Estrategias para mejorar el tratamiento del SMD

Estrategias para mejorar el tratamiento del SMD

El desarrollo de tratamientos más eficaces para el cáncer exige que se evalúen terapias nuevas e innovadoras con pacientes con cáncer. Los ensayos clínicos son estudios que evalúan la eficacia de nuevos fármacos o estrategias de tratamiento. El progreso futuro en el tratamiento del SMD se producirá por la evaluación continuada de nuevos tratamientos en ensayos clínicos. La participación en un ensayo clínico puede ofrecer a los pacientes acceso a mejores tratamientos y hacer avanzar el conocimiento existente sobre el tratamiento de este cáncer. Los pacientes que estén interesados en participar en un ensayo clínico deben comentar los riesgos y beneficios de los ensayos clínicos con sus médicos. Entre las áreas de investigación activa dirigidas a mejorar el tratamiento del SMD están las siguientes:


Mejorar la quimioterapia a dosis altas con trasplante de células troncales

Trasplante autólogo de células troncales: En un trasplante autólogo de células troncales se utilizan las células troncales del propio paciente, mientras que los trasplantes alogénicos implican la recogida de células troncales de un donante. La quimioterapia a dosis altas y el trasplante autólogo de células troncales no se han usado mucho para tratar el síndrome mielodisplásico porque se pensaba que las células troncales recogidas de los pacientes con mielodisplasia eran anormales. Sin embargo, muchos pacientes no pueden someterse a un trasplante alogénico de células troncales debido a los efectos secundarios del procedimiento o a la ausencia de un donante concordante.

Los resultados de un ensayo clínico han demostrado que los trasplantes autólogos de células troncales pueden proporcionar supervivencia a largo plazo en pacientes con SMD o LMA secundaria a SMD. Los pacientes que participaron en este ensayo fueron tratados primero con quimioterapia inicial a dosis moderadas, seguida por un ciclo de quimioterapia a dosis altas. Después de la quimioterapia a dosis altas, los pacientes con un donante concordante fueron tratados con un trasplante alogénico y los que no tenían donante concordante fueron tratados con un trasplante autólogo.

El número de pacientes que no tenían cáncer cuatro años después del trasplante fue similar para ambos tipos de trasplantes – 27% para los autólogos y 31% para los alogénicos. Los pacientes que experimentaron una remisión completa durante el tratamiento y recibieron su trasplante mientras estaban en remisión tuvieron resultados ligeramente mejores, pero seguía habiendo una pequeña diferencia entre el trasplante autólogo y el alogénico. [1]

“Mini” trasplantes: Un mini trasplante conlleva dosis menores de tratamiento antes del trasplante de células troncales usando células del donante. Los mini-trasplantes se han asociado a menor mortalidad relacionada con el tratamiento que los trasplantes alogénicos de células troncales con dosis altas, aunque aún así, aportan el beneficio de las células troncales del donante que pueden atacar a las células cancerosas del paciente. Se están investigando los mini-trasplantes en ensayos clínicos con diversos cánceres y podrían ser estrategias esperanzadoras en pacientes ancianos, que pueden no ser capaces de tolerar las posibles complicaciones de un trasplante alogénico convencional de células troncales.

Investigadores alemanes han comunicado que los “mini” trasplantes alogénicos de células troncales pueden aportar una posibilidad de curación en pacientes mayores de 60 años con cánceres sanguíneos de mal pronóstico, incluido el SMD. De los 19 pacientes que participaron en este estudio, 17 experimentaron una desaparición completa (remisión completa) de su cáncer. También, 13 pacientes vivían casi dos años y medio después del tratamiento. [2]

Trasplante del cordón umbilical: Los resultados de un ensayo clínico realizado en Japón sugieren que un trasplante de cordón umbilical podría ser una opción eficaz para pacientes con síndrome mielodisplásico que son elegibles para un trasplante alogénico de células troncales pero no pueden encontrar un donante idóneo. Sin embargo, el principal inconveniente del uso de sangre del cordón umbilical es el bajo número de células troncales recogidas, lo que ha limitado el uso de esta técnica, especialmente en pacientes de mayor tamaño, que precisan más células troncales. [3]

Avances en la quimioterapia sin trasplante de células troncales

Dacogen™ (decitabina): Un ensayo clínico ha demostrado que los pacientes tratados con Dacogen experimentaron unas tasas de respuesta significativamente mayores y un tiempo más largo hasta la progresión de la enfermedad – definida como transformación en LMA o muerte – en comparación con los pacientes que recibieron tratamiento de apoyo. Los pacientes que no habían recibido tratamiento previo y los que tenían enfermedad de riesgo intermedio a alto fueron los que recibieron el mayor beneficio de Dacogen. [4]

Los pacientes de este estudio sólo recibieron tres ciclos de Dacogen. Hallazgos más recientes, sin embargo, sugieren que puede ser posible una mejor respuesta con múltiples ciclos de tratamiento.

Topotecán/citarabina podría ser más tolerable que idarubicina/citarabina estándar: Un estudio clínico en el que participaron 510 pacientes y en el que se compararon cuatro combinaciones de quimioterapia diferentes ha revelado que las respuestas anticancerosas y la duración de la supervivencia fueron las mismas con los cuatro tratamientos. Sin embargo, el tratamiento con topotecán/citarabina produjo menos muertes que otros regímenes y podría considerarse una alternativa a la combinación estándar de idarubicina/citarabina para el tratamiento de pacientes con SMD progresivo o de alto riesgo. [5]

Nuevos tratamientos dirigidos

Globulina antitimocito (ATG): La administración de un fármaco que suprime el sistema inmunitario – una técnica denominada inmunosupresión – parece aportar algún beneficio en el tratamiento del SMD. La ATG es el mejor agente inmunosupresor para el tratamiento de pacientes con anemia aplásica grave (un tipo de enfermedad de la médula ósea) y produce resultados que rivalizan con los del trasplante de células troncales. Este fármaco ha demostrado actividad también en el tratamiento de pacientes con SMD.

Los resultados de ensayos clínicos sugieren que más del 43% de los pacientes con SMD responden a la inmunosupresión con ATG. Esta respuesta duró casi dos años y medio (29 meses) en promedio. [6] Las investigaciones han demostrado también que después de 8 meses de tratamiento con ATG, el 34% de los pacientes ya no precisaban transfusiones de glóbulos rojos, el 48% ya no precisaban transfusiones de plaquetas y más del 50% tenían mejorías en los niveles de glóbulos blancos. [7]

Gleevec® (imatinib mesilato): Gleevec retrasa o detiene el crecimiento incontrolado de las células cancerosas producido por una anomalía genética específica que es el rasgo distintivo de la leucemia mieloide crónica. Gleevec es el primer tratamiento de su tipo en ser aprobado por la FDA y se usa ampliamente en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica. Hay ensayos clínicos en marcha para determinar si Gleevec puede ser eficaz en el tratamiento de otros cánceres, como el síndrome mielodisplásico.

Zarnestra™ (tipifarnib): Zarnestra bloquea una enzima (proteína) clave denominada farnesil transferasa que participa en la estimulación de las células para que crezcan y se repliquen de forma incontrolada. De esta manera, Zarnestra retrasa o detiene la replicación excesiva de células cancerosas.

Zarnestra parece ser un tratamiento activo con efectos secundarios limitados en el tratamiento de pacientes con SMD de riesgo intermedio o alto. En promedio, los pacientes sobrevivieron aproximadamente un año después del tratamiento con Zarnestra. [8]

Anticuerpos monoclonales: Los anticuerpos monoclonales son un tipo de tratamiento dirigido que puede localizar las células cancerosas con determinadas anomalías y estimular al sistema inmunitario para que las elimine. Mylotarg® (gemtuzumab) es un anticuerpo monoclonal que puede localizar las células leucémicas que tienen la proteína CD-33 en su superficie. Mylotarg está aprobado por la FDA para el tratamiento de personas de 60 años o más que tienen una recidiva de una leucemia mieloide aguda positiva para CD33 y que no pueden tolerar la quimioterapia. Se ha demostrado que este fármaco produce remisiones en el tratamiento de pacientes con una primera recidiva de leucemia mieloide aguda. [9]

Los anticuerpos monoclonales como Mylotarg pueden administrarse solos o con quimioterapia y se están evaluando para determinar si pueden mejorar las tasas de curación.

Bibliografía


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS