Cáncer rectal en la etapa I

Cáncer rectal en la etapa I

Información general

Después de la extirpación quirúrgica del cáncer rectal, éste se conoce como cáncer rectal en la etapa I (A) si el reporte final de patología muestra que el cáncer se encuentra confinado al recubrimiento del recto. El cáncer en la etapa I(A) no ha penetrado la pared del recto dentro de la cavidad abdominal, no involucra a ningún órgano adyacente, no se ha diseminado a ningún ganglio linfático local y no se puede detectar en otros sitios en el organismo.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento para el cáncer rectal en la etapa I. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted, acerca de las opciones de tratamiento, y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en los pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

Tratamiento quirúrgico

El adenocarcinoma del recto en la etapa I (A) es relativamente poco común y curable mediante la extirpación quirúrgica del cáncer. Dependiendo de las características del cáncer bajo el microscopio, cerca del 90% de los pacientes se cura sin evidencia del cáncer reincidente después del tratamiento con sólo cirugía. El procedimiento quirúrgico estándar usado para extirpar el cáncer rectal en la etapa I incluye una resección anterior inferior (LAR, por sus siglas en inglés) o una resección abdominoperineal (APR, por sus siglas en inglés). La elección de la operación depende de la localización del cáncer rectal con respecto al esfínter rectal o ano. Para los cánceres que se localizan bien por encima del ano, se puede realizar un procedimiento LAR. Para los cánceres cercanos al ano, es necesario, con frecuencia, un procedimiento APR. Después del procedimiento LAR, el extremo final cortado del recto se une de nuevo y se preserva la función anal. Después del procedimiento APR, el ano se extirpa con el cáncer y el corte final del intestino grueso se une a la pared abdominal para formar una colostomía permanente. La colostomía se recubre con una bolsa, la cual recolecta las heces evacuadas del intestino. Debido a la inconveniencia de la colostomía , los médicos intentan usar un tratamiento preservador del esfínter que permita al paciente conservar el ano.

Tratamiento preservador del esfínter

El tratamiento preservador del esfínter se refiere a la terapia para el cáncer que evita la extirpación del esfínter rectal para los cánceres rectales que se encuentran cerca del ano. El procedimiento quirúrgico estándar usado para extirpar el cáncer rectal que se encuentra cerca del ano es una resección abdominoperineal (APR). Después del procedimiento APR, el ano se extirpa con el cáncer y el extremo cortado del intestino grueso se une a la pared del abdomen para formar una colostomía. La colostomía se recubre con una bolsa, la cual recolecta las heces evacuadas del intestino. Debido a la inconveniencia de la colostomía , los médicos intentan usar un tratamiento preservador del esfínter que permita al paciente conservar el ano. El tratamiento preservador de esfínter para el cáncer rectal en la etapa I involucra una cirugía limitada, seguida, con frecuencia, por una combinación de quimioterapia y terapia con radiación. Esta cirugía se diseña para extirpar al cáncer y a un pequeño borde del intestino normal, pero no el ano. La cirugía se puede realizar a través del ano (escisión transanal) o a través del cóccix o hueso final de la columna (trans-coccígeo). La escisión transanal se puede realizar para los cánceres pequeños que se encuentran cerca del ano (en 2 pulgadas). Otros cánceres pequeños en posición superior en el recto se pueden extirpar con una escisión trans-coccígeo.

Se puede administrar una combinación de quimioterapia y terapia con radiación después de la cirugía para limpiar el área de la operación de las células cancerosas microscópicas que pudieron haber subsistido. La decisión de tratar con quimioterapia y terapia con radiación después de la escisión se basa en la profundidad de la invasión del cáncer y el grado de agresividad del cáncer bajo el microscopio. Para ciertos cánceres rectales, el tratamiento preservador del esfínter puede ser tan efectivo como una APR.

Terapia adyuvante

A pesar de someterse a una extirpación quirúrgica del cáncer completa, una minoría de los pacientes con cáncer rectal en la etapa I puede experimentar reincidencia del cáncer. Es importante tener en cuenta que unos pocos pacientes con la enfermedad en la etapa I presentan pequeñas cantidades del cáncer que, al momento del diagnóstico, se diseminaron fuera del recto y no se extirparon con la cirugía. Estas células del cáncer se conocen como micrometástasis y no se pueden detectar con ninguna de las pruebas disponibles en la actualidad. La presencia de las micrometástasis causa la reincidencia después del tratamiento con sólo cirugía. Se necesita de un tratamiento efectivo para limpiar al organismo de las micrometástasis para mejorar las tasas de curación logradas con la extirpación quirúrgica del cáncer. Se está trabajando hoy en día para encontrar esa terapia. La administración de un tratamiento para el cáncer después del tratamiento local con cirugía se conoce como terapia “adyuvante” y puede incluir quimioterapia, terapia con radiación y/ o terapia biológica. La terapia adyuvante se administra con el objetivo de reducir las reincidencias del cáncer.

La terapia adyuvante para el cáncer rectal puede involucrar terapia con radiación y quimioterapia. La quimioterapia adyuvante y la terapia con radiación se han utilizado como tratamiento para los pacientes con cáncer rectal en las etapas II y III para reducir las reincidencias del cáncer. Debido a las grandes tasas altas de curación logradas con la cirugía sola, no se han realizado experimentos clínicos para evaluar el tratamiento adyuvante en los pacientes con cáncer en la etapa I.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer rectal es el resultado de mejorar las técnicas quirúrgicas y el surgimiento de tratamientos adyuvantes en los pacientes con cáncer en las etapas más avanzadas y la participación en experimentos clínicos. En el futuro, el progreso en el tratamiento del c


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS