Linfom folicular no Hodgkin en la etapa IIE-IV

Linfom folicular no Hodgkin en la etapa IIE-IV

Información general

Se considera que los pacientes que presentan linfomas foliculares no Hodgkin en las etapas IIE a la IV tienen una enfermedad avanzada y no se pueden curar con los enfoques estándar de tratamiento. Todos los linfomas foliculares que se presentan a continuación se tratan de forma idéntica.

Formulación internacional del trabajo

Clasificación del linfoma revisión europeo estadounidense

Célula folicular pequeña indentada

Célula de folículo central (grado 1)

Célula folicular mixta pequeña y grande

Célula de folículo central (grado 2)

Existe una gran variedad de factores que influyen en la decisión de los pacientes para recibir un tratamiento para el cáncer. El propósito del tratamiento puede ser mejorar los síntomas mediante el control local del cáncer, incrementar las posibilidades de curación del paciente o prolongar su vida. Los beneficios que se esperan del tratamiento para el cáncer deben sopesarse con cuidado con respecto a sus riesgos potenciales.

A continuación presentamos información general sobre el tratamiento del linfoma folicular en etapa avanzada. Las circunstancias individuales de su situación y los factores de pronóstico de su tipo de cáncer son lo que influye, a fin de cuentas, en la manera en que estos principios generales de tratamiento se aplican a su situación. La información en este sitio web es una ayuda educativa para usted acerca de las opciones de tratamiento y facilita el proceso de toma de decisión, mutuo o compartido, con el médico oncólogo que lo atiende.

La mayoría de los nuevos tratamientos surge de experimentos clínicos, es decir, de estudios que evalúan la efectividad de los nuevos medicamentos o las estrategias de tratamiento. El progreso de los tratamientos más efectivos para el cáncer requiere la evaluación de nuevas e innovadoras terapias en los pacientes con cáncer. La participación en un experimento clínico puede ofrecerle acceso a mejores tratamientos y a posibilitar el avance de los conocimientos existentes en relación con el tratamiento de este cáncer. Los experimentos clínicos están disponibles para la mayoría de las etapas del cáncer. Los pacientes interesados en participar en estos experimentos deberán evaluar sus riesgos y sus beneficios en conjunto con sus médicos. Para asegurarse de que usted está recibiendo el mejor tratamiento para su cáncer, es importante estar al tanto de las últimas noticias sobre el cáncer, de forma que tenga conocimiento acerca de los nuevos tratamientos y de los resultados de los experimentos clínicos.

El linfoma folicular se considera un cáncer muy indolente o de crecimiento lento. Debido a que el crecimiento del cáncer es lento, es muy difícil de curar ya que la quimioterapia tradicional para el cáncer o los tratamientos con la terapia con radiación destruyen las células de crecimiento rápido. Aunque curar a los pacientes con el linfoma folicular avanzado es poco usual, los pacientes pueden vivir mucho tiempo con su enfermedad. De hecho, el promedio de vida de los pacientes con el linfoma folicular es de 6 a 10 años a partir del diagnóstico.

Debido a que es difícil que se curen los linfomas foliculares, muchas estrategias de tratamiento se dirigen hoy en día a prolongar el tiempo que los pacientes pueden vivir con su enfermedad. Puesto que el cáncer crece lentamente, puede ser que el tratamiento inicial no sea necesario por muchos meses a años después del diagnóstico. Sin embargo, muchos pacientes requerirán el tratamiento temprano. Éste suele iniciarse un año después, por las siguientes razones:

Para aliviar los síntomas causados por el linfoma, entre los cuales pueden estar la fiebre, el sudor y la pérdida de peso.

El tratamiento puede ser necesario para prevenir el crecimiento del linfoma en un área donde afecte la función de otros órganos, como un bloqueo de los riñones.

Mejorar el conteo sanguíneo bajo causado por el linfoma que involucra a la médula ósea, que incrementa el riesgo de infección, sangrado o anemia.

Detener el crecimiento o progresión del linfoma.

Preferencia del paciente: Algunos pacientes se sienten incómodos viviendo con el linfoma y prefieren ser tratados aún en ausencia de las razones anteriores.

Debido a la incurabilidad de los linfomas foliculares, la participación en un experimento clínico que evalúe nuevos medicamentos o estrategias de tratamiento es una opción de tratamiento inicial apropiada.

Debido a la amplia gama de opciones de tratamiento existente para los linfomas foliculares avanzados, el planificar un tratamiento puede ser confuso. Aunque la mayoría de los pacientes con el linfoma folicular avanzado no se cura con las opciones de tratamiento estándar, todos los enfoques de terapias aprobadas han demostrado mejorar la supervivencia. Cada tratamiento se asocia con efectos secundarios o toxicidad únicos. Cuando se elige un tratamiento, puede ser lo más apropiado para algunos pacientes el seleccionar la terapia con menos toxicidad, mientras otros pacientes podrían desear un régimen de tratamiento basándose sólo en la supervivencia a largo plazo sin cáncer. El paciente también podría considerar la manera en que una opción de tratamiento puede afectar la decisión de tratamiento siguiente en caso de reincidir el cáncer. En la actualidad, el tratamiento inicial estándar disponible para el linfoma folicular avanzado incluye:

Quimioterapia con agente individual: Los experimentos clínicos han indicado que el Fludara® parece ser el agente individual de quimioterapia más efectivo para el tratamiento inicial del linfoma folicular. Como tratamiento inicial, el Fludara® solo induce a remisiones completas en cerca del 40% de los pacientes. Otros agentes individuales de quimioterapia que están aprobados para el tratamiento inicial del linfoma folicular incluyen la purina nucleósido análogo 2-clorodeoxidenosina, el agente alquilado ciclosfosfamida y el clorambucil con o sin esteroides.

Combinaciones de medicamentos de quimioterapia: Están disponibles muchos regímenes de quimioterapia con múltiples medicamentos que pueden inducir respuestas completas en más del 50% de los pacientes. Por lo regular, las combinaciones de quimioterapia usadas para el tratamiento del linfoma folicular incluyen, pero no se limitan, a las siguientes:

La combinación de quimioterapia más usada es ciclofosfamida, doxorubicina, Oncovin® y prednisona (CHOP).

Otras combinaciones incluyen:

CPV: ciclofosfamida, Oncovin® y prednisona.

C(M)OPP: ciclofosfamida, Oncovin®, procarbacina y prednisona.

FM: Fludara® y Novantrone® con o sin dexametasona.

En un experimento clínico reciente se sugirió que el FM puede mejorar las respuestas anticancerígenas en comparación con el CHOP como terapia inicial en los pacientes con el linfoma folicular; sin embargo, se necesitan experimentos adicionales con el fin de confirmar este hallazgo.

Combinación de quimioterapia más Intron®A (interferón): Muchos experimentos clínicos han demostrado que el Intron®A inyectado 3 veces por semana en los pacientes que logran una remisión de la quimioterapia combinada puede prolongar la supervivencia en general de los pacientes, en comparación con los pacientes tratados sólo con quimioterapia. En un experimento reciente que comparó el Intron®A con una combinación de quimioterapia prolongó de manera significativa la supervivencia e incrementó el tiempo de reincidencia del cáncer frente al tratamiento con sólo quimioterapia.

Anticuerpos monoclonales: El Rituxan™ es una terapia biológica relativamente nueva que se presenta promisoria en los pacientes con linfoma no Hodgkin de células B de bajo grado o f
olicular, en combinación con la quimioterapia o después del tratamiento estándar. El Rituxan™ es un anticuerpo monoclonal que se une a las proteínas en la superficie de los linfocitos B. Esta unión estimula al sistema inmunológico a atacar y a eliminar a las células B cancerosas. El beneficio importante de este enfoque es que el Rituxan™ sólo se enfoca en las células cancerosas (células B) evitando la destrucción de las células sanas. Esto, en contraste con la quimioterapia o la radiación que no diferencian entre las células sanas o cancerosas en el organismo, una característica que conlleva a efectos secundarios potencialmente destructivos.

En un experimento clínico para evaluar el Rituxan™ como tratamiento inicial en 62 pacientes con el linfoma folicular indolente o el linfoma linfocítico pequeño (SLL, por sus siglas en inglés), los pacientes recibieron al inicio un ciclo de Rituxan™ semanal por cuatro semanas. Los pacientes cuya enfermedad no progresó durante el tratamiento recibieron estos ciclos de 4 semanas de Rituxan™ cada 6 meses. Dos años después de iniciarse el tratamiento, el 67% de los pacientes no presentó una progresión del cáncer. No hubo diferencia entre el grupo de pacientes con linfoma folicular y el grupo con SLL con respecto a la respuesta del tratamiento. Sólo el 3% de los pacientes presentó efectos secundarios relacionados con la infusión que fueron reversibles. No se reportaron otros efectos secundarios.

Estos resultados son favorables comparados con otros agentes individuales o combinaciones estándar para la terapia inicial del linfoma no Hodgkin indolente con mínimos efectos secundarios. Además, la supervivencia a dos años con Rituxan™ sin progresión fue superior en los pacientes no tratados con anterioridad, en comparación con los experimentos clínicos históricos que involucraron a pacientes que recibieron tratamientos anteriores para la enfermedad. Estos hallazgos son consistentes con los experimentos clínicos anteriores, los cuales sugieren que el Rituxan™ es bien tolerado por los pacientes y presenta una actividad alta como terapia inicial para el linfoma de grado bajo. Éste puede proveer una opción de tratamiento alternativo para los pacientes de edad avanzada o para los pacientes que no pueden tolerar los efectos secundarios de la quimioterapia. Sin embargo, todavía se encuentra en estudio la forma óptima de incorporar el Rituxan™ en la estrategia general de tratamiento contra el linfoma de grado bajo.

Además, el primer tratamiento luego del tratamiento original con Rituxan™ se presenta promisorio en el tratamiento del linfoma. En tiempo reciente los investigadores evaluaron la seguridad y la efectividad de repetir el tratamiento con Rituxan™ en 58 pacientes con linfoma no Hodgkin de células B en grado bajo o linfoma folicular. Todos estos pacientes recibieron un tratamiento previo con Rituxan™, pero manifestaron reincidencia del cáncer. En general, el 40% de los pacientes respondió al primer tratamiento luego del tratamiento original y, de hecho, las segundas respuestas pueden ser de mayor duración que la respuesta inicial después del primer tratamiento. No se presentaron efectos secundarios diferentes significativos a los del primer tratamiento.

Tratamientos combinados: La combinación de la quimioterapia y los anticuerpos monoclonales ha demostrado una actividad anticancerígena significativa en el tratamiento de los pacientes con el linfoma folicular. Los estudios mostraron que la adición del Rituxan™ a la quimioterapia demostró mejorar la actividad anticancerígena en comparación con cada uno de los tratamientos solos.

Experimentos clínicos han demostrado que la quimioterapia CHOP más la Rituxan™ es superior al CHOP solo en los pacientes con el linfoma de células B indolente. En un experimento clínico reciente, el 76% de los pacientes que recibió Rituxan™ más CHOP logró una desaparición total o parcial del cáncer, en comparación con el 60% de los pacientes que logró una desaparición total o parcial del cáncer al recibir el CHOP solo. Al año después del tratamiento, casi el 70% de los pacientes que recibió Rituxan™ más CHOP sobrevivía sin progresión del cáncer, en comparación con el 49% de los pacientes que recibió sólo CHOP. La supervivencia en general al año después del tratamiento fue del 83% en los pacientes que recibieron la combinación de Rituxan™ más CHOP, en comparación con sólo el 68% de los pacientes que recibió sólo CHOP.

Estrategias para mejorar el tratamiento

El progreso que se ha logrado en el tratamiento del linfoma folicular es el resultado de incorporar nuevos agentes anticancerígenos en los regímenes de tratamiento y la realización de experimentos clínicos. En el futuro, el progreso se conseguirá de la continua participación en los experimentos clínicos apropiados. Hoy en día existen muchas áreas de exploración encaminadas a mejorar el tratamiento del linfoma folicular

Nuevos regímenes de quimioterapia: Los científicos continúan con la evolución de regímenes de tratamiento de la quimioterapia con múltiples medicamentos, que incorpora terapias nuevas o adicionales para usarse como tratamiento contra el cáncer. La combinación del Fludara® u otros análogos de purinas con regímenes de quimioterapia se están investigando de forma clínica.

Anticuerpos monoclonales: En tiempo reciente se aprobó el anticuerpo monoclonal Zevalin™ para el tratamiento del linfoma folicular que detuvo su respuesta a las terapias estándar. La aprobación indica que el Zevalin™ debe usarse en combinación con el Rituxan®. Se encuentran en curso experimentos clínicos para determinar si el Zevalin™ puede ser efectivo en las etapas tempranas de esta enfermedad.

El Zevalin™ (90Yttrium-2b8 ibritumomab tiuxetan) es un agente biológico novedoso que ha demostrado respuestas anticancerígenas importantes en el tratamiento del linfoma no Hodgkin de células B. El Zevalin™ es un tipo de tratamiento que emplea dos estrategias separadas para enfocar y eliminar a las células cancerosas. Éste se compone del ibritumomab tiuxetan, el cual es un anticuerpo monoclonal que se une a una sustancia radioactiva con el nombre de Yttrium 90 (90Y). La porción del anticuerpo monoclonal del Zevalin™ se une sólo a las proteínas en la superficie de las células B. Cuando el Zevalin™ se une a las células cancerosas, se estimula el sistema inmunológico para atacar a las células del cáncer mientras el 90Y destruye estas células mediante la emisión espontánea de radiación. Este tipo de tratamiento no sólo provee dos estrategias de tratamiento separadas, sino que también permite la administración de grandes cantidades de radiación a las células del cáncer al compararse con la terapia de radiación externa, mientras minimiza la exposición de la radiación a las células normales.

Los resultados de dos estudios clínicos grandes señalaron que el Zevalin™ más el Rituxan™ es seguro y efectivo en el tratamiento del linfoma no Hodgkin en grado bajo. En el primer experimento, 54 pacientes con linfoma no Hodgkin de células B en grado bajo que ya no respondían a la quimioterapia o Rituxan™, recibieron Zevalin™ más Rituxan™. La tasa de respuesta general anticancerígena fue de 74%. En el segundo experimento, 143 pacientes con linfoma no Hodgkin de células B en grado bajo que no respondieron a la quimioterapia pero tampoco recibieron Rituxan™ recibieron la combinación de Zevalin™ más Rituxan™. La tasa de respuesta general anticancerígena fue de 80%. Sin embargo, se necesitan otros estudios para determinar en qué momento durante el curso de la enfermedad y en qué combinación de tratamiento, Zevalin™ puede probar mayor efectividad en los pacientes con linfoma no Hodgkin de células B en grado bajo.

Tratamientos combinados con anticuerpos monoclonales: Los investigadores de la Mayo Clinic realizaron en tiempo reciente un experimento para evaluar la eficacia de la adición de Proleukin® al
Rituxan™. El Proleukin® es una sustancia que se produce de forma natural en el sistema inmunológico del organismo. En algunos casos, la terapia con el Proleukin® solo parece estimular al sistema inmunológico contra el cáncer. En este experimento clínico, el 67% de los pacientes logró una respuesta anticancerígena después del Rituxan™ y el Proleukin®, y el 26% de los pacientes logró una desaparición total del cáncer después de la terapia. Las dosis intermedias a las dosis altas de Proleukin® produjeron mayores respuestas que las dosis bajas de éste. Estos resultados parecen indicar que la adición del Proleukin® al Rituxan™ puede aumentar los efectos anticancerígenos; sin embargo, se necesitan más estudios clínicos para determinar la función de esta combinación de tratamiento.

Trasplante de células madre: Las dosis altas de quimioterapia y los trasplantes de células madre alogénico o el trasplante autólogo como tratamiento para el linfoma folicular no Hodgkin reincidente se evaluaron. La administración de las dosis altas de quimioterapia y el trasplante alogénico de células madre se ha asociado con una tasa alta de mortalidad con un 20 a un 40% de los pacientes que muere por complicaciones del tratamiento dentro de los dos años siguientes al trasplante. Sin embargo, del 50 al 80% de los pacientes sobrevive sin evidencia de reincidencia del linfoma por tres o más años desde el tratamiento. Estos resultados son muy alentadores y sugieren que los pacientes con el linfoma folicular pueden ser curables. Desde que estos pacientes fueron tratados se han presentado muchos cambios tecnológicos que podrían reducir la mortalidad asociada a esta terapia. Estos cambios tecnológicos combinado con el uso temprano de esta terapia en los pacientes que padecen la enfermedad se deben asociar, sin duda, con niveles bajos de toxicidad. Además, se está llevando a cabo la evaluación de las dosis altas de quimioterapia y el trasplante de células madre alogénico o el trasplante autólogo como tratamiento primario para los pacientes jóvenes con linfoma folicular no Hodgkin.

También se evalúa en experimentos clínicos las dosis altas de quimioterapia y el trasplante autólogo de células madre para el tratamiento del linfoma folicular. Se necesitan seguimientos largos para determinar si las respuestas anticancerígenas logradas se traducen en mejoras de la supervivencia a largo plazo en comparación con otros tratamientos estándar.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS