Terapia con radiación para el cáncer rectal

Terapia con radiación para el cáncer rectal

Información general

La terapia con radiación, o radioterapia, es una manera común de tratar el cáncer rectal. Los médicos que se especializan en el tratamiento de cánceres con radiación se conocen como radio-oncólogos. La terapia con radiación involucra el uso de rayos X de alta potencia para eliminar a las células cancerosas. Para muchos cánceres rectales, la terapia con radiación se utiliza después de la cirugía para destruir cualquier célula de cáncer remanente en el área de la operación. En las etapas avanzadas del cáncer rectal, la terapia con radiación se administra, con frecuencia, antes de la cirugía para disminuir el cáncer o en lugar de la cirugía cuando ésta no se puede realizar. La terapia con radiación también se administra, por lo general, en combinación con los medicamentos anticancerígenos (quimioterapia). La quimioterapia tiene la capacidad de eliminar de forma directa a las células cancerosas y hace a la terapia con radiación más efectiva en la eliminación de éstas.

La terapia con radiación para el cáncer rectal se administra, por lo general, con una máquina que dirige los rayos X al organismo (radiación de haz externo). La terapia con radiación de haz externo (EBRT, por sus siglas en inglés) para el cáncer rectal se le administra, por lo regular, a los pacientes ambulatorios, 5 días a la semana por 5 a 6 semanas. La EBRT se inicia con una sesión de planificación o simulación, donde se ubican marcas en el cuerpo y se toman medidas con el fin de alinear el haz de radiación en posición correcta para cada tratamiento. Entonces, se inicia un programa de tratamiento diario donde el paciente permanece acostado en una camilla y es tratado con radiación desde múltiples direcciones hacia la pelvis. El radio-oncólogo puede realizar una segunda sesión de planificación o simulación hacia el final del tratamiento para enfocar la radiación al área donde es más posible la remanencia de las células cancerosas. Los últimos 3 a 5 días del tratamiento pueden dirigirse a esta área.

A pesar de que los pacientes no sienten nada mientras reciben el tratamiento con radiación, los efectos de ésta aparecen de forma gradual con el tiempo. Muchos pacientes sufren de fatiga a medida que el tratamiento avanza. También puede ser común la deposición blanda o la diarrea y la micción puede llegar a ser frecuente o molesta. Algunos pacientes pueden experimentar pérdida del vello púbico o irritación de la piel. Cuando la terapia con radiación se administra con quimioterapia con 5-fluorouracil, la diarrea puede ser más fuerte. En un porcentaje pequeño de pacientes se puede presentar obstrucción o bloqueo del intestino delgado, lo cual requiere de hospitalización o hasta, quizás, cirugía abdominal para su alivio. La terapia con radiación también puede causar cambios crónicos en la función digestiva, teniendo como resultado deposiciones blandas y cuando es severa, inflamación de la próstata.

Algunos centros de radio-oncología cuentan con equipos especiales de tratamiento para casos especiales. Para los cánceres tempranos pequeños, un haz de radiación enfocado puede dirigirse directo al cáncer rectal. La terapia con radiación intraoperatoria (IORT, por sus siglas en inglés) es un tratamiento dentro de una sala de cirugía que tiene un equipo especial donde dosis pequeñas de radiación se administran durante la cirugía. El médico radiólogo puede observar directo el área tratada y desplazar las estructuras normales sensibles, como el intestino delgado, fuera del haz de radiación. Por lo general, la IORT se administra al inicio de la cirugía para los cánceres locales extensos o el cáncer en la etapa II a la IV que ha reincidido en la pelvis.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso logrado en el tratamiento del cáncer rectal es el resultado de mejorar la administración de los tratamientos con la radiación, con las técnicas de cirugía y con la participación en experimentos clínicos. En el futuro, el progreso en el tratamiento del cáncer rectal se conseguirá de la continua participación en experimentos clínicos apropiados. Hoy en día existen muchas áreas de exploración activa encaminadas a mejorar el tratamiento con radiación del cáncer rectal.

Últimas técnicas de radiación: La terapia con radiación de haz externo (EBRT, por sus siglas en inglés) puede administrarse con más precisión a las áreas con cáncer mediante el empleo de una exploración TC especial y un focalizador computarizado. Este sistema se conoce como terapia con radiación de conformación tridimensional o 3D-CRT. El empleo del 3D-CRT parece reducir la posibilidad de lesiones a las estructuras próximas del organismo como la vejiga o el recto. Puesto que con el 3D-CRT es posible mejorar el enfoque del área con cáncer, los radio-oncólogos evalúan si las dosis altas de radiación pueden administrarse con seguridad para obtener un mayor potencial de curación del cáncer.

Nuevos aparatos de radiación: La mayoría de las EBRT emplean rayos X de alta potencia para eliminar a las células cancerosas. Algunos centros de radio-oncología emplean diferentes tipos de radiación que requieren de aparatos especiales para su generación. Estos tipos diferentes de radiación, tales como protones o neutrones, parecen eliminar a un mayor número de células cancerosas con la misma dosis de radiación. Se encuentra en evaluación en los experimentos clínicos la terapia con radiación que combina protones o neutrones con los rayos X convencionales.

Nuevas modalidades de la terapia con radiación: La terapia con radiación intraoperatoria (IORT) se administra en una sala de cirugía que tiene un equipo especial para administrar una dosis individual de radiación directo al área de la cirugía. El médico radiólogo puede observar directo el área tratada y desplazar a las estructuras normales sensibles, como el intestino delgado, fuera del haz de radiación.

Terapia neoadyuvante: Cuando el cáncer rectal no se puede extirpar por completo con cirugía, las posibilidades de curación de los pacientes disminuyen en forma notable. La radiación preoperatoria y/ o la quimioterapia se conocen como terapia neoadyuvante. Esta terapia puede reducir algunos cánceres rectales y, por lo tanto, permitir una extirpación quirúrgica completa. El determinar la quimioterapia neoadyuvante óptima y la terapia con radiación es un área que se está investigando hoy en día.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS