Cáncer Rectal

Información general sobre el cáncer rectal

Información general

El colon y el recto son partes del sistema digestivo del organismo y juntos forman un tubo muscular largo llamado intestino grueso. El colon constituye los 6 primeros pies del intestino grueso y el recto las últimas 8 a 10 pulgadas. La última parte del recto contiene el esfínter rectal o ano, que es el músculo que controla la defecación. La preservación del esfínter rectal durante la cirugía de cáncer rectal es necesaria con el fin de mantener el control de la función intestinal. Los enfoques de tratamiento son diferentes entre el cáncer del colon o el recto y, por lo tanto, se analizan por o Se ha creado una sección separa para el Cáncer del colon.

El adenocarcinoma es el tipo de cáncer más común que se origina en las células que se encuentran en el recubrimiento del recto o el intestino grueso. Es responsable por más del 90 al 95% de los cánceres que se originan en el recto. Otros tipos de cáncer que también se originan en el recto incluyen carcinoide y leiomiosarcoma, pero no se conocen como cáncer rectal. Esta información general de tratamiento se proporciona sólo para el adenocarcinoma del recto, el cual se denominará como cáncer rectal.

En el tratamiento del cáncer rectal pueden participar muchos médicos, entre ellos, un gastroenterólogo, un cirujano, un médico oncólogo, un radio-oncólogo y/ u otros especialistas. La atención debe coordinarse con cuidado entre los varios médicos involucrados en el manejo del cáncer.

Clasificación por etapas

Con el fin de entender la mejor opción de tratamiento disponible para el cáncer rectal, es importante determinar primero a dónde se ha diseminado el cáncer en el organismo. La diseminación inicial del cáncer rectal se presenta circunferencialmente alrededor del recto y lateralmente en la grasa y los músculos adyacentes. El cáncer rectal puede, entonces, invadir a los órganos cercanos y diseminarse a través de los sistemas linfáticos y sanguíneos. Las células del cáncer rectal pueden diseminarse por la vía sanguínea a través del organismo hacia el hígado, los pulmones y otros órganos.

Determinar la etapa del cáncer o la extensión de la diseminación requiere de varias pruebas y se confirma mediante la extirpación quirúrgica y la exploración de la cavidad abdominal.

Exploración con tomografía computarizada (TC): La exploración TC es una técnica para obtener imágenes de tejidos y órganos del cuerpo, durante la cual transmisiones de rayos X se convierten en imágenes detalladas utilizando una computadora que sintetiza los datos de rayos X. La exploración TC se realiza con una máquina grande localizada fuera del organismo que puede rotar para capturar imágenes detalladas de los órganos y los tejidos dentro del cuerpo. Este método es más sensible y preciso que los rayos X del tórax.

Imagen con resonancia magnética (IRM): La IRM emplea un campo magnético en lugar de rayos X y puede, con frecuencia, distinguir con mayor exactitud entre un tejido sano y uno enfermo. La IRM ofrece mejores imágenes de los tumores localizados cerca del hueso que la TC, no utiliza radiación como la TC y provee imágenes desde varios ángulos, lo que permite a los médicos construir una imagen tridimensional del tumor.

Colonoscopia: La colonoscopia se puede emplear para identificar si un segundo cáncer está presente en el colon o el recto antes de la cirugía. Durante la colonoscopia, se inserta a través del recto un tubo flexible que tiene unida una cámara, lo que permite a los médicos examinar el recubrimiento interno del colon y descubrir los pólipos y otras anormalidades. Durante la colonoscopia, el médico puede realizar una biopsia con el fin de recolectar muestras de tejidos sospechosos o células para examinarlas de cerca.

Ultrasonido endorrectal (EUS): El ultrasonido endorrectal (EUS, por sus siglas en inglés) involucra el uso de una sonda especial que se inserta dentro del recto para ayudar a determinar el espesor del cáncer. Mediante la determinación del espesor del cáncer, el EUS puede ayudar a determinar la etapa.

Ultrasonido Doppler: El ultrasonido Doppler es una técnica que puede ayudar a predecir un incremento del riesgo de la reincidencia del cáncer. Éste se ha utilizado para medir el flujo sanguíneo en la arteria del hígado (arteria hepática) y el flujo total del hígado en los pacientes con cáncer rectal. Esta medida puede ser útil debido a que las anormalidades que se presentan en el flujo de la arteria hepática se pueden usar para detectar temprano una metástasis del cáncer al hígado.

Cirugía

Cuando se completa la “evaluación de la clasificación por etapas” clínica, se realiza la cirugía para extirpar el cáncer con una parte del tejido normal adyacente al recto. La cirugía también puede ayudar a determinar el nivel de la diseminación dentro de la pared rectal y el abdomen. El tipo de cirugía realizada depende del tamaño y la localización del cáncer. La cirugía se realiza, por lo general, a través de una incisión abdominal. En algunos casos, el cáncer rectal se localiza cerca el ano y éste se extirpa con el cáncer. Los cánceres grandes cerca del ano que no se pueden extirpar sin lesionar la función anal se tratan, en ocasiones, con quimioterapia, para ayudar a disminuir el cáncer antes de la cirugía. Esto se conoce como quimioterapia neoadyuvante. Si hay una reducción suficiente del cáncer, la cirugía se puede realizar preservando la función anal. Sin embargo, en algunos casos, el cáncer está muy cerca del ano y éste último se tiene que extirpar con el cáncer. En otras instancias, el cáncer puede estar localizado, pero es muy grande para extirparlo con cirugía. En estos casos, la administración de la quimioterapia y/ o la terapia con radiación antes de la cirugía pueden disminuir el cáncer y permitir una extirpación quirúrgica completa. Para obtener mayor información, diríjase a Manejo quirúrgico del cáncer rectal.

Después de la extirpación quirúrgica del cáncer rectal, se realiza una clasificación por etapas “patológica” final. Ésta se basa en la extensión de la diseminación del cáncer después de mirar el tejido extirpado bajo el microscopio. La clasificación por etapas puede ser una letra o un número, puesto que se usan muchos sistemas diferentes de clasificación para describir el cáncer rectal. Toda la información acerca de los nuevos tratamientos se clasifica y analiza por etapas. Con el fin de conocer más sobre el tratamiento del cáncer rectal, haga clic en la etapa apropiada.

Etapa I (A-B1): El cáncer se encuentra confinado en el revestimiento del recto.

Etapa II (B2-3): El cáncer puede penetrar por la pared del recto, dentro del músculo y la grasa alrededor del mismo o de órganos adyacentes, pero no invade ningún ganglio linfático local.

Etapa III (C1-3): El cáncer invade uno o más de los ganglios linfáticos locales, pero no se ha diseminado a otros órganos distantes.

Etapa IV (D): El cáncer se ha diseminado a lugares distantes en el organismo, entre los cuales pueden estar el hígado, los pulmones, los huesos u otros sitios.

Reincidencia/ recaída: El cáncer rectal ha progresado o retornado (reincidencia/ recaída) después del tratamiento inicial.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS