Leucemia Mielógena Aguda

Información general sobre la leucemia mielógena aguda

La leucemia mielógena aguda (LMA) es un cáncer de la médula ósea y la sangre que se caracteriza por el crecimiento incontrolado de los glóbulos blancos inmaduros conocidos como mielocitos. Esta enfermedad es más común en los adultos que en los niños, con un promedio de edad al momento del diagnóstico inicial de más de 65 años. Sin embargo, los procedimientos del diagnóstico y el tratamiento son similares en los niños y en los adultos.

Con el fin de comprender cuáles son las mejores opciones de tratamiento para la LMA, los pacientes deben conocer la clasificación o el subtipo histológico del cáncer y los resultados de los análisis de los cromosomas determinados mediante el examen citogenético. Éstas son pruebas realizadas en una muestra de la médula ósea del paciente. La LMA a menudo se asocia con los cromosomas anormales de las células de la leucemia. Es importante conocer las anormalidades cromosómicas específicas asociadas con la leucemia para determinar el tratamiento específico y los resultados.

Citogenética en los adultos con LMA

La siguiente tabla muestra los resultados del tratamiento de acuerdo a que si la citogenética presentada fue favorable o no en los pacientes con LMA que recibieron tratamiento de quimioterapia intensiva estándar. La tabla ilustra la importancia del análisis citogenético en los adultos.

Citogenética Supervivencia
Favorable: t(8, 22), t(15,17) e invertido 16 60-80%
Intermedio: cariotipos normales 40%
Desfavorable: todas las otras anormalidades clonales citogenéticas 20%

Citogenética en niños con LMA

Los cambios en los cromosomas en las células de la leucemia se pueden identificar en un 80% de los niños con LMA. Estos cambios cromosómicos distintos, detectados en el examen citogenético, por lo general se asocian con diferentes resultados en el tratamiento. Con el tratamiento actual, se curan del 30 al 50% de los niños con LMA. Es importante identificar a estos niños que pueden curarse con tratamientos estándar y a aquellos que deben recibir un tratamiento más individualizado. Los distintos tipos de anormalidades cromosómicas presentes al diagnóstico, han demostrado ayudar a identificar a los pacientes con “buenos” y “malos” resultados.

En un estudio del Grupo de Oncología Pediátrica ( Pediatric Oncology Group), se reportaron los resultados de 478 niños con LMA. Se halló que los niños con un cromosoma 16 invertido presentaban una tasa de supervivencia sin recaída del 58%, aquellos con una transposición de cromosomas 8 y 21 presentaron una tasa de supervivencia sin recaída del 45% y los pacientes sin anormalidades cromosómicas presentaron una tasa de supervivencia sin recaída del 45%. Los niños con transposición de cromosomas 15 y 17 presentaron una tasa de supervivencia sin recaída del 20% y los niños con anormalidades 11q23 presentaron una tasa de supervivencia de 24%.

Este estudio demostró que los niños con LMA que presentan cambios cromosómicos “malos” no deben tratarse con quimioterapia estándar, pero en cambio deben inscribirse en experimentos clínicos que evalúen nuevas terapias o tratarse con trasplante de células madre.

Monitoreo molecular de la enfermedad mínima residual

Los pacientes que sufren de leucemia con anormalidades citogenéticas a menudo pueden examinarse después del tratamiento para detectar pequeñas cantidades de células de leucemia que no fueron detectadas por medios microscópicos. La técnica usada se denomina reacción en cadena de polimerasa (PCR). La PCR puede detectar cantidades muy pequeñas de células de leucemia, indicando, por lo tanto, la necesidad de más tratamiento, puesto que las cantidades pequeñas de las células de la leucemia inevitablemente llevarán a la reincidencia. La PCR se utiliza para el monitoreo de los resultados del tratamiento, tanto en los adultos como en los niños con LMA.

El tratamiento de la LMA se realiza en dos fases. En la actualidad, todos los subtipos histológicos se tratan de la misma forma, excepto la leucemia promielocítica aguda (subtipo M3).

La fase inicial del tratamiento de la LMA se denomina inducción de remisión y el objetivo de esta terapia es el lograr una remisión completa o la desaparición de todas las células de la leucemia que se pueden detectar. Después de que se ha logrado una remisión completa, se inicia la segunda fase del tratamiento, la terapia luego de la remisión. La terapia luego de la remisión es necesaria debido a que, aunque no se detecten células cancerosas después de la inducción de la remisión, aún existen células de la leucemia que no pueden detectarse y, sin la terapia adicional después de la remisión, la leucemia puede retornar. La terapia después de la remisión a menudo se conoce como consolidación.

Terapia de inducción de remisión:

Terapia de consolidación:

Leucemia reincidente o resistente:


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS