Cáncer uterino en la etapa III

Cáncer uterino en la etapa III

Información general

El cáncer uterino en la etapa III se extiende fuera del útero, pero permanece confinado en la pelvis. El cáncer en la etapa IIIA invade el revestimiento de la pelvis, las trompas de Falopio o hay células cancerosas que se pueden encontrar libres en la pelvis. El cáncer en la etapa IIIB invade la vagina. El cáncer en la etapa IIIC invade los ganglios linfáticos pélvicos y/ o para-aórticos.

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de las pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación de la paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento para el cáncer uterino en la etapa III. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer, son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que la atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en las pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de los tipos de cáncer. Las pacientes interesadas en participar en un experimento clínico deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

Para un tratamiento óptimo de las pacientes con cáncer uterino en la etapa III, con frecuencia se requiere más de un enfoque terapéutico. Por lo tanto, es importante que las pacientes reciban su tratamiento en un centro que pueda ofrecer múltiples modalidades de tratamiento incluidas la ginecología, la oncología y la radio-oncología. La supervivencia después del tratamiento del cáncer uterino en la etapa III se determina por la extensión de la diseminación del cáncer y la habilidad del cirujano para extirpar todo el cáncer visible.

Cirugía

En general, la cirugía es el tratamiento primario para las mujeres con el cáncer uterino en la etapa III. Las mujeres con el cáncer uterino en esta etapa se someten, por lo general, a una histerectomía (extirpación del útero), a una salpingooforectomía bilateral (extirpación de los ovarios), y a una disección de los ganglios linfáticos pélvicos, con o sin extirpación de los ganglios linfáticos para-aórticos. La cirugía tiene como fin el extirpar el cáncer tanto como sea posible sin causar mayores efectos secundarios. Sin embargo, el cáncer uterino en la etapa III no siempre se puede extirpar en su totalidad, sobre todo cuando el cáncer se ha extendido a las paredes de la pelvis.

Después de un tratamiento estándar con histerectomía abdominal total, la mayoría de las pacientes experimenta una reincidencia del cáncer. Esto se debe a que muchas pacientes con el cáncer en la etapa III presentan células cancerosas microscópicas (micrometástasis) diseminadas fuera del útero que no fueron extirpadas mediante la cirugía. Estas células cancerosas no pueden ser detectadas por ninguna de las pruebas disponibles en la actualidad. La presencia de estas micrometástasis causa la reincidencia después de un tratamiento con sólo cirugía. Después de la cirugía, las pacientes pueden beneficiarse con un tratamiento adicional (terapia adyuvante) para disminuir el riesgo de la reincidencia del cáncer. Luego del tratamiento con sólo cirugía, existe un incremento progresivo en la reincidencia del cáncer local y distante en las pacientes con cánceres bien, moderado y escasamente diferenciados. Para obtener mayor información acerca de la cirugía, diríjase a Cirugía y cáncer uterino.

Terapia adyuvante con radiación

Las pacientes con el cáncer uterino en la etapa III y a quienes se les ha extirpado con cirugía todo el cáncer, son candidatas para una terapia adyuvante con radiación. El objetivo de la terapia adyuvante con radiación es eliminar las células cancerosas que persisten después de una cirugía con un máximo de probabilidades de curación y mínimos efectos secundarios. La radiación por lo general se administra en forma de haz de gran potencia que deposita la dosis de radiación en el organismo donde se localiza las células cancerosas (terapia con radiación de haz externo), o se administra de forma directa al cáncer mediante la colocación de un isótopo en el área del cáncer (braquiterapia). La terapia con radiación, a diferencia de la quimioterapia, es considerada como un tratamiento local. Las células cancerosas sólo pueden ser eliminadas en el lugar donde se administra la radiación en el organismo. Si el cáncer existe fuera del área de radiación, las células cancerosas no son eliminadas por la radiación. El tratamiento del cáncer uterino en la etapa III con cirugía, y seguido por una braquiterapia adyuvante y/ o terapia con radiación de haz externo, ha reportado la curación de casi el 50% de las pacientes.

A pesar de la terapia adyuvante con radiación, muchas pacientes experimentarán la reincidencia del cáncer. En el futuro, el tratamiento sistemático hormonal y/ o la quimioterapia, en reemplazo o además de la terapia con radiación, puede necesitarse para disminuir el riesgo de la reincidencia en las pacientes con el cáncer en la etapa III.

Terapia con radiación como tratamiento primario

Las pacientes cuyo diagnóstico revela que no es posible operarlas pueden tratarse con una combinación de braquiterapia y de terapia con radiación de haz externo. Para obtener mayor información, diríjase a Terapia con radiación y cáncer del útero.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer uterino en la etapa III es el resultado de mejorar la participación de los médicos y las pacientes en estudios clínicos. En el futuro, el progreso del tratamiento del cáncer uterino en la etapa III se conseguirá de la continua participación en los estudios apropiados. Hoy en día existen muchas áreas de exploración activa encaminadas a mejorar el tratamiento de la reincidencia del cáncer uterino.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y para controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Estos efectos colaterales no sólo causan molestias a las pacientes, sino que pueden obstaculizar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos colaterales del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Quimioterapia adyuvante: Debido a que las pacientes que se trataron con cirugía y radiación exhiben la reincidencia del cáncer fuera de la pelvis, la terapia adyuvante que llegue y elimine estas células cancerosas puede mejorar el tratamiento. No existen estudios comparativos significativos sobre la quimioterapia adyuvante en la prevención de la reincidencia en las pacientes con el cáncer uterino en la etapa III. Las pacientes con el cáncer avanzado del útero responden a los agentes hormonales y a varias combinaciones de quimioterapia, incluidos los medicamentos como doxorubicina, Platinol®, y paclitaxel. Se encuentra en evaluación la combinación de los medicamentos Platinol® y paclitaxel, o doxorubicina y Platinol®, como terapia adyuvante única o en combinación con radiación.

Terapia adyuvante hormonal: Desde hace tiempo se han usado los agentes progesterónicos en el tratamiento del cáncer avanzado o reincidente del útero debido a que algunas células cancerosas responden al tratamiento. Los cánceres bien diferenciados responden mejor a los agentes progesterónicos que los cánceres no diferenciados. Experimentos clínicos están evaluando la administración de la terapia hormonal sola o en combinación con la quimioterapia, la cirugía, y/ o la terapia con radiación.

Quimioterapia adyuvante y terapia hormonal: Hace poco, investigadores de Grecia evaluaron la combinación de estos cuatro medicamentos: Paraplatin®, metotrexato, fluorouracilo y medroxiprogesterona, en 23 pacientes con el cáncer avanzado o reincidente del útero. Ninguna de ellas había recibido tratamiento previo de quimioterapia o terapia hormonal y 10 habían recibido terapia con radiación. Se observaron respuestas en 74% de las mujeres, con dos remisiones completas de larga duración. La duración promedio de la respuesta fue de más de 10 meses y el promedio de supervivencia de más de 16 meses. Se administró este régimen a las pacientes ambulatorias con buena tolerancia. Estos médicos concluyeron que este régimen producía un efecto activo en las mujeres con el cáncer avanzado o reincidente del útero. Estas combinaciones de medicamentos con terapia hormonal deberían evaluarse para conocer su efecto en la prevención de la reincidencia en las mujeres con el cáncer uterino en la etapa III que se trataron con cirugía.

Mejoría en la clasificación por las etapas: A causa de las diseminaciones del cáncer que no se detectan, puede que el cáncer uterino no reciba el tratamiento debido. El análisis de las células que flotan libres en el peritoneo (pelvis) constituye un método para detectar la diseminación del cáncer y se realiza mediante la inyección de una solución salina en el abdomen que permite que se mezcle bien y luego se retire para un examen bajo el microscopio. Sin embargo, a veces es muy difícil distinguir las células normales de las cancerosas cuando se utiliza este método.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas que localizan las células cancerosas y se pegan a ellas; por lo tanto, con su ayuda, el patólogo distingue las células normales de las cancerosas. El uso de estos anticuerpos para distinguir las células cancerosas en el peritoneo puede mejorar la precisión de la clasificación por las etapas y puede ayudar en la identificación de las pacientes que requieren de un tratamiento más agresivo.

Terapia genética: En la actualidad no existe una terapia genética aprobada para el tratamiento del cáncer del útero. La terapia genética se define como la transferencia de un nuevo material genético dentro de la célula para el beneficio terapéutico. Esto se puede conseguir mediante el reemplazo o la desactivación de un gen disfuncional, o mediante el reemplazo o la adición de un gen funcional dentro de la célula para que funcione con normalidad. La terapia genética se encamina a controlar el crecimiento rápido de las células cancerosas, a controlar el número de muertes por cáncer, o a hacer posible que el sistema inmunológico elimine las células cancerosas. Hoy en día se están realizando estudios de terapia genética en las pacientes con el cáncer reincidente o avanzado del útero.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS