Etapa I sin seminoma

Información general

Los pacientes con cáncer testicular en la etapa I del tipo sin seminoma presentan un cáncer primario que se limita a los testículos y es curable en más del 95% de los casos.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento para el cáncer testicular en la etapa I sin seminoma. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en los pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

Enfoque estándar: disección y control de los ganglios linfáticos retroperitoneales

En la actualidad, la orquidectomía quirúrgica y la disección de ganglios linfáticos retroperitoneales se considera como el enfoque estándar de tratamiento para la etapa I sin seminoma en adultos, pero no en niños. La mayor ventaja de la disección de ganglios retroperitoneales es la exactitud de la clasificación por etapas. Después de la cirugía, los pacientes se someten a control, que consiste de chequeos mensuales de señales de cáncer y rayos X de tórax por el primer año, y de evaluaciones, un poco menos frecuentes, para el segundo año. Los pacientes que experimentan una reincidencia del cáncer se tratan con quimioterapia.

En estudios clínicos, el 15% de los pacientes con disección de ganglios linfáticos negativos (sin evidencia de diseminación), experimentó una reincidencia del cáncer, por lo general en los pulmones. Las reincidencias suelen presentarse dentro de los 18 meses siguientes a la cirugía y la mayoría de los pacientes se curan con una combinación de quimioterapia. La presencia de invasión linfática o venosa en el cáncer primario parece predecir grandes posibilidades de recaída del cáncer en los pacientes con cáncer en la etapa I confirmada mediante resección de ganglios linfáticos retroperitoneales,

Enfoque alternativo: control y quimioterapia para quienes recaen sin disección de ganglios linfáticos retroperitoneales

Puesto que casi todos los pacientes con la etapa I sin seminoma que recaen después de la orquidectomía pueden curarse con una combinación de quimioterapia, algunos médicos no consideran necesario realizar la disección de ganglios linfáticos retroperitoneales. Los pacientes que eligen este enfoque se tratan con orquidectomía pero no se someten a la disección de ganglios linfáticos retroperitoneales. En vez de esto, ellos realizan visitas frecuentes de seguimiento (control) con sus médicos, incluidos rayos X de tórax, evaluación de señales de cáncer y, durante el primer año, exploración abdominal con TC (tomografía computarizada) cada 2 meses. De hecho, cerca del 25% de los pacientes diagnosticados con cáncer en la etapa I que se trataron con orquidectomía y una cuidadosa observación, presentó cáncer en la etapa II con diseminación a los ganglios linfáticos retroperitoneales; por esto, es importante realizarse un seguimiento cuidadoso y una administración rápida de la quimioterapia en caso de recaída.

En un extenso estudio clínico realizado sobre 105 pacientes con enfermedad clínica en la etapa I (sin disección de ganglios linfáticos retroperitoneales), sin incluir los pacientes con carcinoma, las tasas de recaída después del tratamiento con orquidectomía fueron sólo del 26%. Todas las reincidencias del cáncer se presentaron dentro de los 2 años siguientes al diagnóstico y 24 de 27 pacientes con reincidencia se curaron con quimioterapia. Sin embargo, se han reportado recaídas 5 años después de la orquidectomía en los pacientes que no se sometieron a la disección de ganglios linfáticos retroperitoneales. La opción sin disección de ganglios linfáticos se considera sólo cuando son negativas la exploración TC y las señales del cáncer.

Enfoque alternativo: sin disección de ganglios linfáticos y quimioterapia adyuvante

Los pacientes con la etapa clínica I sin seminoma pueden elegir recibir tratamiento con quimioterapia después de la orquidectomía y evitar una disección de ganglios linfáticos retroperitoneales. Dos ciclos de bleomicina, etopósido y Platinol® (BEP), se están administrando a los pacientes con la enfermedad clínica en la etapa I que se consideraron en alto riesgo de recaída basándose en la presencia de invasión vascular e histología agresiva. En estos estudios, del 95 al 98% de los pacientes se curó. Estos resultados pueden ser mejores que los resultados obtenidos en los pacientes tratados con orquidectomía seguida de control, con administración de la quimioterapia sólo para los pacientes que recayeron.

El número de pacientes tratados con quimioterapia adyuvante es demasiado pequeño como para obtener conclusiones sobre el riesgo de tumores malignos secundarios, del impacto en la fertilidad o del riesgo de recaídas posteriores inducidas por la quimioterapia. No está claro si los tres enfoques de tratamiento son equivalentes o si uno es superior a los otros. Sin embargo, sí es claro que las diferencias serán pequeñas y de difícil detección sin un experimento clínico grande creado para comparar los tres enfoques de forma directa.

Factores que afectan la toma de decisión

Se hizo una encuesta entre los médicos para determinar cuál terapia deben seleccionar. La mitad eligió la cirugía y la otra mitad la quimioterapia. Sin embargo, 82% de los médicos oncólogos eligió quimioterapia y, 83% de los urólogos, cirugía. Los médicos oncólogos son expertos en la administración de quimioterapia y los urólogos realizan la cirugía. Esta encuesta demostró que los médicos con frecuencia toman su decisión según su experiencia y su nivel de satisfacción con el procedimiento que realizan. Así, el tratamiento ofrecido para los pacientes con cáncer testicular en la etapa I puede depender del tipo de médico que trata al paciente. El manejo del cáncer testicular en la etapa I aún está en evolución. Esta encuesta demuestra la importancia que tiene la información de todos los tratamientos presentada de manera objetiva y la necesidad de buscar la opinión de más de un médico, preferiblemente de otra especialidad.

Preguntas para hacer a su médico

  • ¿Cuáles son las ventajas, desventajas y efectos secundarios de una disección de ganglios linfáticos retroperitoneales?
  • ¿Cuáles son las posibilidades de retorno de mi enfermedad sin someterme a la disección de ganglios linfáticos o a la quimioterapia?
  • ¿Con qué frecuencia necesito una exploración TC si no recibo tratamiento de quimioterapia adyuvante?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios a largo plazo de la quimioterapia adyuvante?

Estrategias para mejorar los resultados

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer testicular es el resultado de mejorar la administración de quimioterapia y de los tratamientos con radiación, en los pacientes con las etapas más avanzadas del cáncer, y de la participación en experimentos clínicos.

Los experimentos clínicos en los pacientes con cáncer testicular en la etapa I sin seminoma se limitan a determinar la extensión inicial del tratamiento necesario para lograr resultados óptimos y a determinar cuáles factores de un enfoque son favorables sobre los otros. Es importante determinar el enfoque del tratamiento que produzca menos efectos secundarios a largo plazo en los pacientes con la etapa I sin seminoma.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS