Cáncer Uterino

Información general sobre el cáncer uterino

Información general

El útero es el órgano femenino de la reproducción donde el feto crece y evoluciona antes del nacimiento. Este órgano muscular está unido a la vagina por medio del cuello uterino y tiene entradas para las dos trompas de Falopio, las cuales conducen los óvulos desde los ovarios. El útero es un órgano muy sensitivo a las hormonas con ciclos mensuales de sangrado (menstruación), en ausencia del embarazo. El adenocarcinoma es el más común de los cánceres del útero, el cual es también sensible a las hormonas femeninas. Por lo general, el cáncer uterino aparece en la superficie del útero o el endometrio y, con menor frecuencia, en las glándulas del útero. Para la mayoría de las mujeres, el cáncer uterino se descubre por el sangrado anticipado o por problemas del útero, por lo general, después de la menopausia. Por fortuna, el 80% de las mujeres diagnosticadas después de un sangrado anormal padece de un cáncer limitado al útero (etapas I y II), y una proporción alta se cura.

El cáncer uterino (endometrial) es uno de los cánceres ginecológicos más comunes en la mujer, con 36.100 casos nuevos por año. La incidencia del cáncer uterino debería ser alta si no fuera por el relativo alto número de histerectomías realizadas por razones diferentes al cáncer. Los investigadores estiman que cerca de 6.500 mujeres mueren cada año a causa del cáncer del útero, en los Estados Unidos. Desde mediados de los años 70 ha incrementado la incidencia del cáncer uterino, lo que se atribuye al empleo de las terapias de reemplazo hormonal. La cirugía es el tratamiento primario para el cáncer uterino y casi el 82% de las mujeres sobrevive 5 años después del diagnóstico. Para obtener mayor información acerca de las causas y programas de detección temprana del cáncer uterino, diríjase a Prevención y exploración.

En la actualidad, la dilatación y curetaje (D&C) es el método más confiable para el diagnóstico del cáncer uterino. Durante la D&C se extirpa una muestra de las células del recubrimiento del útero para examinarlas bajo el microscopio y determinar si hay presencia del cáncer. Después del diagnóstico del cáncer uterino, se realiza una prueba adicional en las células cancerosas para determinar la etapa del cáncer y así proporcionar un tratamiento óptimo.

Existen muchos tipos de cáncer uterino y su variedad depende de su apariencia bajo el microscopio. El adenocarcinoma es el tipo de cáncer uterino más común. Otras variantes del cáncer uterino con un comportamiento más agresivo, incluyen el carcinoma seroso, el carcinoma uterino de células claras y los tipos mixtos. Estos cánceres, etapa por etapa, presentan un pronóstico menos favorable que el adenocarcinoma. La apariencia del cáncer cuando se examina bajo el microscopio, también puede afectar los resultados del tratamiento del adenocarcinoma. Los médicos clasifican los adenocarcinomas como escasos, moderados o bien diferenciados. Estos términos describen el grado de semejanza del cáncer con las células normales del útero. Por lo general, a menor diferenciación de las células, mayor la agresividad del cáncer y la tasa de reincidencia es más alta. La razón del interés de los médicos sobre este respecto es que más y mejores tratamientos pueden suministrarse a los pacientes con los cánceres más agresivos.

Además del tipo y el grado del cáncer, la etapa o la extensión de la diseminación es la predicción más útil para la supervivencia y es también importante para planificar el tratamiento. En la actualidad, la cirugía para extirpar el útero, los ovarios y los ganglios linfáticos, depende de determinar la etapa del cáncer.

Se pueden utilizar otras pruebas para conocer la etapa del cáncer, incluidas la exploración de la imagen con resonancia magnética (RIM) y el ultrasonido. La sonografía transvaginal es el método más común para examinar el útero. Este método se realiza pasando un dispositivo de ultrasonido a través de la vagina para examinar el útero. Otra prueba, la sonohisterografía, mejora la exactitud de la sonografía mediante la infusión de una solución salina en el útero a través del cuello uterino. La exploración RIM es muy útil para determinar si los ganglios linfáticos se encuentran involucrados y para poder prevenir la extirpación de éstos.

Con el fin de conocer más sobre la información más reciente del tratamiento del cáncer uterino, haga clic en la etapa apropiada.

Etapa I: El cáncer no se ha diseminado fuera del cuerpo del útero.

Etapa II: El cáncer afecta el cuerpo del útero y el cuello uterino.

Etapa III: El cáncer se extiende fuera del útero, pero se localiza en la pelvis.

Etapa IV: El cáncer afecta la vejiga, el intestino o lugares distantes.

Reincidencia: Cuando el cáncer reaparece después de un tratamiento inicial.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS