Cirugía para el cáncer uterino

Cirugía para el cáncer uterino

Información general

La cirugía para el cáncer uterino se realiza con el fin de extirpar el cáncer y recopilar información adicional acerca de la etapa o la extensión de la diseminación del cáncer. El cirujano que se especializa en el tratamiento de los trastornos del sistema reproductor femenino se conoce como ginecólogo. El ginecólogo oncólogo cuenta con un adiestramiento especial en el tratamiento del cáncer del sistema reproductor femenino y es experto en la realización de tratamientos quirúrgicos del cáncer uterino.

La cirugía estándar que se realiza como tratamiento de los cánceres uterinos es la histerectomía abdominal (extirpación del útero) y la salpingooforectomía bilateral (extirpación de las trompas de Falopio y ambos ovarios). Además de extirpar el útero y los ovarios, el cirujano toma una muestra o extirpa los ganglios linfáticos pélvicos y para-aórticos para determinar si el cáncer se diseminó.

Dilatación y curetaje

La dilatación y el curetaje (D&C) constituye un procedimiento de diagnóstico común que utilizan los ginecólogos para obtener tejido de la pared del útero. Durante este procedimiento, se lava la vagina con un antiséptico y se inyecta un anestésico local en o cerca del cuello uterino. También es posible que se usen analgésicos inyectables o anestesia. La abertura del cuello se ensancha en forma progresiva. Se inserta en la abertura cervical, una tras otra, una serie de bastones de grosor creciente (dilatadores). El último de ellos puede ser del ancho de una pluma fuente. Como una alternativa, pueden utilizarse dilatadores absorbentes para ensanchar la abertura cervical. Estos dilatadores absorben fluidos del área cervical y amplían la abertura del cuello uterino a medida que los dilatadores se expanden. Al raspar el revestimiento del útero, se obtiene tejido, el cual se observa bajo el microscopio para determinar si existe cáncer. En ocasiones fuera de lo común, se utiliza el curetaje para el tratamiento del cáncer uterino, ya que sólo se extirpa la capa superficial del útero.

Histerectomía y disección de los ganglios linfáticos pélvicos

La histerectomía abdominal total (extirpación del útero) y una salpingooforectomía (extirpación de las trompas de Falopio y ovarios) con, o sin extirpación de los ganglios linfáticos pélvicos y para-aórticos, es el tratamiento estándar para los cánceres uterinos en las etapas I a la III. Cuando se extirpa el útero mediante la cirugía, las terminaciones de la vagina se cosen con la cirugía formando lo que se denomina muñón vaginal. Este es el sitio de reincidencia local del cáncer después de la cirugía sola.

La histerectomía es más efectiva si la exploración durante la cirugía muestra que el cáncer no se ha diseminado más allá del útero. Sin embargo, algunas pacientes pueden presentar diseminaciones fuera del útero hacia los ganglios linfáticos en la pelvis. Antes de realizar la histerectomía, el médico, en ocasiones, realiza una disección de ganglios linfáticos pélvicos. Durante ésta, el cirujano extirpa los ganglios linfáticos para determinar si contienen cáncer. En caso afirmativo, el cirujano no procederá con la histerectomía. Otra forma de tratamiento que se recomienda es, por lo general, el empleo de la terapia con radiación y la quimioterapia.

A pesar de la extirpación quirúrgica del cáncer uterino, algunas pacientes pueden presentar reincidencia del cáncer. Es importante tener en cuenta que algunas pacientes con el cáncer uterino presentan, con frecuencia, algunas cantidades pequeñas del cáncer diseminadas fuera del útero que no se extirparon con la cirugía. Estas células cancerosas no pueden detectarse con ninguna de las pruebas disponibles en la actualidad. Esas áreas de cáncer fuera del cuello uterino que no pueden detectarse se conocen como micrometástasis. La presencia de estas áreas microscópicas del cáncer causan reincidencia después del tratamiento inicial. Casi siempre se recomienda la terapia con radiación de haz externo, con o sin radiación de implante y quimioterapia, para limpiar el cuerpo de micrometástasis, con el fin de mejorar las tasas de curación logradas mediante la extirpación quirúrgica del cáncer.

Cirugía reductora para el cáncer inoperable del útero

Cuando el cáncer no puede extirparse por completo, es pertinente preguntarse si la extirpación quirúrgica de la mayor cantidad posible del cáncer constituye un beneficio. Este procedimiento se conoce como “cirugía reductora” y, con frecuencia, se realiza para que la cantidad de células cancerosas a eliminar mediante la terapia con radiación y/ o la quimioterapia, sea menor. Sin embargo, se trata de una cirugía mayor y conlleva varias complicaciones potenciales. No se ha demostrado el beneficio de la cirugía reductora en estudios clínicos controlados; sin embargo, los investigadores han evaluado los resultados en las mujeres con el cáncer uterino avanzado que se han sometido a esta cirugía. Se realizó una comparación con las pacientes con áreas cancerosas de menos de 2 centímetros después de la cirugía, con aquéllas con áreas mayores, y con las pacientes que no se sometieron a esta cirugía. El promedio de supervivencia para la cirugía reductora óptima (menos de 2 centímetros con cáncer luego de la cirugía), fue de 32 meses frente a 12 y 13 meses en los pacientes con cirugía inapropiada o no reductora. Por lo tanto, es viable que la extirpación de la mayor cantidad posible de cáncer en las mujeres con cáncer uterino diseminado, ejerza algún efecto benéfico.

Función de la linfadenectomía para-aórtica

Se dice que el cáncer uterino se disemina cuando sale del útero y se traslada a los ganglios linfáticos en la pelvis, cerca del útero. Desde allí se disemina a los ganglios linfáticos circundantes a la arteria principal del corazón, la aorta. Estos ganglios se conocen como ganglios linfáticos para-aórticos.

Durante la cirugía, los ganglios linfáticos pélvicos se extirpan, pero no es muy claro el beneficio de extirpar los para-aórticos. Sería beneficioso en caso de que la extirpación de estos ganglios mejorara la posibilidad de curación y/ prolongara la supervivencia. Por otra parte, no se aconseja si hacerlo sólo incrementa los efectos secundarios de la cirugía.

En un intento por evaluar el beneficio de la extirpación de los ganglios linfáticos para-aórticos, los cirujanos realizaron un estudio clínico en el que participaron 137 mujeres con un riesgo alto de compromiso de estos ganglios. La tasa de reincidencia del cáncer fue de 38% y la tasa de supervivencia a 5 años fue de 71% para las pacientes que no se sometieron a la extirpación de estos ganglios, en comparación a una tasa de reincidencia del 23%, y de supervivencia del 85%, para las pacientes que sí lo hicieron. Estos médicos sugieren que las pacientes con un riesgo alto de diseminación linfática deben considerar la extirpación quirúrgica de los ganglios linfáticos para-aórticos así como de los pélvicos.

Efectos secundarios de la cirugía

Las mujeres que se someten a una histerectomía pueden experimentar dolor por la incisión en la parte baja del abdomen y sangrado o infección luego de la cirugía, pero ésta puede reducir el riesgo de la reincidencia del cáncer y prolongar la supervivencia. Otros efectos pueden ser problemas al orinar o con el control de la vejiga. Con menor frecuencia, ocurren lesiones en el recto o en los tubos de drenaje del riñón (uréteres), o en la vejiga, que se pueden ser en forma de una “fístula” o conexión anormal con la vagina. En las mujeres en edad de tener hijos, los efectos de la cirugía son drásticos, pues se extirpa tanto el útero como los dos ovarios. Es obvio que luego de esta cirugía ya no se puedan tener hijos. Además, la extirpación de ambos ovarios precipita la menopausia y la necesidad de considerar el reemplazo horm
onal.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del cáncer uterino es el resultado del surgimiento de mejores tratamientos en los pacientes con cáncer en las etapas más avanzadas y de la participación en experimentos clínicos. En el futuro, el progreso del tratamiento del cáncer del útero se conseguirá de la continua participación en experimentos clínicos apropiados. Hoy en día hay muchas áreas de exploración activa dirigidas a mejorar el tratamiento del cáncer uterino.

Atención de apoyo: La atención de apoyo se refiere a los tratamientos diseñados para prevenir y para controlar los efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. Estos efectos colaterales no sólo causan molestias a las pacientes, sino que pueden obstaculizar la administración óptima de la terapia en las dosis y la periodicidad adecuadas. Para lograr un resultado óptimo del tratamiento y para mejorar la calidad de vida, es imperativo que los efectos colaterales del cáncer y su tratamiento se manejen de forma adecuada. Para obtener mayor información, diríjase a Atención de apoyo.

Cirugía laparoscópica para el cáncer del útero: La laparoscopia es la inserción de un tubo con luz a través de la piel en el abdomen que permite que el cirujano visualice, fotografíe y tome una muestra del tejido para un examen microscópico. Algunos de los procedimientos quirúrgicos, incluidas la histerectomía y la linfadenectomía pélvica y para-aórtica, pueden realizarse mediante la laparoscopia, con lo que se obvia la necesidad de una incisión abdominal. Esto puede reducir las complicaciones de la cirugía, en especial de las mujeres obesas. El Gynecologic Oncology Study Group se encuentra realizando un experimento clínico que compara de manera directa la histerectomía laparoscópica con la técnica estándar que involucra una incisión abdominal para evaluar cuál de los dos procedimientos ofrece mayores beneficios.

Función de la disección de los ganglios linfáticos para-aórticos: En la actualidad, no existe un consenso sobre la extirpación de rutina de los ganglios para-aórticos. Aunque algunos experimentos clínicos no controlados sugieren que esta extirpación prolonga la supervivencia, otros se encuentran en progreso para definir la función de esta disección.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS