Radioterapia Para el Sarcoma de Ewing

Radioterapia Para el Sarcoma de Ewing

La radioterapia emplea rayos de alta energía para dañar o matar a las células cancerosas impidiéndolas crecer y dividirse. De forma similar a la cirugía, la radioterapia es un tratamiento local empleado para eliminar el cáncer en una zona concreta. La radioterapia típicamente no es útil para erradicar las células cancerosas que ya se han extendido a otras partes del cuerpo. La radioterapia puede administrarse de forma externa o interna. En la radioterapia externa se administran rayos de alta energía directamente al lugar del tumor desde una máquina situada fuera del cuerpo. La radioterapia interna o braquiterapia, conlleva la implantación de una pequeña cantidad de material radiactivo en o cerca del cáncer.

El tratamiento óptimo de los pacientes con sarcoma de Ewing a menudo precisa más de un planteamiento terapéutico. Por tanto, es importante que los pacientes sean tratados en un centro médico que pueda ofrecer tratamiento multimodalidad con oncólogos radioterápicos, cirujanos ortopédicos, oncólogos pediátricos y especialistas en rehabilitación.

El sarcoma de Ewing es relativamente sensible a la radiación y la radioterapia convencional desempeña un papel importante en el tratamiento. Cuando se administra radioterapia a pacientes con sarcoma de Ewing, habitualmente se combina con quimioterapia.

Radioterapia externa

La radioterapia se administra a las áreas del cáncer desde una máquina de fuera del cuerpo, denominada acelerador lineal o desde un depósito blindado con un potente isótopo, como el cobalto 60. La radioterapia externa suele administrarse conjuntamente con la quimioterapia. En algunos casos, los pacientes con enfermedad avanzada son tratados con radioterapia sola para el alivio de los síntomas. La radioterapia convencional se administra durante el transcurso de cinco a siete semanas.

El efecto principal de la radioterapia es prevenir las recidivas locales y regionales (recidiva del cáncer en el área del tumor primario). Una revisión reciente sugiere que la radioterapia puede prevenir la recidiva local del cáncer en el 58 al 93 por ciento de los pacientes.

 

Cirugía, radioterapia y quimioterapia para el sarcoma de Ewing localizado:

El planteamiento más frecuente para el tratamiento del sarcoma de Ewing localizado es extirpar quirúrgicamente la mayor parte posible del tumor, administrar radiación local para erradicar el tumor microscópico no extirpado por la cirugía y administrar quimioterapia de combinación sistémica (a todo el cuerpo) para erradicar las micrometástasis (áreas muy pequeñas de cáncer que pueden haberse extendido a otras partes del cuerpo). La radioterapia no tiene efecto sobre la enfermedad metastásica a distancia.

Investigadores del St Jude Children Research Center han comunicado los resultados de 39 pacientes con sarcoma de Ewing localizado tratados con cirugía definitiva, radioterapia y quimioterapia. Informaron de una supervivencia a los cinco años del 90 por ciento y una tasa de recidivas locales del 11 por ciento. Los pacientes que tuvieron márgenes positivos (cáncer demostrado en el borde del tejido que se extirpó quirúrgicamente) tuvieron una tasa de recidiva local del 17 por ciento, en comparación con el 5,2 por ciento en los que no tenían tumor en los márgenes quirúrgicos.

Radioterapia y quimioterapia para el sarcoma de Ewing localizado: Los pacientes con tumores inoperables o tumores en localizaciones no adecuadas para la cirugía se tratan con radioterapia y quimioterapia. Investigadores del St Jude Children Research Center han comunicado los resultados de 79 pacientes con sarcoma de Ewing tratados con radioterapia a dosis bajas o altas y quimioterapia con vincristina, actinomicina D y ciclofosfamida con ciclos alternantes de ifosfamida y etopósido. La tasa de recidivas locales fue del 30 por ciento. La supervivencia global fue del 65 por ciento. Los pacientes más mayores o con tumores más grandes tuvieron peores resultados. Además, las dosis de radiación por debajo de 40 Gy se asociaron a un aumento de la tasa de recidivas locales.

Efectos secundarios de la radioterapia

Aunque los pacientes no sienten nada mientras reciben el tratamiento de irradiación, los efectos de la radiación se acumulan gradualmente con el tiempo. Las dosis grandes de radiación pueden producir daños en la piel de las áreas que reciben la irradiación. Las dosis grandes de radiación a pacientes con sarcoma de Ewing pueden dañar a los vasos sanguíneos y a los nervios. Investigadores de la Universidad de Emory han descrito varios efectos tardíos de la radioterapia en niños, como: atrofia, fibrosis, anomalías del crecimiento óseo, deterioro de la movilidad, edema y lesiones de nervios periféricos. El efecto secundario más preocupante entre los supervivientes a largo plazo son los segundos cánceres debidos a la radiación. En un estudio italiano con 597 supervivientes a largo plazo con sarcoma de Ewing, se observó que el riesgo de segundo cáncer después de la radioterapia para el sarcoma de Ewing era mayor que después de otros cánceres de la niñez y la adolescencia tratados de la misma forma. Algunos investigadores han sugerido que la radioterapia posoperatoria debe evitarse cuando la cirugía se consigue con márgenes adecuados (sin indicios de cáncer cerca del borde del tejido que se extirpó).

Estrategias para mejorar el tratamiento

Se han hecho progresos significativos en el tratamiento del sarcoma de Ewing. Se harán más progresos en el tratamiento del sarcoma de Ewing mediante la participación continuada en ensayos clínicos adecuados. Hay varias áreas de exploración activa dirigida a mejorar el tratamiento del sarcoma de Ewing con radioterapia.

Radioterapia intraoperatoria (RIO o IORT en inglés): La radioterapia intraoperatoria (RIO) es una dosis única de radioterapia que se administra directamente al área de la cirugía durante la operación. La RIO se realiza en quirófanos especialmente equipados. Durante la RIO, el médico especialista en la radiación puede ver el área que se está tratando y pueden retirarse del haz de irradiación las estructuras normales sensibles, como los vasos sanguíneos y los nervios. Los resultados de algunos estudios en los que se ha evaluado la RIO indican que el cáncer podría recidivar con menos frecuencia en el área de la cirugía.

Radioterapia conformada tridimensional y radioterapia de intensidad modulada: En la radioterapia conformada tridimensional se puede dirigir de forma precisa la radiación a las áreas en las que pueden encontrarse las células cancerosas y por tanto, se pueden reducir al mínimo los efectos secundarios de la radiación a estructuras normales, como el hígado, el estómago y los riñones. La radioterapia de intensidad modulada es un método más nuevo de administrar de forma precisa dosis especificadas de radiación a las células cancerosas. Ninguna de estas técnicas se ha evaluado para el tratamiento del sarcoma de Ewing, aunque ambas técnicas se utilizan probablemente con este fin en muchos centros de oncología radioterápica.

Braquiterapia: La braquiterapia es la colocación de un material radiactivo directamente dentro del cáncer en el momento de la cirugía. Esta técnica no se ha estudiado sistemáticamente en pacientes con sarcoma de Ewing. Sin embargo, se han comunicado resultados prometedores en cuanto a control de la enfermedad local.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS