Preguntas más frecuentes sobre la quimioterapia

¿Cómo funciona la quimioterapia?

La quimioterapia mata a las células que se dividen rápidamente de diversas formas, dependiendo del fármaco. Como hay muchos tipos diferentes de cánceres que crecen todos de forma diferente, se han desarrollado muchos fármacos de quimioterapia para dirigirse contra estos diversos patrones de crecimiento. Cada fármaco tiene una forma diferente de actuar y es eficaz en un momento concreto del ciclo vital de la célula a la que se dirige. Por ejemplo, algunos fármacos de quimioterapia funcionan:

  • Lesionando el ADN,
  • Impidiendo que las células se dividan o
  • Alterando el metabolismo celular u otras funciones críticas.

¿Cómo se administra la quimioterapia?

La quimioterapia puede administrarse:

  • Por vía intravenosa (IV),
  • Por la boca, en forma de pastilla,
  • Con un pinchazo (inyección) o
  • Mediante inyección intratecal o intaventricular (lo que significa en el líquido espinal que rodea la médula espinal o el cerebro).

Muchos tipos de quimioterapia pueden darse en casa. Mediante instrucciones, usted y los miembros de su familia pueden aprender cómo administrar la quimioterapia en forma de pastilla o mediante inyección con jeringas pequeñas y agujas similares a las que usan las personas con diabetes para administrar insulina. En algunos casos, una enfermera administrará la quimioterapia en una clínica ambulatoria. En otros casos, puede ser necesario ir al hospital para recibir tratamiento.

La quimioterapia típicamente se administra en ciclos, que son tratamientos seguidos por un período de descanso. Un ciclo puede durar uno o más días, pero suele ser de una, dos, tres o cuatro semanas. Un tratamiento de quimioterapia se compone de múltiples ciclos. Cada tratamiento es diferente, pero generalmente consta de cuatro a seis ciclos. Algunos fármacos de quimioterapia pueden tardar en administrarse un período relativamente corto de tiempo, mientras que otros tardan horas. Todo depende del régimen de tratamiento que su médico recomiende.

Si su quimioterapia se administra de forma IV, su médico puede sugerir que se le implante un dispositivo de acceso venoso (DAV) como un Hickman o un Port-a-Cath. Los DAV se colocan quirúrgicamente en una vena grande cerca del corazón y pueden permanecer puestos durante períodos largos de tiempo. Al usar un DAV, no tendrán que colocarle repetidamente catéteres más pequeños en las venas de los brazos.

¿Con qué frecuencia recibiré la quimioterapia?

Generalmente, los tratamientos se administran diariamente, semanalmente o mensualmente. La frecuencia con la que reciba la quimioterapia depende del tipo de cáncer y del fármaco o combinación de fármacos que reciba. Su médico le ayudará a determinar la pauta de tratamiento más eficaz para usted. La quimioterapia suele administrarse en ciclos con períodos de descanso entre cada administración.

La quimioterapia puede usarse en combinación con la cirugía. Cuando la quimioterapia se administra antes de la cirugía se la conoce como quimioterapia neoadyuvante. El objetivo de la quimioterapia neoadyuvante es reducir el tamaño del cáncer antes de extirparlo quirúrgicamente. Si la quimioterapia se administra después de la cirugía, se conoce como quimioterapia adyuvante. El objetivo de la quimioterapia adyuvante es matar cualquier célula cancerosa que quede en el cuerpo después de la cirugía. Independientemente de si se administra antes o después de la cirugía, la quimioterapia se administrará en ciclos que dependen del tipo de cáncer y de qué fármacos o combinaciones de fármacos se usan.

¿Qué quimioterapia recibiré?

Recibirá la quimioterapia más ajustada para alcanzar sus objetivos de tratamiento. Al seleccionar un tratamiento o tratamientos, su médico valorará:

  • Su diagnóstico
  • Dónde está el cáncer en su avance
  • El comportamiento esperado del cáncer
  • Dónde se originó el cáncer
  • Su edad
  • Otros problemas médicos que pueda tener
  • Cualquier posible efecto secundario del tratamiento.

¿Cómo se pauta la quimioterapia?

La quimioterapia típicamente se administra en ciclos, que son tratamientos seguidos por un período de descanso. Un ciclo puede durar uno o más días, pero suele ser de una, dos, tres o cuatro semanas. Un tratamiento de quimioterapia se compone de múltiples ciclos. Cada tratamiento es diferente, pero generalmente consta de cuatro a seis ciclos. La administración real de los fármacos de quimioterapia puede tardar minutos a varias horas, dependiendo del fármaco o fármacos administrados.

Si su quimioterapia se administra de forma IV, su médico puede sugerir que se le implante un dispositivo de acceso venoso (DAV) o Port-a-Cath. Los DAV se colocan quirúrgicamente en una vena grande cerca del corazón y pueden permanecer puestos durante períodos largos de tiempo. Al usar un DAV, no tendrán que colocarle repetidamente catéteres más pequeños en las venas de los brazos.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia?

La quimioterapia funciona destruyendo las células cancerosas; desgraciadamente, no puede distinguir entre una célula cancerosa y una célula sana. La administración de tratamiento para el cáncer a menudo afecta a los tejidos u órganos normales del cuerpo que no están afectados por el cáncer. Los efectos secundarios o complicaciones del tratamiento son la consecuencia indeseada de afectar a las células normales.

Los efectos secundarios del tratamiento pueden producir incomodidad, molestias y ocasionalmente incluso la muerte a los pacientes. Además y lo que quizás es más importante, los efectos secundarios pueden ser tan intensos que se hacen necesario retrasar el tratamiento o reducir la dosis de quimioterapia. Estos dos cambios al tratamiento pueden comprometer la probabilidad de curación de un paciente.

Los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia son recuentos sanguíneos bajos, náuseas, vómitos, pérdida del pelo y cansancio. Algunos efectos secundarios pueden ser transitorios y simplemente molestos. Otros, como las infecciones o un recuento bajo de glóbulos blancos, pueden ser potencialmente mortales. Por ejemplo, uno de los efectos secundarios potenciales más graves es un recuento bajo de glóbulos blancos – un problema denominado neutropenia – que le puede poner en riesgo de infecciones graves o interrupciones del tratamiento.

Afortunadamente, en los últimos 20 años se han hecho grandes progresos en el desarrollo de tratamientos para ayudar a prevenir y controlar los efectos secundarios del tratamiento del cáncer. Estos avances han:

  • Conducido a grandes mejoras en el tratamiento de los síntomas asociados al tratamiento del cáncer
  • Permitido una mayor exactitud y constancia en la administración del tratamiento del cáncer
  • Hecho que muchos tratamientos del cáncer estén disponibles más ampliamente para los pacientes de todo el mundo.

¿Por qué estoy tan cansado?

Muchas personas que reciben quimioterapia experimentan cansancio. El cansancio tiene muchas causas, pero con frecuencia se produce por anemia causada por la quimioterapia. Sus actividades diarias deben planificarse de acuerdo con cómo se sienta y debe tomar períodos de descanso durante el día con la frecuencia que considere necesaria. La anemia puede tratarse eficazmente. Para saber más, vaya a cansancio.

¿Me hará la quimioterapia encontrarme mal?

Sin recibir medicamentos especiales antinauseosos, la mayoría de los pacientes experimentarán algunas náuseas después del tratamiento con quimioterapia. Las náuseas y vómitos pueden durar 24-48 horas. La intensidad de las ná
useas y los vómitos depende fundamentalmente de qué fármacos de quimioterapia se usen. Ahora se dispone de varios medicamentos muy eficaces denominados antieméticos o fármacos antinauseosos para ayudar a reducir o prevenir las náuseas y los vómitos. Estos medicamentos pueden dársele por vía intravenosa durante su quimioterapia o bien se le pueden dar con receta para tomar en casa. Para saber más, vaya a náuseas y vómitos.

¿Qué pruebas se realizarán?

Su médico determina qué tipos de pruebas son necesarias. Si está recibiendo quimioterapia, puede que se le realicen pruebas de sangre en cualquier momento desde el día de la quimioterapia o hasta 7 días antes de su tratamiento previsto. Estos análisis de sangre incluirán un hemograma completo (HC), un perfil de bioquímica y cualquier marcador de cáncer necesario. Se recogerá también una muestra de sangre para un hemograma completo (HC) de siete a catorce días después de la quimioterapia. Es importante conocer los posibles síntomas de reducción de la producción de glóbulos rojos (GR), glóbulos blancos (GB) o plaquetas (PLT). Asegúrese de comunicar cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Fiebre (mayor de 100,5 º F o 38ºC), congestión o un resfriado. Antes, hemos definido la fiebre como 100,5ºF (38ºC)
  • Una erupción, ampolla, piel con cardenales fáciles, signos de sangrado, un corte infectado, picor o quemazón en el área genital.
  • Debilidad, cansancio o falta de aliento.

¿Por qué se me estudia el hemograma completo (HC) después del tratamiento?

La quimioterapia destruye las células que se dividen rápidamente, una característica de las células cancerosas. Sin embargo, los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas también se dividen rápidamente y con frecuencia se ven dañados por la quimioterapia. Su recuento de glóbulos rojos, de glóbulos blancos y de plaquetas pueden todos ellos descender. Su médico vigila estos recuentos para determinar la toxicidad del tratamiento y predecir su riesgo de complicaciones, así como para planificar el tratamiento futuro. Para más información, vea la sección sobre Conocer y vigilar sus recuentos sanguíneos.

¿Perderé mi pelo debido al tratamiento?

Se produce pérdida de pelo con algunos, pero no todos, los fármacos de quimioterapia. La cantidad de pérdida de pelo varía desde una leve escasez hasta calvicie completa y afecta al cuero cabelludo, los párpados y las cejas, las piernas, las axilas y el área púbica.

La pérdida de pelo comenzará típicamente dos o tres semanas después de su primer tratamiento. La cantidad de pelo que perderá dependerá del tipo de fármaco de quimioterapia que esté tomando. El pelo típicamente comienza a crecer de nuevo aproximadamente 2-3 semanas después de terminarse el tratamiento. El pelo puede crecer de forma diferente a como era antes del tratamiento. Por ejemplo, el color o la textura (rizado o liso) pueden ser diferentes.

Recuerde que la pérdida de pelo asociada a la quimioterapia es transitoria y que el pelo VOLVERÁ a crecer. Mientras tanto, he aquí algunos consejos para ayudarle a sobrellevar la pérdida:

  • Es posible que prefiera cortárselo antes de que empiece a caerse. La experiencia de perder el pelo a veces es peor que sobrellevarlo una vez que se ha ido. Si espera perder todo o mucho pelo, cortárselo antes puede ser más fácil de afrontar.
  • Planifique; cómprese una peluca antes de perder el pelo, especialmente si desea que se ajuste a su color natural. O aproveche la oportunidad para probar algo diferente.
  • Pruebe con sombreros o pañuelos para la cabeza; son buenas alterativas o complementos para una peluca.
  • Recuerde cubrirse la cabeza o usar protección solar en el cuero cabelludo. La piel que ha estado cubierta de pelo puede ser especialmente sensible a los rayos UV del sol.
  • Pregunte a su compañía aseguradora si cubren el coste de la peluca.
  • Trate con cuidado su nuevo pelo una vez que vuelva a crecer. Evite las sustancias químicas, lejía, peróxido o colorantes.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS