimentó una desaparición total o parcial del cáncer después del tratamiento. Esto representa una actividad anticancerígena significativa y los médicos continuarán con la evaluación de la combinación de los tres medicamentos Hycamtin®, ciclofosfamida y Alkeran® en las pacientes con el cáncer ovárico avanzado. Médicos en Francia, como también en otros países, están en la actualidad realizando experimentos clínicos que comparan de forma directa las dosis altas de la quimioterapia con los programas de tratamiento con quimioterapia con dosis convencionales o estándar.

Terapia de modificadores biológicos: Los modificadores de respuesta biológica son sustancias que se presentan de forma natural o sintetizadas que dirigen, facilitan o mejoran, las defensas inmunológicas normales del organismo. Dentro de éstos, se incluyen los interferones, las interleucinas, las vacunas y los anticuerpos monoclonales. En un intento por mejorar las tasas de supervivencia, se prueban éstos y otros agentes en experimentos clínicos, ya sean solos o en combinación con la quimioterapia.

Terapia con Proleukin®: El Proleukin® es un modificador biológico que se ha utilizado mucho para tratar otros cánceres. En tiempo reciente, estudios en la fase I en las mujeres con cáncer ovárico cuya enfermedad progresó luego de la quimioterapia con base en Platinol® han establecido una dosis y una programación de Proleukin® que puede administrarse por vía intraperitoneal (dentro de la cavidad abdominal). En la fase I del estudio, 6 de 35 mujeres (17%) lograron una remisión completa y la tasa de respuesta general fue de 26% con sólo Proleukin® intraperitoneal. Se encuentran en curso muchos experimentos para confirmar esta observación y usar este enfoque como tratamiento de consolidación luego de lograr una remisión completa.

Nolvadex®: Es un agente hormonal que bloquea algunas de las acciones del estrógeno, la hormona femenina. Algunas pacientes resistentes al Platinol® experimentarán disminución del cáncer con Nolvadex®. Su ventaja es que se toma en forma oral y presenta mínimos efectos secundarios.

Enfoques combinados: La combinación de una o más estrategias nuevas puede ofrecer más esperanzas a las pacientes. Por ejemplo, una paciente podría recibir dosis de quimioterapia de inducción con dosis densa seguida por quimioterapia reductora a intervalos y de dosis altas, junto con un autotrasplante de células madre que, en conjunto, puede producir mayores posibilidades de lograr una remisión completa. Las pacientes en remisión podrían entonces recibir tratamiento adicional con agentes anticancerígenos, tales como quimioterapia de mantenimiento.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS