Efectos secundarios de la radioterapia

Aunque los pacientes no notan nada durante un tratamiento con radiación, los efectos de la radiación se acumulan gradualmente con el tiempo. La mayoría de los pacientes tienen muy pocos efectos secundarios iniciales; sin embargo, muchos pacientes experimentan cansancio a medida que el tratamiento continúa.

La gran mayoría de los pacientes son capaces de terminar la radioterapia sin dificultades significativas. Los efectos secundarios y las posibles complicaciones de la radioterapia son infrecuentes y, cuando se producen, típicamente se limitan a áreas que están recibiendo tratamiento con radiación. Sin embargo, la probabilidad de experimentar efectos secundarios es muy variable. Una dosis que produce algunas molestias en un paciente puede no producir efectos secundarios en otros pacientes. Si se producen efectos secundarios, debe informar a los técnicos y al oncólogo radioterápico, porque casi siempre hay un tratamiento disponible y eficaz. Los efectos secundarios suelen ser transitorios y resolverse una vez terminada la radioterapia.

Los efectos secundarios más frecuentes de la radiación son:

  • Reacciones cutáneas
  • Cansancio

Algunos efectos secundarios que se producen con frecuencia con la radiación a la cabeza y el cuello son:

  • Mucositis
  • Xerostomía
  • Alteración del sentido del gusto y/o el olfato
  • Hipotiroidismo

Otros efectos secundarios menos frecuentes son:

  • Pérdida de pelo
  • Náuseas/vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Recuentos sanguíneos bajos (mielosupresión)

Aunque no son tan frecuentes con la llegada de las técnicas modernas de administración de la radiación, algunos efectos secundarios que pueden producirse con la radiación al tórax son:

  • Fibrosis pulmonar
  • Complicaciones cardíacas

Además de los efectos secundarios transitorios anteriores, en algunos casos, los pacientes pueden desarrollar efectos secundarios a largo plazo, denominados también “complicaciones tardías”, como:

  • Cánceres secundarios
  • Hipotiroidismo

Estos efectos secundarios a largo plazo son también menos frecuentes con la llegada de las técnicas modernas de radiación.

Efectos secundarios más frecuentes de la radioterapia

Reacciones cutáneas: Un efecto secundario frecuente de la radioterapia es la irritación cutánea en el área del cuerpo que se está tratando. La reacción cutánea puede ir desde un leve enrojecimiento y sequedad (similar a una quemadura solar) hasta una descamación intensa de la piel en algunos pacientes. La mayoría de las reacciones cutáneas a la radioterapia se van unas pocas semanas después de terminarse el tratamiento. En algunos casos, la piel tratada quedará ligeramente más oscura que antes y puede seguir siendo más sensible a la exposición solar.

Es importante informar a su enfermera o médico cuando su piel esté irritada porque el enrojecimiento y la sequedad podrían finalmente progresar a descamación con líquido rezumando en el área. Pueden sugerir medidas para aliviar sus molestias y posiblemente, reducir al mínimo la irritación futura. Hay medicaciones tópicas eficaces para el tratamiento de la irritación cutánea inducida por la radiación, así como diversas precauciones que pueden reducir al mínimo la irritación cutánea durante la radioterapia, como:

  • Mantener el área tratada seca y sin irritación. El almidón de maíz, colocado suavemente con una almohadilla de maquillaje, mantendrá la piel seca.
  • Lavarse la piel del área de tratamiento sólo con jabones suaves.
  • Usar un champú suave, como champú de niños, si se está tratando la cabeza.
  • Al usar una toalla, secar con pequeños golpecitos o aplicaciones, en lugar de frotando.
  • Si tiene que afeitarse en el área tratada, utilizar maquinilla eléctrica para prevenir los cortes.
  • Evitar el uso de lociones de afeitado o cremas perfumadas.
  • No usar perfumes, desodorantes o maquillaje en el área tratada.
  • Evitar usar almohadillas para calentar o compresas de hielo en la piel del área tratada.
  • Llevar ropa suelta que no frote a la piel en el área tratada.
  • Evitar los tejidos rudos en el área de tratamiento, como la lana, la pana o la ropa almidonada. Se recomienda el algodón ligero.
  • Evitar la exposición al sol en el área tratada. Si espera estar en el sol durante más de unos minutos, lleve ropa protectora (como un sombrero de ala ancha y una camisa de manga larga) y utilice un protector solar. Preguntar a su médico o enfermera sobre lociones de protección solar de SPF 15 o mayor.
  • Hablar con su enfermera o médico respecto al uso de cremas o lociones. Habitualmente, se dispone de muestras de medicamentos tópicos seguros en la clínica de radioterapia.
  • A menos que sea necesario, no utilizar cinta adhesiva, incluidos tiritas y esparadrapo en el área tratada.
  • Las pacientes con cáncer de mama no deben usar desodorante si la axila está en el campo de tratamiento. Crear su propio desodorante no irritante: 1/4 de taza de bicarbonato sódico y 1/4 de taza de almidón de maíz mezclados y aplicados con bolas de algodón.
  • No nadar en agua salada, lagos, piscinas o estanques.
  • Comunicar siempre cualquier molestia o preocupación a su enfermera o médico.

Cansancio: El cansancio es una sensación de fatiga, debilidad, agotamiento o una profunda falta de energía. El cansancio es uno de los efectos secundarios más frecuentes de la radioterapia. Los pacientes no están limitados para la actividad normal durante la radioterapia; sin embargo, deben equilibrar la actividad normal con períodos de descanso. El cansancio habitualmente es más intenso 2-4 horas después del tratamiento. La sensación de cansancio debería desaparecer varias semanas después de la terminación de la radioterapia. Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a controlar el cansancio debido a la radioterapia:

  • Limite sus actividades, si es posible.
  • Haga ejercicio cada día para mantener su fuerza.
  • Prepare las comidas con tiempo y congélelas.
  • Use alimentos cómodos que estén listos para comer.
  • Acepte los ofrecimientos de ayuda de amigos y familiares.
  • Beba tres litros de líquido al día para evitar la acumulación de productos de desecho celulares.
  • Aumente su descanso durmiendo más por la noche y haciendo pequeñas siestas durante el día.
  • Intente comer incluso cuando esté cansado. A veces, un poco de comida aumentará su energía.

Efectos secundarios asociados a la radioterapia de la cabeza y el cuello

Mucositis (úlceras orales o en la garganta): La radioterapia que se administra al área de la cabeza y el cuello puede producir mucositis. La mucositis es la inflamación del tapizamiento de la boca y la garganta, llamadas membranas mucosas. Cuando la radiación se administra directamente a o cerca de la región de la cabeza y el cuello, al tórax, al abdomen o a las regiones anal y rectal, puede producir daños al tapizamiento mucoso de todo el tubo digestivo. Esto produce inflamación y desprendimiento de las células mucosas, causando dolor y aumentando el riesgo de infección.

Los pacientes que tienen úlceras en la boca o las encías tienen que tener cuidado especial en sus dientes, puesto que son una localización importante de infección y dolor. Estos pacientes pueden tener que utilizar medidas de higiene oral y lavados antisépticos de la boca con frecuencia. Además, algunos pacientes encuentran útil aclararse la boca con agua con frecuencia para eliminar la comida y las bacterias y promover la curación.

Los pacientes con mucositis deben seleccionar también comidas que no irritarán más la boca que ya de por sí está sensible, como por ejemplo:

  • Elegir alimentos suaves que sean fáciles de masticar y tragar.
  • Evitar comidas que irriten la boca, como las frutas cítricas y las comidas con muchas especias, saladas, ásperas, rugosas o secas.
  • Cocinar los alimentos hasta que estén blandos y suaves.
  • Cortar los alimentos en pedazos pequeños.
  • Mezclar la comida con mantequilla o salsas poco espesas que la hagan más fácil de tragar.
  • Convertir la comida en puré en un mezclador o un procesador de comida.
  • Usar una paja para beber líquidos.
  • Tomar los alimentos fríos o a temperatura ambiente, puesto que la comida caliente puede irritar la boca sensible.
  • Usar pastillas y sprays anestésicos para entumecer la boca y la garganta durante tiempo suficiente para tomar las comidas.

Xerostomía (boca seca): La radioterapia que se administra al área de la cabeza y el cuello también puede producir xerostomía. La xerostomía es un problema crónico de boca seca, que se produce por daños en las glándulas salivares debidos a la radioterapia. La xerostomía puede tener un efecto negativo sobre la calidad de vida al limitar mucho la capacidad de un paciente para hablar, masticar, tragar y saborear. Padecer una boca seca puede ser difícil, pero los siguientes consejos pueden ayudar.

  • Intente consumir comidas o bebidas dulces o ácidas, como limonada, para ayudar a su boca a producir saliva. (Sin embargo, evite este tipo de comidas, cuando tenga úlceras en la boca o la garganta.)
  • Chupe caramelos duros o polos sin azúcar o mastique chicle sin azúcar; esto puede ayudar también a producir más saliva.
  • Coma alimentos blandos o purés, que son más fáciles de tragar.
  • Mantenga los labios húmedos con bálsamos de labios.
  • Tome comidas con salsas y aliños de ensalada para humedecerlos y hacer que sean más fáciles de tragar.
  • Beba un poco de agua cada pocos minutos para hacer que sea más fácil tragar y hablar.
  • Si el problema de boca seca es grave, pregunte a su médico o dentista sobre productos que revistan y protejan la boca y la garganta.

Alteraciones del sentido del gusto y/o el olfato: La radioterapia o el propio cáncer pueden producir alteraciones del gusto o el olfato que típicamente se van una vez terminado el tratamiento. Los alimentos pueden tener un gusto amargo o metálico o simplemente, menos gusto. A continuación se ofrece una lista de sugerencias que pueden ayudar a hacer que la comida sepa mejor.

  • Deje de tomar comidas que produzcan un gusto desagradable y elija comidas que tengan buen aspecto y olor para usted.
  • Sirva las comidas a temperatura ambiente.
  • Intente usar pequeñas cantidades de condimentos con sabor.
  • Pruebe las comidas ácidas como las naranjas o los limones, que pueden tener más gusto (a menos que tenga úlceras en la boca o la garganta).
  • Haga la carne, el pollo o el pescado marinados en salsas dulces.
  • Si la carne roja tiene un sabor o un olor extraño, cambie a pollo, pavo, huevos o productos lácteos.

Efectos secundarios menos frecuentes de la radioterapia

Pérdida de pelo: La radioterapia sólo produce pérdida del pelo en el área que se está tratando. La pérdida del pelo típicamente comienza 2-4 semanas después del inicio de los tratamientos. Algunas personas notan que su pelo se hace más ralo, mientras que otras experimentan una pérdida de pelo completa. La pérdida de pelo producida por la radiación es transitoria. Típicamente, el recrecimiento del pelo comienza 6-8 semanas después de la terminación de la radioterapia. La mejor manera de tratar la pérdida de pelo es prepararse para ella antes de que se produzca. Su médico le informará de la probabilidad de perder el pelo antes de que comience su tratamiento. Valore los siguientes consejos para afrontar la pérdida de pelo:

  • Hágase un corte de pelo corto y elegante antes de comenzar la radiación para prepararse para el cambio en su aspecto.
  • Si está valorando la posibilidad de usar una peluca, consulte a un estilista de pelucas antes de comenzar el tratamiento, de manera que el estilista pueda ajustar una peluca a su color y textura de pelo naturales.
  • Pida a su médico una prescripción para una peluca, porque algunas compañías de seguros cubrirán este gasto.
  • Una vez que comience el tratamiento, use un champú suave, séquese el pelo mediante golpecitos o aplicaciones y péineselo cuidadosamente, sin tirar.
  • Use un secador de pelo sólo si es necesario y manténgalo en un ajuste de poco calor.
  • Evite los tintes de pelo, los rulos, las planchas para rizar y hacerse la permanente.
  • Duerma en una almohada de satén para evitar la fricción entre el pelo y el cuero cabelludo.
  • Valore el uso de pañuelos de pelo, gorros o turbantes o pelucas.
  • Algunos pacientes consideran que tienen más control si se afeitan la cabeza completamente, en lugar de tener que afrontar la caída del pelo.

Náuseas/vómitos: A veces, la radioterapia produce náuseas (sentirse revuelto o con ganas de vomitar) y/o vómitos, especialmente cuando la radiación se administra al área abdominal. Las náuseas/vómitos pueden producirse inmediatamente después de la radiación, pueden ser diferidas o pueden producirse antes de recibir tratamiento, por anticipación. Varios fármacos, denominados antieméticos, están aprobados por la FDA para la prevención de las náuseas y los vómitos.

Si experimenta náuseas inmediatamente después de la radiación, puede que le resulte útil abstenerse de comer varias horas antes del tratamiento y durante 1-2 horas posteriormente. Por el contrario, si experimenta náuseas por anticipación, podría ser útil comer un tentempié suave, como una tostada o galletas de tipo cracker, antes del tratamiento. A continuación se ofrece una lista de sugerencias para hacer frente a las náuseas:

  • Tome comidas pequeñas.
  • Coma y beba lentamente.
  • Coma a menudo.
  • Evite las comidas fritas o ricas en grasa.
  • Beba líquidos fríos entre las comidas.
  • Tome comidas que tengan sólo un aroma leve y que puedan servirse frías o a temperatura ambiente.
  • Ajústese a cualquier dieta especial que su médico o dietista le indique.
  • Si tiene el estómago muy indispuesto, intente una dieta de líquidos claros (caldos y zumos) o comidas blandas que sean fáciles de digerir, como una tostada seca o gelatina.
  • Si las náuseas/vómitos persisten, su médico puede prescribirle un antiemético para prevenir las náuseas.

Diarrea: El tratamiento de radiación que se administra al área abdominal puede producir diarrea, que suele comenzar en la tercera o cuarta semanas de la radioterapia. Su médico puede recomendarle que cambie de dieta y/o prescribirle medicamentos para ayudarle con la diarrea. Lo siguiente puede ayudarle a controlar la diarrea:

  • En cuanto comience la diarrea, cambie a una dieta de líquidos claros.
  • Evite los alimentos ricos en fibras o que puedan producir calambres o sensación de gases (verduras crudas, café, judías, repollo, comidas muy especiadas).
  • Tome comidas pequeñas, frecuentes.
  • Evite los productos lácteos.
  • Tome comidas ricas en potasio, como plátanos, patatas y albaricoques, porque la diarrea produce pérdida de potasio.

Pérdida de apetito: La pérdida de apetito es un factor común del cáncer y su tratamiento. Las náuseas, los vómitos y la depresión pueden contribuir a una pérdida de apetito. Aunque puede no desear comer, es importante mantener una nutrición adecuada durante todo el tratamiento. Las sugerencias siguientes pueden ayudarle a mantener su ingesta nutricional:

  • Coma siempre que tenga hambre. Varias comidas más pequeñas durante todo el día podrían ser más adecuadas que tres comidas más grandes.
  • Coma a menudo. Tomar sólo unos pocos bocados de comida cada hora puede asegurar que recibe más proteínas y calorías.
  • Pase la hora de la comida de forma tranquila y relajada.
  • Añada variedad a su menú.
  • Cree un ambiente tranquilo y agradable con música, velas y amigos.

Recuentos sanguíneos bajos (mielosupresión): Los recuentos sanguíneos, o cantidad de células sanguíneas en la circulación, pueden verse afectados por la radioterapia. Muchos centros de radioterapia tienen la costumbre establecida de comprobar los recuentos sanguíneos al menos una vez durante los tratamientos con radiación. Los recuentos sanguíneos bajos pueden producir cambios en los patrones de sueño o descanso durante el período de radioterapia y algunos pacientes describen una sensación de cansancio. Informe a su enfermera o médico si experimenta cualquiera de estos síntomas, porque se dispone de tratamiento para los recuentos sanguíneos bajos.

Pueden producirse otros efectos secundarios menos frecuentes en determinadas situaciones y se le comentarán según proceda.

Posibles efectos secundarios de la radiación al tórax

Fibrosis pulmonar: La fibrosis pulmonar es la cicatrización del tejido pulmonar y produce dificultad para respirar. La fibrosis puede ser una complicación significativa a largo plazo (tardía) después del tratamiento con radiación para la enfermedad de Hodgkin y otros cánceres que precisan radiación a los pulmones. Sin embargo, esta disminución de la función pulmonar parece mejorar con el tiempo y se considera que es reversible.

Complicaciones cardíacas: Las enfermedades cardíacas son también una complicación tardía de la radiación a la porción media del torso, denominada mediastino. El riesgo de enfermedad cardíaca aumenta con las dosis de radiación mayores y con los campos de mayor tamaño.

Posibles efectos secundarios a largo plazo de la radioterapia

Cánceres secundarios: El tratamiento del cáncer, incluida la radiación, la quimioterapia y la combinación de radiación y quimioterapia puede inducir un segundo cáncer. El tratamiento del linfoma de Hodgkin a una edad joven producirá en última instancia una mayor incidencia de segundos cánceres.

Hipotiroidismo: El hipotiroidismo (niveles anormalmente bajos de hormona tiroidea) es una de las complicaciones tardías encontradas con más frecuencia de la radioterapia en pacientes en los que el campo de irradiación incluye el cuello. Esto puede producirse en hasta un tercio de los pacientes que reciben radioterapia. Es importante que los pacientes que hayan recibido radioterapia sean estudiados de forma periódica porque los signos y síntomas de hipotiroidismo se producen muy tarde y son sutiles.

Bibliografía

Villani F, Viviani S, Bonfante V, De Maria P, et al. Late pulmonary effects in favorable stage I and IIA Hodgkin’s disease treated with radiotherapy alone. Am J Clin Oncol. 2000;23(1):18-21.


Tipos de Cancer


Sign up for the CancerConnect newsletter

Sign up for our newsletter and receive the latest news and updates about specific types of cancer.

  Close |  Please don't show me this again

Just another Cancercenter.cc site
Facebook Twitter RSS