Leucemia Mielógena Crónica

Información general sobre la leucemia mielógena crónica

Información general

La leucemia mielógena crónica es el crecimiento anormal de las células mieloides relativamente maduras (glóbulos blancos). La enfermedad se asocia con una anomalía cromosómica en que el material genético del cromosoma 9 se transfiere al cromosoma 22. El cromosoma que contiene la conmutación genética se denomina cromosoma Filadelfia y juega una función en la manifestación de la enfermedad. La edad promedio al diagnóstico es de 67 años; sin embargo, estudios clínicos recientes que comparan los diferentes tratamientos para los pacientes diagnosticados se realizaron casi invariablemente en pacientes menores de 65 años.

Al inicio de la leucemia mielógena crónica, hay un incremento gradual en las células mieloides anormales maduras en la médula ósea. Poco a poco, estas células se vierten en la sangre y otros órganos y causan síntomas como fatiga por anemia o un ensanchamiento del bazo. El incremento del número de las células de la leucemia se presenta lentamente al comienzo y se conoce como fase crónica, pero estas células invariablemente empiezan a incrementarse más rápido y/ o incluyen células menos maduras, dando como resultado la fase acelerada o blástica. Con el fin de entender la mejor opción de tratamiento disponible para la leucemia mielógena crónica, es importante conocer la fase de la leucemia, dado que toda la información de los nuevos tratamientos relacionados con ésta se encuentran clasificados y analizados de acuerdo con la fase de la enfermedad.

Clasificación por las etapas de la leucemia mielógena crónica

Fase crónica: Los pacientes en la fase crónica presentan una enfermedad estable, con sólo síntomas mínimos, sin cáncer fuera de la médula ósea o del bazo y con un conteo de glóbulos blancos y plaquetas que se puede controlar con facilidad con dosis bajas de quimioterapia o interferón.

Fase acelerada: Cuando la leucemia mielógena crónica es difícil de controlar con dosis bajas de quimioterapia o interferón, el conteo de los glóbulos blancos se incrementa. Pueden aparecer nuevos síntomas y los síntomas anteriores pueden empeorar. El bazo puede ensancharse y/ o los nuevos cromosomas anormales pueden detectarse en las células de la médula ósea. Gradualmente, la leucemia puede llegar a ser resistente al tratamiento por completo y la médula ósea puede recubrirse de un gran número de glóbulos blanco inmaduros conocidos como “blastos”. Para el diagnóstico de la fase acelerada debe estar presente al menos una de las siguientes características:

  • Presencia permanente del 10 al 30% de mieloblastos en la médula ósea o en la sangre periférica.
  • Incremento sustancial en el conteo de glóbulos blancos superior a 50.000, aumento o disminución del conteo de plaquetas y niveles de glóbulos rojos bajos a pesar del tratamiento.
  • Ensanchamiento progresivo del bazo.
  • Manifestación de la leucemia fuera de la médula ósea o bazo.
  • Presencia de cualquier anormalidad citogenética, además del cromosoma Filadelfia.
  • Fiebre o dolor óseo persistente e inexplicable

Fase blástica: Existe más del 30% de mieloblastos en la médula o sangre.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS